×
BCI

BCI y Sacyr suscriben acuerdo para financiar construcción del Hospital Biprovincial Quillota-Petorca

Las obras del nuevo centro hospitalario, proyectadas para el 2020, requerirán fondos por US$ 40 millones provenientes del banco para complementar la modalidad de pagos por hitos, establecida por el Ministerio de Obras Públicas para la constructora.

BCI PRESENTA
BCI
  • T+
  • T-
Manuel Alfero, gerente de Inmobiliaria de Banco Bci y Pepe Ramos, gerente de Administración y Finanzas en Sacyr Chile.

Con 71.761 metros cuadrados (m2), en los que se incluyen más de 13 mil m2 de estacionamientos subterráneos y un helipuerto, el Hospital Biprovincial Quillota-Petorca se convertirá en uno de los centros de atención más importantes de la zona, beneficiando a los más de 320 mil habitantes de esas comunas. La construcción permitirá contar con 282 camas –12 de ellas para Cuidados Intensivos–, 84 box de tratamientos ambulatorios, 13 pabellones y 15 recintos para atención de urgencia, con una inversión total de $ 114 mil millones.
Las obras, que fueron adjudicadas por el Ministerio de Obras Públicas (MOP) a Sacyr Chile –constructora que estuvo a cargo del Hospital de Antofagasta– serán financiadas con recursos del Ministerio de Salud, en una modalidad de pago contra hitos de entrega.

Se trata de un contrato regulado por el decreto 108, que establece 15 hitos a lo largo del proyecto, lo que significa que "finalmente el contratista tiene que financiar gran parte de esos trabajos porque no hay un estado de pago mensual. Por ejemplo, el primer hito contemplado es en el mes número nueve", explica el gerente de Administración y Finanzas en Sacyr Chile, Pepe Ramos.

Para el gerente de Inmobiliaria de Banco Bci, Manuel Alfero, esta modalidad de contrato permite al Estado contar con plazos más amplios para hacer la inversión, obteniendo los recursos de los presupuestos de varios años, pero el problema surge para el contratista, que debe contar con los fondos para solventar su desarrollo mientras cumple los hitos de entrega acordado.

Frente a eso, y todavía en la etapa de licitación, Sacyr presentó su proyecto a la banca para evaluar la factibilidad de contar con un financiamiento que le permitiera asumir esta modalidad de contrato. "Esa ha sido una de las claves que nos ha permitido poner en marcha este proyecto de forma tan rápida, pues se contaba con la financiación necesaria", agrega el ejecutivo.

Fue en esa etapa que Bci se sumó al proyecto, con un crédito que permitirá a Sacyr desarrollar las obras en los períodos en que no hay pago, cubriendo los flujos de las inversiones efectivamente realizadas. El importe de la financiación es de $ 26.700 millones con tasa variable, monto estimado para cubrir los déficits de caja generados en el proceso.

"Es un trabajo mancomunado de tres partes: un banco, que somos nosotros y estamos financiando; una empresa que está poniendo todo su capital, sus recursos humanos, tecnología y know-how, y el Estado, que supervisa que esto se haga según los requerimientos que definió y que, además, está haciendo los pagos", comenta Alfero.

Responsabilidad

El edificio desarrollado por Sacyr será uno sustentable y contará con la Certificación de Edificio Sustentable (CES). Además, contará con aisladores sísmicos, "cumpliendo con todas las normativas que exige el proyectista y el Gobierno de Chile", dice Pepe Ramos.

El contrato contempla un plazo de 1.217 días contados desde el 23 de enero pasado, cuando fue la toma de razón del proyecto, siempre que no haya modificaciones adicionales. Así, el nuevo hospital debería estar en funcionamiento dentro del primer semestre de 2020.

Otro de los impactos positivos que tendrá el proyecto en lo inmediato, es que para su construcción se espera contratar principalmente a gente de la zona. Sacyr está suscribiendo acuerdos de colaboración con el municipio de Quillota para dar a conocer los detalles de la obra y los requerimientos de apoyo.

Es también una oportunidad laboral para todas las personas de estas localidades, sostiene Ramos, agregando que "queremos ser una empresa comprometida socialmente con la población, lo que no se va a dar sólo por hacer el edificio, sino porque se vea la cercanía de la empresa a la gente y que se preocupa por ella, por colaborar en todo lo que se pueda".

De hecho, Alfero añade que este tipo de proyectos es "altamente interesante" para el banco, principalmente por el beneficio social que tiene.

"En Bci entendemos que el desarrollo del país tiene que ser equilibrado y de alto impacto. Si bien es cierto que este es un hospital que tiene por delante tres años y medio, o menos, en la construcción, cuando esté terminado va a generar un bienestar a la comunidad que es bastante difícil de medir, pero que será de alto impacto al mejorar la capacidad de atención. Deberían bajar las listas de espera en la zona y, al final, se salvan vidas", recalca.

Lo más leído