Cámara de Comercio Chile Portugal

Golden visa: las oportunidades de la estrategia de atracción de inversiones en portugal

Se trata de una visa por inversión que cada año atrae a personas de todo el mundo porque permite la residencia permanente en el país luso y, tras cinco años, obtener la ciudadanía definitiva. Para ello, hay distintas alternativas de inversión que hoy parten en 280 mil euros, pero que desde enero de 2022 tendrán mayores exigencias.

Compartir

Matías Apparcel, de la Cámara de Comercio Chile-Portugal, afirma que hoy las herramientas más atractivas para aplicar a la Golden Visa son los activos inmobiliarios y los fondos de inversión, una alternativa creada en 2019 que ha ido tomando fuerza por su buena rentabilidad y eficiencia tributaria.

Quedan solo tres meses para que termine el año y, con ello, para que las autoridades portuguesas hagan efectivos los cambios que elevarán las exigencias de inversión sobre el programa Golden Visa, una de las alternativas más atractivas de la Unión Europea para obtener la residencia e, incluso, la ciudadanía europea.

Imagen foto_00000008


El programa fue creado en 2012 como una estrategia para impulsar la economía local y, a la fecha, ha permitido al país luso atraer inversiones por más de cinco mil millones de euros. Una de sus principales ventajas es que los inversionistas no necesitan vivir en Portugal para obtener el permiso de residencia: basta con permanecer siete días al año. Con ello, es posible acceder al derecho de vivir, trabajar y estudiar en ese país, además de desplazarse libremente por 26 países de la Unión Europea, beneficios que son extensibles al inversor calificado y a su familia directa.
"Es una forma para personas que tienen un patrimonio interesante en Chile, de poder diversificar sus inversiones fuera del país", explica Matías Apparcel, director de la Cámara de Comercio Chile-Portugal.

 

Para ello, las alternativas son varias. El programa contempla una inversión directa en bienes raíces, por un monto que comienza en 280 mil euros (unos $263 millones) por viviendas en zonas de baja densidad para renovación. Para adquisiciones nuevas y en lugares de alta densidad, el monto mínimo de inversión es de 500 mil euros (unos $471 millones).
Otra alternativa es la participación en fondos de inversión o en capital de riesgo, con un mínimo de 350 mil euros (unos $329 millones), opción que, a juicio de Apparcel, resulta "tributariamente más eficiente, porque no paga impuestos".

 

También es posible hacer transferencias de capital a instituciones financieras locales, crear o constituir empresas capaces de generar empleos permanentes, invertir en el capital social de firmas portuguesas, hacer aportes para investigación o donaciones para apoyar la producción artística local.

 

Ha sido tal el interés que ha despertado el programa que, desde el 1 de enero próximo, aumentarán los requisitos, por lo que en estos días los potenciales inversionistas -incluidos chilenos- están acelerando los trámites para aplicar a la visa antes de que se hagan efectivas las modificaciones. Y es que quienes inicien el trámite antes del 31 de diciembre podrán hacerlo con las condiciones actuales, aunque el proceso se complete en 2022.
Los cambios incluyen la restricción para invertir en zonas altamente pobladas, como Lisboa, Porto o Algarve, así como en las áreas costeras de Setúbal y Costa de Prata, con el fin de llevar capital hacia el interior del país. Al mismo tiempo, para la inversión en fondos y capital de riesgo se elevarán los montos mínimos, que partirán en 500 mil euros.

 

Buenos retornos
Frente a los inminentes cambios, Matías Apparcel afirma que hoy las herramientas más atractivas para aplicar a la Golden Visa son los activos inmobiliarios y los fondos de inversión, una alternativa que se creó en 2019 y que ha ido tomando fuerza en el último tiempo.
"El 90% de las personas está invirtiendo en fondos que, a su vez, invierten en propiedades", detalla, y agrega que existen alrededor de 20 instrumentos de este tipo, "que tienen una rentabilidad de hasta 7% anual y no se tributa en Portugal por esas inversiones".

El abogado destaca además que el mercado inmobiliario de Portugal cuenta con una alta estabilidad: "No hay propiedades que hayan bajado de precio o cuyo precio de arriendo haya descendido, sino todo lo contrario, y eso lo hace súper atractivo".

Un panorama que debería ser aún más prometedor frente a la recuperación económica pospandemia, y particularmente con el despegue del turismo, en un país con 10 millones de habitantes que llega a triplicar su población con la llegada de turistas de todo el mundo.

 

A distancia
Apparcel cuenta que las personas que tradicionalmente más buscan postular para la Golden Visa provienen de China, Rusia, Sudáfrica, Brasil e India. Este año han notado un mayor interés por parte de inversionistas chilenos, agrega, por lo que el trabajo de la Cámara que dirige ha sido intenso: la entidad no solo ofrece orientación respecto al proceso, sino que también coordina los trámites e, incluso, asesora a los potenciales interesados en los inmuebles a comprar o en la forma de invertir el capital del que disponen.


"Esta visa es para gente que no se quiere ir del país, pero quiere acceder al pasaporte, que es algo súper cómodo", comenta. De la misma forma, la mayor parte del proceso puede hacerse a distancia, y solo la verificación dactilar requiere la presencia del interesado en Portugal.
El trámite dura alrededor de seis meses, al cabo de los cuales los beneficios de residencia ya están disponibles. De todas formas, Apparcel afirma que han "tenido muchas consultas de profesionales que quieren aprovechar las bajas tasas de interés existentes en Europa para comprar un inmueble, independiente de si la compra conduce a la obtención de ciudadanía o no".

Web
chileportugal.cl
Mail
matias@chileportugal.cl
Teléfonos
+56 2 3270 7912, +56 9 8889 3284
Horario
Lunes a viernes de 8:30 a 18 horas

 

 

Lo más leído

DF Multimedia