×
Coca-Cola

Campaña global de Coca-Cola apunta a recuperar y reciclar el 100% de sus envases

“Un mundo sin residuos” se alinea con los principios de la economía circular y responde a “la responsabilidad que nos corresponde a las empresas, a innovar y ofrecer soluciones y metas concretas en pos de un mundo más sustentable”, explica Paola Calorio, directora de Asuntos Públicos y Sustentabilidad de Coca-Cola Chile.

Coca-Cola PRESENTA
Coca-Cola
  • T+
  • T-

Naciones Unidas estima que cada año cerca de ocho millones de toneladas de plásticos terminan en los océanos, previéndose que si ese ritmo continúa, habrá más productos de este material que peces en los mares. Es parte de la contaminación que afecta a todo el mundo y que ha impulsado, hace ya algunos años, la implementación en los países de la economía circular, enfoque que propone ser más responsables con el medio ambiente, reutilizando, reciclando, reparando o generando energía a partir de los desechos.

En ese escenario, la campaña global "Un mundo sin residuos" que Coca-Cola lanzó este año busca aportar, "desde la responsabilidad que nos corresponde a las empresas, a innovar y ofrecer soluciones y metas concretas en pos de un mundo más sustentable", sostiene la directora de Asuntos Públicos y Sustentabilidad de Coca-Cola Chile, Paola Calorio, añadiendo que, en el marco de esta campaña, en todo el mundo la compañía se compromete a recuperar y reciclar el 100% de sus envases al año 2030, a ecodiseñar nuevos empaques y a asociarse con actores de distinta índole para lograr estas metas, que son los tres ejes que mueven "Un mundo sin residuos".

La empresa ya lleva camino avanzado en estos tres ejes. La ejecutiva explica que en el pilar que apunta a generar envases más sustentables, la compañía ya ha invertido en Chile más de US$ 90 millones. En ecodiseño, por ejemplo, durante 2017 inyectó US$ 14 millones en implementar la tecnología Eco-Flex en su botella de agua mineral Vital, un empaque que utiliza 30% menos de plástico y que es 100% reciclable, y en 2018, a través de una inversión de US$ 40 millones, se inauguró la Planta Aséptica para los néctares Andina del Valle –única en Sudamérica que permite embotellar en frío–, reduciendo la cantidad de plástico en 40%. En conjunto, detalla, ambas iniciativas han logrado reducir dos mil toneladas anuales de plástico.
Asimismo, Calorio acota que se ha trabajado con mucha fuerza en la promoción de envases retornables, que representan un porcentaje importante de las ventas –70% en el canal tradicional (almacenes)– y que son "100% circulares": los envases plásticos, después de usarse hasta 12 veces, se pueden transformar en cajas o jabas de bebidas, mientras que las botellas de vidrio, que pueden dar hasta 35 vueltas, se transforman en nuevas botellas.

En esa línea, la ejecutiva destaca el lanzamiento en 2018 de la Botella Única, que unifica el envase para todas las bebidas retornables y que optimiza su uso, lo que se traduce en la introducción de entre un 5% y 10% menos de nuevas botellas en el mercado.

"La problemática y gestión responsable de los residuos requieren ser abordados en forma integral por gobiernos, privados y sociedad civil. Juntos debemos comprometernos a invertir en infraestructura y educación ambiental", plantea Calorio.

–Uno de los pilares de "Un mundo sin residuos" apunta a reutilizar o reciclar el 100% de los envases a 2030 a través de la recolección. ¿Cómo planean concretarlo?
–Nuestro objetivo es ayudar a recolectar un envase por cada uno que vendamos, no importa si es nuestro o de un competidor. Para ello, planeamos trabajar con comunidades locales, ONG, clientes y consumidores, entre otros, para ayudar a construir sistemas de recolección y reciclaje más efectivos.

–¿Cuál es el rol que cada uno de estos actores debiera cumplir? ¿Qué esperan de las autoridades?
–La Ley REP desafía al mundo público, privado, sociedad civil y recicladores de base a trabajar de forma colaborativa por metas concretas y acciones que marquen el camino hacia una economía circular. Hay que favorecer la innovación para diseñar productos más sustentables, difundir y diferenciar aquellos que lo sean y generar estrategias de prevención, como la valoración del uso de envases retornables, un empaque 100% circular.


–Más allá de la campaña "Un mundo sin residuos", ¿a nivel general, qué se requiere para revertir los actuales niveles de contaminación en el mundo?
–Los gobiernos tienen la responsabilidad de promover leyes que empujen la economía circular y dejar atrás el modelo lineal, de consumo y desecho, y las empresas, de innovar y ofrecer productos y servicios sustentables. Pero nada es posible si los consumidores no ayudan a cerrar el círculo virtuoso de la sustentabilidad: si cada vez que alguien termina de consumir un producto, no lo separa y no lo deja en un Punto Limpio, la cadena se rompe en el último eslabón y la economía circular no opera correctamente. Esto es labor de todos en la sociedad.

Red Global de Pactos por los Plásticos
En 2018, la Fundación Ellen MacArthur creó la Red Global de Pactos por los Plásticos en el Mundo y hace pocas semanas, Chile fue el primer país de la región y tercero a nivel global en sumarse. En el país, es una alianza público-privada que lideran el Ministerio del Medio Ambiente y Fundación Chile, basada en cuatro ejes: innovación, infraestructura, cultura y diálogo.
Coca-Cola es una de las siete empresas adheridas ya que los desafíos del Pacto se alinean con sus metas y su fin es co-construir con entidades públicas y privadas en torno al reciclaje, explica Paola Calorio. Esta instancia "significa la instalación de un comité público-privado, liderado por el Ministerio de Medio Ambiente, que definirá los lineamientos estratégicos en torno a la reducción, reciclaje y gestión de plásticos para el año 2025, se convierte en un aliado clave de Coca-Cola para implementar su compromiso global 'Un Mundo sin Residuos', y constituye un espacio multidisciplinario en el que se discute desde los distintos actores sociales, cómo resolver el tema del cuidado del planeta", argumenta.


Otras iniciativas
La ejecutiva destaca otras iniciativas:
Coca-Cola forma parte del programa de Reciclaje Colectivo, primer proyecto privado de recolección colectiva de materiales para reciclaje, a través del cual ya se han recuperado más de cuatro mil toneladas de residuos a través de seis puntos limpios fijos y uno móvil.
Hace un año trabaja en un Acuerdo de Producción Limpia (APL) junto al Ministerio de Medioambiente y Sofofa para crear una etiqueta que se incorporará en los empaques y que informará si los productos son reciclables y cuál es la forma correcta de segregarlos y limpiarlos antes de entregarse en un Punto Limpio.
Hace dos años desarrolla el Programa de Educación Ambiental con la Empresa B Kyklos, a fin de difundir la conciencia ambiental y educar sobre la segregación de residuos, llegando a muchos colegios en varias regiones. "Los niños son los verdaderos agentes de cambio. Lo que aprendan de sustentabilidad será puesto en práctica en sus hogares", dice Calorio.
En educación medioambiental, desde hace tres años su Bus del Reciclaje visita a diario colegios de la Región Metropolitana, impactando a la fecha a más de 70 mil niños con un mensaje de sustentabilidad y reciclaje.

Lo más leído