×
Instituto de Auditoría Interna

El rol del auditor interno en el impulso de los gobiernos corporativos

El papel de estos profesionales, como socios estratégicos y pilares fundamentales en las labores de gobierno corporativo, riesgo y control, fue el principal tema de discusión en el primer Encuentro de Directoras y Directores de Empresas, que reunió a medio centenar de destacados ejecutivos en torno a este evento organizado por el Instituto de Auditoría Interna de Chile (IAI), en el marco del VII Congreso Nacional de Auditoría Interna.

Los auditores internos aportan una visión global dentro del mundo empresarial y tienen un rol fundamental en la sostenibilidad de las empresas y en guiar a los directorios a un buen desempeño de gobierno corporativo. Esto, en un contexto que demanda cada vez más transparencia, donde la necesidad de transmitir confianza a los mercados es cada vez mayor y donde los desafíos actuales, en medio de tantos cambios tecnológicos, implican que los sistemas de control interno de la información no financiera sean tan robustos y maduros como los de los datos financieros, y que además de ser útiles para los reportes de mercados, también ayuden a los altos ejecutivos en la toma de decisiones.
Esta fue una de las conclusiones relevantes que dejó el primer Encuentro de Directoras y Directores de Empresas, organizado por el Instituto de Auditoría Interna de Chile (IAI), en el marco del VII Congreso Nacional de Auditoría Interna celebrado el pasado 4 de junio en Santiago, y al que asistieron Naohiro Mouri, presidente del Instituto de Auditores Internos (IIA Global); Paul Sobel, presidente del Comité de Organizaciones Patrocinadoras de la Comisión Treadway (COSO); Jéssica López, presidenta ejecutiva de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Sanitarios (ANDESS AG); y Víctor Cortés, socio y director de B-GRC.
Sacar provecho a las tecnologías e incorporarlas a la labor de auditoría interna, fue uno de los puntos de coincidencia de los expositores, algo para lo que es crucial la constante formación, que no sólo facilita la actualización de conocimientos, sino que refuerza las habilidades comunicacionales de los colaboradores, enfatizó Mouri. En su intervención, el también vicepresidente ejecutivo y director de Auditoría en American International Group (AIG), dijo que es necesario que el rubro se mueva "de la protección, a la mejora", y que pueda diseñar estrategias que permitan "prevenir riesgos en lugar de reaccionar", para elevar la calidad del servicio entregado a los directorios de las compañías, que al final son los principales usuarios del quehacer del auditor.
En ese sentido, Cortés se refirió a las ventajas que ofrece el software "Gobernanza, Gestión de Riesgos y Cumplimiento" (GRC, por sus siglas en inglés), que "todos los directorios deberían considerar e implementar en sus empresas", ya que surgió ante la necesidad de mejorar la gestión de funciones de riesgo, auditoría interna y cumplimiento, y así automatizar gran parte del trabajo asociado a la documentación y presentación de información de estas actividades, las que están relacionadas directamente con los objetivos de negocios y gobierno corporativo.
"El beneficio principal del GRC es que de una forma ágil y dinámica, se identifican oportunidades y se comunican rápidamente a la organización, para tener información en línea y así tomar buenas decisiones", señaló.
Según Sobel, que habló desde el punto de vista normativo, la comunicación es precisamente una de las aristas más reforzadas en los marcos integrados de Control Interno y de Gestión de Riesgo, modificados en 2013 y 2017, respectivamente. El último, específicamente, dejó de ser "sólo para auditores y gerentes de riesgos", y en su abordaje incluyó una mejor conexión con ejecutivos y miembros de directorios, lo que ha sido "muy relevante e influyente" en la toma de decisiones. Pero esto no quiere decir que hay que "abrumar" al directorio con información, advierte.
"Aunque uno de los principios del marco esté centrado en comunicar la información correcta al directorio, este no debe ser abrumado con los detalles. Debe haber un equilibrio en entregar información relevante, entendible y en el momento apropiado, para ayudar al directorio en lugar de distraerlo de sus funciones habituales", argumentó Sobel.
Un punto que también abordó la ejecutiva de ANDESS AG, haciendo énfasis en la necesidad de "ir por más", en el sentido de que es necesario tener profesionales más y mejor capacitados, junto a directorios más involucrados con el trabajo de auditores y asesores en materia estratégica y riesgo reputacional. "Se espera que todos los directores sepan exactamente cuáles son los riesgos principales de la organización", dijo López. Es ahí donde está el mayor desafío para hacer que el equilibrio respecto a la comunicación entre ambas partes funcione.
Sacar provecho a las tecnologías e incorporarlas a la labor de auditoría interna, fue uno de los puntos de coincidencia de los expertos que asistieron al Encuentro, donde el presidente del Instituto de Auditores Internos (IIA Global), destacó lo clave que es una constante formación y actualización de conocimientos.


Los desafíos de la auditoría interna en la era digital                                                                   

La llegada de la revolución digital ha obligado a diferentes industrias a repensar sus formas de trabajo. Es por la misma razón que el sector de la auditoría interna no se queda ajena a este fenómeno y ha comenzado a replantear nuevas aristas de su forma de trabajo. "Hoy estamos en una era donde los negocios y las compañías se están transformando, lo que conlleva una serie de desafíos y nuevos riesgos", comentó Eladio Piña, presidente del Instituto de Auditoría Interna y Gobierno Corporativo de Chile (IAI).
Aquellos nuevos desafíos que identificó Piña, giran en torno a lo que la revolución digital trae consigo. Uno de ellos es la incorporación de nuevas competencias e innovación. "Los auditores necesitamos una base fuerte en análisis de datos, en nuevas tendencias, en nuevas herramientas tecnológicas. Esa es la forma por la cual nosotros podemos tener la herramienta para apoyar a la administración y las juntas directivas de las compañías", mencionó.
Otro desafío advertido por Piña tiene que ver con la anticipación a los riesgos, ya que por lo general los auditores son portadores de malas noticias. "Hay que estar atentos a los riesgos emergentes, tener procesos de auditoría que te permitan generar alertas tempranas, como por ejemplo, la auditoría continua. Esas son herramientas que nosotros podemos utilizar para anticiparnos a los riesgos", dijo.
Entender cómo funciona la metodología Agile y cómo puede facilitar el desarrollo de proyectos de auditoría es otro punto importante. Según el presidente de la asociación gremial, esta metodología impacta de forma positiva, ya que permite una mayor interacción con las distintas áreas de la organización y facilita el trabajo en equipo, de carácter multidisciplinario y colaborativo.
Para poder lograr todos los objetivos mencionados, es que el IAI ha planteado un cambio cultural y para eso, se necesita una gestión del cambio de cada uno de los auditores. "Nosotros podemos ser los agentes de cambio, tenemos una visión privilegiada de las organizaciones y podemos innovar. Así el resto de la organización verá lo que auditoría interna hace", finalizó.

Linkedin

Web

Lo más leído

DF Videos