Lenovo

Hiperconvergencia y nube híbrida: las claves de Lenovo en el mercado local de TI

La compañía que lidera el chino Yang Yuanqing y que tiene una valorización bursátil de US$ 62.840 millones, ha apostado fuerte por ambas tecnologías en el país, trabajando con “prácticamente todas las empresas de hiperconvergencia, y con una serie de marcas que ofrecen nube híbrida dentro de sus soluciones de software”, detalla el gerente general de Lenovo Data Center Group (DCG), Matías Torres.

Lenovo PRESENTA
Lenovo
  • T+
  • T-

Compartir

Una herramienta tecnológica que permite generar sinergias respecto de consumo, performance, tiempo y recursos.

Esos son, en términos simples, los atributos propios de la hiperconvergencia (HCI, por sus siglas en inglés), un instrumento que en los últimos años ha ganado terreno en el ámbito corporativo tanto de Chile como del mundo, ya que junta redes, storage y procesamiento dentro de un mismo nodo, explica el gerente general de Lenovo Data Center Group (DCG), Matías Torres. "Lo que hace mucho más eficiente el trabajo de los recursos que se tiene a disposición", afirma.

Se trata de un ámbito en el cual Lenovo ha puesto sus fichas en los últimos años, convirtiéndose en una apuesta que ha tenido buenos resultados: según un informe de IDC al segundo trimestre de 2019, la compañía tecnológica que posee una valorización bursátil de US$ 62.840 millones, es el proveedor que más rápido crece en hiperconvergencia en la región (+130%). Y en Chile, es el número uno al concentrar el 67% de los despachos de equipos de HCI.

"Eso tiene directa relación con una estrategia de negocios que ha buscado que esta compañía facilite la incorporación de distintas soluciones que converjan en la nube, como es el caso de la HCI y la nube híbrida", dice Torres, detallando que la HCI va de la mano con esta última, que permite flexibilizar la demanda de servicios tecnológicos y que es otra herramienta en la que Lenovo se ha especializado.

"Ambas tendencias están tomando fuerza porque prácticamente en todas las verticales el cliente está teniendo la necesidad de ir por una solución de hiperconvergencia y de nube híbrida", la que, por un lado, brinda la posibilidad de tener una nube privada o ciertas soluciones on-premise y, por otro, permite trabajar con una nube pública, donde la información la almacena un tercero. En consecuencia, explica el ejecutivo, la decisión de qué información poner en cada nube dependerá de los objetivos en cuanto a consumo, performance, almacenamiento y redes.

"Estas herramientas ya son una realidad para muchos clientes, sin importar su tamaño, pues son tecnologías flexibles y adaptables a distintas realidades y para implementarlas no es necesario ser una empresa con grandes facturaciones", detalla.

De hecho, según datos de Gartner, el consumo mundial de nube híbrida se ubica en el orden de los US$ 36.000 millones, esperándose que se quintuplique de aquí al año 2025, en tanto que actualmente el 30% de las soluciones de data center tiene alguna solución de hiperconvergencia, proyectándose que esta cifra aumente a cerca del 70% a 2023.

Lo importante a la hora de decidir si invertir en HCI y/o nube híbrida, apunta Torres, es que la compañía tenga la necesidad de ir eficientando sus tiempos.

Lo que viene

En el mercado chileno, las claves del crecimiento que ha tenido Lenovo en estas áreas radican, además, en que "trabajamos con prácticamente todas las empresas de hiperconvergencia, y con una serie de marcas que ofrecen nube híbrida dentro de sus soluciones de software. Con cada uno de ellas hemos desarrollado una solución conjunta, según la necesidad del cliente".

El gerente general de Lenovo Data Center Group (DCG) añade que en este posicionamiento ha sido igualmente importante una de las características de nuestro país: que es un "terreno fértil" para la incorporación de nuevas tecnologías, por lo que los CEO están mirando siempre nuevas tendencias.

"Hay ambición de ir buscando nuevos espacios, y eso pasa menos en otros países de la región, o al menos pasa después", argumenta.

Y en esa mirada, Torres anticipa que "hay varias cosas interesantes que están ocurriendo actualmente", pues a la par de lo que se está viviendo con hiperconvergencia, están trabajando en desarrollos ligados a inteligencia artificial y soluciones de TI que vayan de la mano con un servidor de Edge, debido a que "todo lo relacionado con el Internet de las Cosas necesitará un nivel de procesamiento, almacenamiento y redes en los distintos negocios o en la operación misma", asegura el ejecutivo.

Lo que depara 2020

Este será un año de cambios en la economía, de acuerdo con el informe de IDC "Converged Systems Tracker 2019", al tercer trimestre de 2019 (julio-septiembre) y publicado en diciembre pasado. El documento proyecta que en 2020 las principales economías del mundo vivan un proceso de desaceleración, impactando en el crecimiento, el empleo y en la rentabilidad corporativa. ¿Consecuencia? La inversión en tecnología podría verse impactada, especialmente las decisiones de gasto en TI en las geografías afectadas.

Sin embargo, y pese a los coletazos que ha traído el estallido social a partir del 18 de octubre -cuya profundidad los expertos aún no se atreven a estimar-, el gerente general de Lenovo Data Center Group (DCG), Matías Torres, observa que en el caso de Chile se espera un crecimiento de 2,5% para 2020, en contraste al 0,9% proyectado a nivel mundial.

En el país, "no hay una desaceleración tan fuerte como para alarmarse respecto de todos los aspectos macroeconómicos que están pasando, ni una señal que indique que la inversión en tecnología va a bajar drásticamente", argumenta.

Los hechos, es cierto, no tienen buen aspecto: el último trimestre de 2019 se caracterizó por escenarios políticos complejos, siendo las pequeñas y medianas empresas las principales afectadas a raíz del conflicto derivado del estallido social, y la consultora IDC estima que no habrá una recuperación tan pronta, al menos no durante el primer trimestre de este ejercicio. Pero al menos sí se puede proyectar una recuperación en la inversión para la segunda mitad del año, cuando el ambiente político en Chile y en el Cono Sur se estabilice.

Lo importante, sostiene Torres, "es que más allá de que la economía se agilice o se ralentice, las empresas tienen que seguir vendiendo y necesitan también tener sus data centers bien estructurados para poder darle un buen servicio a sus clientes".

En esa línea, el ejecutivo añade que hoy en la decisión de invertir en tecnología para una empresa "significa seguir o no seguir operando, junto con entregar una ventaja competitiva enorme. En ese sentido, seguirá habiendo inversión, sólo que más controlada".

Respecto a la hiperconvergencia y a la nube híbrida, Torres pronostica un escenario positivo, ya que las configuraciones hiperconvergentes ganan terreno en los proveedores de servicios de nivel II como una forma de entregar servicios flexibles en la nube alojados bajo demanda. "La HCI seguirá siendo la arquitectura de más rápido crecimiento en la región", afirma.

Y respecto de la nube híbrida, Torres coincide con el análisis que ha hecho IDC en cuanto a que se espera un repunte en el mercado de servidores orientado a construir nuevos data centers para aumentar la nube de servicios en la región.

"Existen varias empresas que tienen que hacer sus renovaciones de plataformas y probablemente ahí veremos un porcentaje importante de la inversión en infraestructura de data center a lo largo del año", prevé.

Lo más leído

DF Multimedia