×
Red Hat

Lo que pueden aprender las empresas de la cultura open source

Frente a los cambios que trae la nueva revolución industrial, las compañías están preocupadas por el futuro. Si la disrupción tecnológica es un reto para muchas y es una inquietud global, los nuevos enfoques laborales también merecen atención. ¿Cómo abordar lo que viene? El open source podría ser la respuesta.

Red Hat PRESENTA
Red Hat
  • T+
  • T-

En escenarios clínicos muy críticos, cada minuto cuenta y el costo de las horas de espera para escanear, compartir y analizar imágenes médicas puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Esta es una realidad que el Hospital de Niños de Boston decidió afrontar, mientras sus especialistas lidian con un escenario saturado de datos. ¿Qué pasaría si existiera algún programa que pudiera ver estas imágenes y marcar automáticamente aquellas a las que habría que prestar más atención? Con esta hipótesis nació el proyecto ChRIS, creado junto a ingenieros y desarrolladores de Red Hat, y presentado en el marco del Red Hat Summit 2018, en San Francisco. Este programa fue entendido bajo la lógica de que el procesamiento inmediato de una resonancia magnética y el compartir datos críticos a través de la colaboración en tiempo real, son factores que pueden conducir a diagnósticos más rápidos y precisos.

Este es un ejemplo de cómo una organización puede adoptar la cultura open. Con un modelo de software basado en la colaboración abierta, que le permite al usuario final -si tiene los conocimientos necesarios- utilizar el código fuente del programa para estudiarlo, modificarlo y mejorarlo, es posible generar un impacto positivo, tanto en los trabajadores de cualquier empresa, como en la comunidad a la que presta servicio, aseguran desde Red Hat. Algo que según la vicepresidenta ejecutiva y jefa de personal de la compañía, DeLisa Alexander, será indispensable en la industria en los próximos años.

"La organización del futuro estará construida sobre la colaboración, meritocracia y comunicación abierta", asegura.

Disrupción

En un contexto donde los cambios que trae la nueva revolución industrial generan preocupación en las compañías, la disrupción tecnológica es algo que cuesta para muchas, pero los nuevos y obligatorios enfoques laborales también requieren atención.

Lo reflejan los resultados de la encuesta sobre Cultura Open Source que Red Hat publicó a fines de 2017: el 84% de las empresas consultadas respondió que, dentro de los cambios en los planes de gestión, las TI son la máxima prioridad y por eso intentarán cambiar la cultura interna en esta área, y sólo el 23% consideró que esos cambios deben hacerse en el entrenamiento del liderazgo, frente a un 24% que mencionó al área de Recursos Humanos.

Para la mayoría de las compañías de tecnología de código abierto, el tradicional liderazgo vertical nunca ha sido el camino para crecer, señala Alexander. En cambio, el liderazgo horizontal y participativo siempre fue clave para compañías como Red Hat y, entre otros factores, esto ha sido clave para su crecimiento sostenido durante los últimos 65 trimestres consecutivos.

El camino abierto

¿Cuál es la vía para sobrevivir a los grandes cambios que propone la era actual? Es una pregunta que DeLisa Alexander aborda a través de su experiencia en una compañía que pone mucha atención a una cultura empresarial apoyada en valores como la transparencia, la libertad, el coraje y la responsabilidad.

"Las cosas que distinguían a Red Hat del resto, cuando todo comenzó, todavía son parte de nuestra cultura. Hace 25 años no existía un modelo de negocio para el open source y debimos construirlo de cero: desde el modelo de suscripción, procesamiento de órdenes, acuerdos con los socios y el soporte internacional", explica.

A la par, trabajaron sobre la figura del "líder abierto", con una visión colaborativa, "donde cada miembro de la organización puede ser líder y aportar valor". A su juicio, es una premisa que todas las compañías deberían, al menos, estudiar. Y es una filosofía que de alguna manera también han seguido firmas como Facebook, Google, Uber y Airbnb.

Para seguir escalando en cultura open, Red Hat se planteó el año pasado un proyecto para recopilar y analizar datos e involucrar a sus 11.000 trabajadores y colaboradores en una conversación abierta. Les preguntaron, entre otras cosas, qué consideran especial de la compañía; qué creen que no debería faltar o desecharse mientras siguen creciendo; o qué debería cambiar. Así, identificaron dos áreas clave de tensión dentro de su cultura, detalladas por la ejecutiva en "What our research taught us about scaling open culture", artículo publicado en Opensource.com el año pasado: por un lado, el deseo de libertad individual versus el costo compartido y la complejidad de que todos hagan las cosas a su manera; y, por otro, una "gran pasión" por el código abierto como una metodología de colaboración probada para crear tecnología y para atender las exigencias del negocio más rápidamente.

Son hallazgos sobre los que están trabajando para diseñar estrategias que les permitan seguir afinando su modelo interno, en una búsqueda que "nunca se detiene" y en pos de profundizar en el sistema de trabajo.

Adoptar un enfoque abierto e inclusivo ha sido un gran esfuerzo. Y la gran lección es que importa prestar atención a nuestros instintos sobre lo que funcionará mejor en una cultura como la nuestra", dice DeLisa Alexander.

Lo más leído

DF Videos