Descargar la aplicación DF Mercados

Android appGoogle Play Available on the App Store

Descargar la aplicación Papel Digital

Android appGoogle Play Available on the App Store
Sábado 25 de Marzo, 2017

Diario Financiero

  • Dólar US
  • Peso Arg.
  • Yen Jap.
  • Petr. Brent
  • Plata
  • Gas Natural
  • Bovespa
  • FTSE
  • UF Hoy
  • IPC
  • IMACEC
  • Euro
  • Real Bras.
  • Cobre
  • Petr. WTI
  • Oro
  • IPSA
  • IBEX
  • Nikkei
  • Dólar Obs.
  • UTM
  • IVP
Volver al artículo original

BrandCorner

25/10/2016

Participación, la nueva innovación

El rápido desarrollo de las computadoras y la tecnología informática nos ha llevado a una era completamente nueva que promete cambiar nuestra mentalidad de cómo hacer las cosas.

Red Hat PRESENTA
Red Hat
  • Participación, la nueva innovación

    Actualmente vivimos en una época de grandes cambios, y gracias a la tecnología son cada vez más rápidos y continuos. Estos cambios que día a día siguen incrementándose, plantean desafíos importantes dentro de la informática, las empresas y la sociedad en general.

    Pero, ¿cómo podemos seguir el ritmo a todos estos cambios? Con ideas innovadoras y soluciones creativas. Sin embargo, no basta con que una sola persona tenga sobre sus hombros la responsabilidad de superar una productividad desacelerada o un crecimiento económico estancado. Hay que buscar las formas de trabajar en equipo, y para ello debemos a estar dispuestos de abandonar nuestra zona de confort y pensar de una forma que no haríamos de forma convencional.

    La mayoría de las organizaciones, por lo general, se destacan por impulsar la eficiencia en entornos estáticos, como el lugar de trabajo, un aula o incluso una sala de hospital. Sin embargo, la continua evolución de las computadoras y la tecnología informática nos ha hecho entrar en una era completamente nueva, que promete cambiar nuestra mentalidad de que creemos saber cómo se hacen las cosas.

    Pero, ¿cómo se puede inspirar a las personas para que se atrevan a innovar y crear proyectos revolucionarios? Muy fácil, la respuesta es aceptar el poder de la participación e innovación abierta.

    Al juntar a profesionales de distintas organizaciones y disciplinas, la capacidad de innovar es mucho más grande. Si pensamos, por ejemplo, en el código abierto, no se trata de obtener una mejor solución individual entre miles de personas, sino que crear una solución entre miles de personas trabajando juntas.

    Si se instala a alguien como innovador que imparta órdenes a los demás miembros del equipo, no se lograrán los mismos resultados que si un líder logra generar y catalizar las ideas de los demás a través de la participación conjunta.

    Sin importar cuán grande sea la organización, siempre habrá gente más inteligente y con opiniones y experiencias distintas y fuera de lo convencional. Para asegurarse de estar maximizando su potencial de innovación, necesitará aprovechar los talentos de estas personas, incluso si la idea se extiende a otras organizaciones, ya que cuando el pensamiento trasciende fronteras, se pueden lograr muchas más cosas entre todos.

    En Red Hat se observa este poder de la participación cada día a través del universo del código abierto, donde la innovación impulsada por el usuario es la que sustenta los avances que se ven en el cloud computing, los contenedores de Linux, la tecnología móvil y los grandes datos. Es este movimiento participativo el que logró que las soluciones de código abierto se hayan convertido en la opción por defecto de la TI.

    Pero las empresas de tecnología no son las únicas que pueden sacar provecho de los beneficios de la participación y el código abierto. De hecho, ambas están ayudando a transformar el mundo.

    En el ámbito gubernamental, gracias al libre acceso y la participación ciudadana, está aumentando la transparencia y se pueden introducir nuevos servicios disponibles a los ciudadanos. En las escuelas, la tecnología open source está transformando la educación y la forma en que los alumnos aprenden, y así podríamos nombrar muchos otros ejemplos.

    Quizás en 10 o 20 años, los principales sectores de la sociedad comenzarán a funcionar en ecosistemas interoperables construidos sobre principios de código abierto, como son la transparencia, el intercambio de ideas y la colaboración. De este modo, millones de personas en todo el mundo serán las que determinen el ritmo del progreso humano en el próximo siglo. Y ésa será la verdadera recompensa de la participación.