Samsung

Ciudades inteligentes: la hora de ampliar el acceso

El papel que juegan las ciudades en la "cuarta revolución mundial" tecnológica, demanda una profunda modernización institucional productiva y cultural que se evidencia con creciente fuerza en Chile.

Samsung PRESENTA
Samsung
  • T+
  • T-
Ciudades inteligentes: la hora de ampliar el acceso

Compartir

Con el 91% de su población usuaria de Internet y 16,7 millones de conexiones (80% de ellas móviles), de las cuales 7,4 millones correspondían al estándar 4G a marzo pasado, Chile suma indicadores que lo sitúan en una posición de liderazgo a nivel regional en uso de tecnologías y penetración digital.

Un sitial que se extiende también hacia la conectividad de nuestras principales ciudades, como en el caso de Santiago, que con casi un 98% de cobertura 4G parece tener credenciales para ser considerada una segura candidata a entrar en la categoría de smartcity, que posibilita todo el espectro de necesidades y actividades de las personas, y es un ambiente propicio para la productividad de las empresas, la generación de negocios y el emprendimiento.

Pero detrás de esta primera impresión, autoridades y expertos coinciden en destacar que queda mucho por hacer para lograr una transformación digital efectiva de las ciudades chilenas, diagnóstico que centran en los déficits en materia de conectividad e infraestructura de redes fijas.

De acuerdo a la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), el 23% de las ciudades chilenas –que representan el 80% de la inversión e igual porcentaje de la demanda– cuenta con Internet fijo, con un total de tres millones de conexiones, la mitad de ellas en la Región Metropolitana.

Autoridades y expertos coinciden en que esta deficiencia a nivel de redes fijas es una clara demostración de que no están en condiciones de responder a los aumentos de demanda que implica el desarrollo del país, y también refleja que los actuales niveles de inversión en este campo no están a la par de las necesidades de reparación de las redes obsoletas –para así acortar las brechas que prevalecen en buena parte del territorio–, y menos para hacer frente a desafíos futuros. Entre ellos, dar cuenta del crecimiento exponencial en el tráfico de datos y generar sistemas con altos grados de resiliencia ante las catástrofes que afectan frecuentemente al país.

Todos datos que dan cuenta de las brechas que obstaculizan un mayor acceso a Internet y que, en términos generales, frenan los avances de la transformación digital que tiene uno de sus principales escenarios y campos de prueba en las ciudades. Los centros urbanos no sólo concentrarán el 60% de la población global a 2030 –según Naciones Unidas– sino que también serán uno de los motores para la evolución de los países hacia la economía digital, generando enormes volúmenes de datos disponibles para ser transformados en conocimiento y buenas decisiones.

Este es el desafiante tema que abordó el Conversatorio "Transformación digital para ciudades más inteligentes y conectadas", organizado por Samsung Electronics y Diario Financiero, que contó con la participaron del presidente de la Fundación País Digital, Pelayo Covarrubias; del presidente de Telefónica Chile, Claudio Muñoz; de la asesora y Encargada del Plan Nacional de Infraestructura e Internet de las Cosas de la Subsecretaría de Telecomunicaciones, Catalina Vera; del gerente del Programa SE Santiago Ciudad Inteligente, Pedro Vidal; del director de Productos y Soluciones Móviles de Samsung Electronics Chile, Eduardo Roman, y del cofundador de Accionet, Juan Andrés Fontaine.

Del intercambio de opiniones entre este grupo de autoridades, ejecutivos, expertos y emprendedores, se desprende una amplia coincidencia en cuanto a la necesidad de asignar la máxima prioridad a potenciar la transformación digital en todos los ámbitos. Esto incluye la modernización de la institucionalidad para generar acciones de coordinación e integración de amplio alcance, así como revertir el déficit de capital humano calificado, potenciar las acciones conjuntas entre los sectores público y privado para generar las condiciones para dar un salto digital y concretar los cambios culturales que exige esta revolución.

El déficit en infraestructura y capital humano

Si bien Chile destaca en la región por las políticas que han impulsado la industria de las telecomunicaciones y la infraestructura digital, las capacidades generadas se ven insuficientes ante la magnitud de los desafíos futuros. "Uno de los principios que declaramos como gobierno fue llegar al promedio OCDE, pero nuestras redes no dan abasto para eso si todas las personas estuvieran traficando a esos niveles", indica Catalina Vera, añadiendo que la insuficiente inversión en infraestructura de red fija se refleja en hechos como los bajos niveles de velocidad de conexión a Internet que prevalece en parte importante del país y que no supera los 10 Mbps en 92 comunas.

Junto a los desafíos en inversión e infraestructura, otra de las claves para dar un salto en transformación digital está en las personas, especialmente en materia de "alfabetización digital de la población" y formación de capital humano. En este último campo, la OCDE evidenció una brecha de 36% en las áreas de Tecnología de la Información en el país en 2016, ante lo cual los expertos advierten que, de no mejorar las mallas curriculares, existe un alto riesgo de incrementar ese déficit, aumentando con ello la necesidad de importar profesionales calificados para realizar esos desarrollos.

Chile de cara al desarrollo: expertos dan claves de la transformación digital

Aunque se ha avanzado en la disminución de la brecha digital, con una inversión en tecnología que no supera el 3% del PIB nuestro país aún tiene que abordar diversos desafíos en materia de conectividad, interconexión, interoperaribilidad y democratización de Internet. Sólo superando estos escollos, se puede sacar el máximo provecho de avances como el Internet de las Cosas y así no sólo lograr mayores niveles de desarrollo, sino que de bienestar general de la sociedad.

Catalina Vera, Subtel: Transformar a Chile en un "hub digital" del Hemisferio Sur

Desde su misión, centrada hasta ahora en la regulación de concesionarios de servicios y el cumplimiento de la normativa técnica, la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) tiene el reto de avanzar en un cambio de sus líneas de trabajo e, incluso, abordar "una reformulación de su core", indicó Catalina Vera, asesora y Encargada del Plan Nacional de Infraestructura e Internet de las Cosas.

Junto con destacar los logros en materia de reducción de la brecha digital en el país –como las licitaciones de espectro de la banda 700, "que significó que más de 1.200 localidades y 503 escuelas tuvieran servicios de datos y voz"–, la experta enfatizó que "hay varias cosas que hemos identificado y que sería bueno expandir". En esa línea, resaltó la próxima implementación del Plan Nacional de Infraestructura Digital, que incluye los objetivos de la Agenda Digital, industrias inteligentes, innovación y el despliegue de fibra óptica austral, estrategia que será dada a conocer próximamente por la autoridad.

Explicó que el plan de la Subtel busca reformular el marco del servicio de Internet en la forma de un servicio público, alineando al Estado para garantizar los financiamientos e ir cumpliendo objetivos como el mejoramiento de las prestaciones –ámbito en el que destacó la moción parlamentaria para garantizar que todas las personas tengan acceso a Internet con una determinada calidad– y generar mecanismos para mejorar las infraestructuras deficientes hacia el año 2020. Un plan cuya visión de largo plazo es transformar a Chile en un "hub digital" del Hemisferio Sur, para lo cual la Subtel está trabajando en el desarrollo de redes de alta capacidad, indicó.

En este campo, Vera llamó la atención sobre las políticas de "infraestructura convergente" que aplican países con alta penetración de banda ancha fija por fibra óptica, como Japón y Corea, que coordina la ejecución de proyectos de desarrollo de telecomunicaciones, carretera y alumbrado público. "Cómo hacemos converger marcos jurídicos es algo que se está desarrollando y vemos que en el Ministerio de Energía podríamos tener una posibilidad real de avanzar más rápido, reduciendo significativamente los niveles de inversión para desplegar infraestructuras troncales", indicó.

En el marco de una reformulación con el foco puesto en los usuarios, la Subtel impulsa un mejoramiento del Fondo de Desarrollo de Telecomunicaciones, que está buscando expandir su giro desde el subsidio de infraestructuras de zonas rurales hacia el subsidio a la demanda, considerando ejemplos como el de España, donde se disponibilizan hasta 400 euros para que los ciudadanos puedan adquirir servicios de banda ancha fija.

En el desafío de reformular los modelos hacia una economía basada en el desarrollo de valor agregado, Vera recalcó que la inversión en tecnología es clave para reducir la brecha digital y que es necesario seguir modelos externos, entre los cuales valoró la sugerencia de la OCDE de generar un "data chief" capaz de gestionar, centralizar y procesar la información y hacerla disponible para crear políticas públicas integradas. "No es ciencia ficción: hoy nueve países OCDE ya tienen esta institución y lo ideal sería que Chile migrara a eso. Por ejemplo, hoy cruzar datos Subtel con datos INE es imposible porque no existe un identificador común", señaló.

En el ámbito de las ciudades inteligentes subrayó la iniciativa, en conjunto con Corfo, para desarrollar un laboratorio que funcione en el centro de Santiago, conectado a una red de 100 sensores en tres cuadras de calle Bandera, y que parta por monitoreo de estacionamientos, luminarias inteligentes y gestión de movimiento de personas. "Redes y estándares de datos abiertos para que quien desee testear su plataforma, servicio, gestión o tecnología de sensores, pueda incorporarse", indicó.

Eduardo Román, de Samsung Electronics Chile: "La hiperconectividad es clave para que el IoT pueda maximizar valor"


Proyecciones como que en los próximos dos años el 60% de todos los datos digitalizados pasará por redes WiFi, cuyo uso habrá aumentado 400% en relación a 2015, perfilan un escenario desafiante para la calidad y velocidad de la conexión, y también para la interoperabilidad entre las redes fija y móvil como un factor decisivo para avanzar en procesos clave de transformación digital, como agregar valor al Internet de las Cosas (IoT), explica el director de Productos y Soluciones Móviles de Samsung Electronics Chile, Eduardo Roman.

Sobre la base de que "estamos en la cuarta revolución mundial", Roman subrayó la necesidad de impulsar políticas en favor de una mayor incorporación de procesos de transformación digital en el PIB, "abriendo nuevas oportunidades no sólo en el mundo empresarial sino también en la realización de un marco regulatorio para que se genere empleo en torno a lo digital".

El ejecutivo subrayó la necesidad de incrementar la inversión de Chile en el área tecnológica y digital, que equivale a sólo el 2,6% del PIB, comparado con el 3,6% de España y el 5% de Argentina. "Es importante lo que pasa en otras ciudades como Barcelona, que ya superó los mil puntos conectados en 2016 y que es un desafío para Samsung que está conectando colegios con contenido. Hoy somos partícipes y catalizadores de la transformación digital de las empresas, las ciudades y la transformación de la vida personal", resaltó el ejecutivo, añadiendo que este proceso también está impactando los modelos de negocio.

Desde su posicionamiento en conectividad de las personas, Roman indicó que los próximos pasos de la estrategia de Samsung están en "conectar casas y luego, autos. Por eso planteamos este escenario de hiperconectividad, de trabajar en redes integradas (interoperabilidad entre las redes WiFi y LTE). Esto es fundamental para que los ecosistemas de IoTpuedan maximizar valor cuando interactúan entre sí y por eso perseguimos un ecosistema abierto e interoperable para democratizar la domótica en los hogares".

Juan Andrés Fontaine, de Accionet: "Necesitamos poder garantizar el acceso universal a Internet"


"Necesitamos poder garantizar el acceso universal a Internet", aseguró Juan Andrés Fontaine, co-creador de Accionet, firma cuya misión es desarrollar proyectos en pro de este objetivo a través de alianzas estratégicas. A partir de experiencias como la puesta en marcha de una "red orgánica" en Isla de Pascua y en el Parque Araucano en Santiago, Accionet dio inicio a una línea de trabajo en la habilitación de redes WiFi gratuitas y de libre acceso en espacios públicos como el Mercado Central, proyecto realizado en conjunto con Samsung Electronics Chile y la administración de ese recinto de la capital.

Una experiencia a partir de la cual, dijo Fontaine, constataron que pese a las altas cifras de penetración de la telefonía móvil y smartphones en Chile, el acceso a Internet aún es una tarea pendiente ya que cerca del 67% de los usuarios usa teléfonos de prepago, que limitan la conexión.

En ese marco, Fontaine enfatizó que el acceso universal a Internet "sea visto como un recurso básico de las personas" y que desde el ámbito gubernamental se considere la necesidad de financiamiento para que "toda la ciudadanía pueda estar conectada en todo lugar y momento".

Pelayo Covarrubias, de fundación País Digital: "Hay que repensar la institucionalidad país en una lógica que abarque la tecnología"


En un escenario en el cual las tareas pendientes en materia de conexión y tecnología requiere que sean elevadas a un estatus de prioridad a nivel del país, desde la Fundación País Digital ven con "preocupación que estos temas aún no están en la mesa y que más bien estamos haciendo pequeñas cositas, mientras que se necesita realmente un liderazgo político", sostuvo el presidente de esta organización Pelayo Covarrubias, enfatizando el rol que juega la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel).

"Vemos con mucha preocupación que la Subtel fiscaliza, regula y desarrolla. Además, está debajo del Ministerio de Transportes, que dedica el 85% de su tiempo al Transantiago", resaltó Covarrubias al argumentar en favor de "repensar la institucionalidad país en una lógica que abarque la tecnología", asumiendo líneas de trabajo implementadas en países que lideran el desarrollo en este campo y que rediseñaron sus estructuras ministeriales.

A pesar de concordar con la necesidad de establecer instituciones como un "Data Chief", Covarrubias propuso cinco elementos claves para incluir en Chile industrias más inteligentes y hacerlas parte de un proceso de transformación digital efectiva.

En primer término, llamó a poner foco en el desarrollo del capital humano ante evidencias de que más del 25% de la población nacional no usa Internet porque no sabe cómo. "La brecha que existe a nivel nacional se debe a que no se está enseñando y, por ende, no se está generando un capital humano con conocimientos avanzados en el área", sostuvo.

Otro eje fundamental es el de la institucionalidad y las normas. Con esto, Covarrubias se refiere a la importancia de empujar las agendas digitales, destacando la necesidad de que tengan valoración política. "Falta pensar en digital", advirtió. Un imperativo que, en el caso del desarrollo de ciudades inteligentes, requiere mejorar la conectividad, aspecto en el cual alertó sobre una cantidad enorme de desafíos pendientes en las áreas rurales, así como a nivel general del país en materia de cambio cultural de los chilenos y sus instituciones en pro de la digitalización.

En su análisis de los factores críticos para avanzar en este campo, enfatizó la necesidad de lograr un mayor desarrollo de proveedores y de empresas, apuntando al objetivo de "que todos se sumen" como requisito indispensable para propiciar una transformación digital efectiva. Por último, destacó los focos en productividad y especialización como elementos clave de este proceso, llamando a incorporar la era digital de manera mucho más decidida en los trámites del Estado, destacando en este plano el proceso de modernización implementado por el Conservador de Bienes Raíces.

Claudio Muñoz, de Telefónica Chile: "Debemos instalar en nuestros procesos y forma de actuar la relevancia de una planificación digital"


Un escenario mundial donde el número de objetos conectados a la red superó a la cantidad de personas ya en el año 2010, generando un enorme y creciente volumen de datos que ofrece la oportunidad de tomar decisiones más eficientes y productivas en tiempo real, pero que también conlleva el desafío de transformar esa información en conocimiento y solución a los problemas de las personas.

Es el marco en el cual tiene lugar la transformación digital de las ciudades y que a juicio del presidente de Telefónica Chile, Claudio Muñoz, requiere establecer una nueva mirada desde "el punto de vista de los gobiernos, con una prioridad política distinta en estos temas, dejando de lado la planificación que utilice una mirada analógica". Y también desde el lado de los ciudadanos y el del sector privado "tenemos mucho que hacer con un rol colaborativo, demostrando que hay caminos por donde avanzar".

Como una manera de enfrentar este contexto de manera correcta, el directivo propuso dar la máxima relevancia al concepto de "Planificación Digital" como una variable clave en la agenda del desarrollo de las ciudades, del funcionamiento del Estado y de todos los procesos y actividades que impulsa el mundo empresarial. Al respecto, subrayó la urgencia de "tomar ahora" la decisión de poner en práctica "esta nueva forma de pensar y trabajar en este mundo digital, ya que eso fortalecerá nuestro crecimiento, productividad, niveles de equidad y justicia social".

El ejecutivo enfatizó que esta transformación global para potenciar la irrupción de la tecnología digital debe ser una variable clave en la agenda del desarrollo de las ciudades y ejemplifica que ante decisiones como construir un hospital, una escuela o una vivienda, "se debería contemplar la conectividad y el uso de TICs como algo básico".

Al mismo tiempo, subrayó la necesidad de combatir un error habitual cometido en las estrategias de smartcities en cuanto a "pensar las aplicaciones por separado y no para lograr un objetivo integral de desarrollo, en donde los actores públicos y privados trabajen en conjunto".

Para avanzar en la meta de que las ciudades –convertidas en grandes generadoras de datos– se vuelvan inteligentes, conectadas y digitales, sostuvo que es indispensable dar mayor valor agregado a la infraestructura tecnológica, a un nivel acorde al desarrollo alcanzado por nuestro país.

"No podemos seguir mirando la incorporación de la tecnología como un 'bonustrack' o como algo prescindible para aminorar costos. Debemos ir al Internet de la productividad, ya que como sociedad hay que empezar a medir para qué estamos usando la tecnología que tenemos. Probablemente, ese cambio de pregunta nos permitirá abrir espacios nuevos a la innovación, la creatividad y el desarrollo", argumentó.

Pedro Vidal, del Programa SE Santiago Ciudad Inteligente: "Necesitamos dar un sentido de urgencia a la transformación digital"


"Hace unos años, Santiago ocupaba el sitial número uno en Latinoamérica como ciudad inteligente, y ahora tiene el puesto dos. Es un aspecto importante a considerar, ya que impacta directamente en la competitividad de las ciudades por cuanto ese factor atrae inversión y genera mejores condiciones de vida". A partir de esta reflexión, el gerente del Programa SE Santiago Ciudad Inteligente, Pedro Vidal, llamó a abordar este desafío ya que "necesitamos dar un sentido de urgencia a la transformación digital".

Para ello propuso implementar mayores niveles de socialización, la generación de espacios de co-creación permanente entre los actores públicos, privados y los ciudadanos, y una estrategia efectiva de virtualización de estos esfuerzos. Objetivos que requieren institucionalizar la ciudad, un debate al más alto nivel y compromiso para abordar desafíos urgentes, como "crear el capital social que queremos", al igual que generar las bases para que los centros urbanos se conviertan en catalizadores de la transformación digital.

Vidal advirtió que parte importante de la falta de avance en una transformación digital a gran escala, se debe a que en Chile "sólo se ha llegado a una discusión elitista, que no ha sido capaz de socializarse. ¿Cómo logramos que 'baje' a los municipios, a quienes hacen territorio? ¿Cómo hacemos este trabajo con las juntas de vecinos para que estos cambios tecnológicos empiecen a ocurrir?", se preguntó.

Desde este punto, sostuvo que el mejor camino para generar una ciudad y país conectados, es crear una agenda permanente, visibilizar las buenas prácticas innovadoras, considerar la ciudad como un ecosistema global y dejar de tener una academia "lenta", que no aborde el terreno de la innovación de manera óptima.

Además de compartir los diagnósticos en materia de falencias en capital humano y la falta de profesionales que conozcan las nuevas tecnologías, Vidal puso el acento en los problemas que hay en la toma de decisiones y fórmulas de compra de tecnología: "Tenemos un sistema de compras públicas que muchas veces dificulta la innovación tecnológica. La tecnología aún es vista como gasto por el Estado".

Diagnóstico y casos de éxito en transformación digital

El proyecto que democratiza Internet con WiFi gratis en lugares públicos

Hoy las ciudades son un elemento fundamental de la transformación digital de los países, y un marco en el cual emprendedores y empresas están desarrollando iniciativas para mejorar la conectividad de las personas en espacios públicos, sin restricción y de manera gratuita.

Un caso exitoso y destacado en este campo es la iniciativa implementada por Accionet -startup creada por Juan Andrés y Antonio Fontaine- que, en conjunto con Samsung Electronics Chile, instalaron una red gratuita de conexión WiFi en el Mercado Central de Santiago. Con una activa colaboración de la administración de este tradicional recinto, lograron la idea que tenían en mente: "democratizar el acceso a Internet".

Realizado a partir de la implementación de la tecnología "Samsung Smart Wifi", el proyecto beneficia a más de 60 mil personas mensualmente de esta red gratuita, a lo que se añaden más de mil conexiones simultáneas.

En línea con la misión de Accionet de dar conexión a todas las personas y en todo espacio público, Juan Andrés Fontaine explica que este modelo opera a través de un portal donde se ofrece la posibilidad de poner anuncios publicitarios o de hacer un intercambio de comunicación entre la marca o la institución que financia los puntos de WiFi y la persona que se está beneficiando de esta red. Por eso, comenta que la táctica fue desarrollar un modelo de negocio que esté orientado a uno del tipo publicitario y de financiamiento de red.

Tras esta iniciativa, Fontaine anticipa que pretenden concretar otros proyectos tanto en la Región Metropolitana como en regiones, campo en el cual ya cuentan con experiencias en este ámbito, implementadas en Isla de Pascua.

La oferta de valor digital de Samsung

"No se puede adoptar la transformación digital solos, es necesario hacerlo en forma de tribu. Necesitamos más tribus para ir todos juntos y poder transformar las sociedades y las empresas". Es la visión que representa la estrategia de Samsung a la hora de enfrentarse al vertiginoso cambio que las grandes firmas en el mundo están asumiendo para entregar valor a sus públicos objetivos.

"Siempre las compañías han corrido la carrera para mantenerse al día en las expectativas de los clientes. La transformación digital proporciona una serie de herramientas para crear algunas experiencias que son necesarias para satisfacer a los clientes basados en la velocidad y en el ondemand", afirma el director de Productos y Soluciones Móviles de Samsung Electronics Chile, Eduardo Roman.

En esa línea, la multinacional adquirió una serie de empresas TICs que han potenciado su oferta de valor, mejorando el servicio y la experiencia de usuario. Con ese foco, el modelo de Samsung está apostando por agregar capas de valor a la hiperconectividad de los dispositivos con inteligencia y seguridad.

Pero además, su estrategia incluye algunas acciones para democratizar el acceso a clases en salas universitarias. Junto a dos universidades está trabajando temáticas de productividad y realidad virtual en la quinta generación del Internet virtual, y se ha unido a otras dos casas de estudios superiores para apoyar el formato de clases ondemand, aportando a la democratización del aprendizaje fuera de un horario.
En el ámbito doméstico, desarrolla el concepto de "casas inteligentes" y a la vez trabaja en un sistema interoperable y más democrático para ofrecer a sus usuarios una domótica accesible.

Su modelo entiende que para la tecnología del Internet de las Cosas (IoT) de autos, casas, drones y smartcities, "necesitamos de un sistema interoperado para poder agregar valor y ésa es la mirada de Samsung", remarca Roman.

Lo más leído

DF Multimedia