Branded Content

5G: protagonista de la quinta revolución industrial

La industria 5.0 se volverá una necesidad, pero su avance parece estar inequívocamente ligado a la consolidación de la tecnología 5G.

  • T+
  • T-

Compartir


Las fábricas son cada vez menos grises y mecánicas. Desde hace algunos años hemos experimentado los avances que han generado las industrias 4.0, capaces de optimizar la productividad como nunca se había visto, pero hoy ya se empieza a hablar de la siguiente revolución: las industrias 5.0, en las que el rol de herramientas como 5G será determinante.

Los avances simultáneos en áreas como el Internet de las Cosas (IoT), inteligencia artificial (IA), machine learning, robótica, impresión 3D y nanotecnología están desafiando la manera de hacer negocios. Un claro ejemplo es lo que hoy vemos en el S&P 500, en que la edad promedio de las empresas listadas se ha reducido dramáticamente.

Es así como mientras en 1964 promediaron los 33 años; en 2016 se redujo a 24 y se prevé que a 2027 bajará a 12 años. Es decir, cerca de la mitad de las empresas que aparecen hoy habrá abandonado el ranking durante la próxima década, lo que nos lleva a pensar en que la capacidad de transformación determinará el ritmo de éxito o fracaso de los negocios.

En ese contexto, una de las grandes tendencias que marcará de manera transversal a las industrias, ciudades y personas es la llegada del 5G, que a partir de una velocidad hasta ahora nunca vista, mayor estabilidad, baja latencia y alta fiabilidad, potenciará la implementación de las fábricas del futuro, llevando la automatización al siguiente nivel y perfeccionando la colaboración entre la máquina y el hombre.

Con todo, la industria 5.0 se volverá una necesidad, pero su avance parece estar inequívocamente ligado a la consolidación de la tecnología 5G.

Mientras tanto, quedan algunos desafíos pendientes, como el impulso a la investigación, el desarrollo y la innovación. En ese sentido, las alianzas público-privadas con el mundo académico serán fundamentales para mejorar el nivel de I+D. Ejemplo de ello es el acuerdo de colaboración estratégico entre Claro Chile y el Centro de Innovación de la Universidad Católica para crear un laboratorio 5G de vanguardia donde se crearán soluciones y aplicaciones multiindustria junto a investigadores, estudiantes, académicos, emprendedores y empresas de distintos sectores productivos.

Con este tipo de proyectos de colaboración, Chile podrá avanzar decididamente hacia el desarrollo, impulsado por el despliegue de nuevas tecnologías como el 5G, que será sin duda la protagonista de la siguiente revolución digital.

Lo más leído

DF Multimedia