Lecciones de Vida

Iván Poduje: "¿Me censuraron? No, porque yo me fui"

Por: María José Gutiérrez | Publicado: Sábado 1 de agosto de 2020 a las 21:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Ese fue lo que me ocurrió cuando escribí en Twitter: “Nunca más se supo del hambre. Que curioso”. Eran los primeros días de junio, y con la cuarentena recién dictada, grupos muy violentos salieron a la calle a protestar en la zona sur de Santiago usando el hambre como argumento. Todo indicaba que venía un segundo estallido, pero a los pocos días, el hambre salió completamente de la agenda, pese a que las cajas de ayuda que ofreció el gobierno llegaron mucho después.

Me pareció lógico preguntarme porqué el hambre ya no era tema de agenda, pero mis detractores inmediatamente asumieron que yo estaba minimizando este drama social. Recibí insultos como en cualquier debate de Twitter, es decir, nada grave. Pero la cosa cambió cuando un grupo organizado le pidió explicaciones a la universidad donde trabajaba. En mensajes sucesivos exigió una condena por mi frase, asumiendo intenciones que nunca tuve. Y la universidad cedió a estas presiones. Usó su cuenta para pedirme “empatía” con los que sufren, como si yo no la tuviera o la hubiera puesto en cuestión. Es decir, me asignó intenciones igual que la policía del pensamiento que describe Orwell en 1984, lo que era increíble tratándose de un centro de estudios.

Meses después otro profesor de la misma universidad dio a entender que había que poner al Presidente Piñera en una guillotina si no aprobaba el retiro del 10% de las AFP. El mensaje era duro y explícito, al punto que el profesor debió borrarlo. Pero la universidad no lo emplazó, pese a que yo pedí un trato equivalente. ¿Por qué aplicó un criterio distinto? Nunca lo explicó, pero creo que influyó que la frase de la guillotina fuese celebrada por los mismos intolerantes que se ofendieron por el hambre. Un progresismo puritano que ha ganado espacio usando la corrección política con violencia para someter a las elites que por terror bailan o se sientan en el suelo bajo la música que ponen ellos.

Terminé renunciando a la universidad luego de 17 años de hacer clases. ¿Ganaron los intolerantes? Pienso que no. Eso hubiera pasado si me hubiera quedado aceptando que ellos pueden controlar a quien censuran o no. En mi caso, la decisión dependió de mí.  

 

 

 

Comentarios

Para comentar debes ingresar a DF.cl

Recuerda siempre respetar nuestras políticas de comentarios

¿No te has registrado aún en DF? Conoce todos los beneficios de estar registrado o crea una cuenta ahora

Lo más leído

DF Multimedia