Innovación y Startups

Firma chilena de rehabilitación se vuelca a la atención remota por Covid-19

TrainFES envía por delivery los equipos de electroestimulación a la casa del paciente y un profesional lo opera desde una app a distancia. Hoy 300 pacientes ya operan con esta modalidad, la que esperan reforzar como opción tras la pandemia.

Por: Rocío Vargas Suárez | Publicado: Martes 30 de junio de 2020 a las 11:07 hrs.
  • T+
  • T-
El equipo de electroestimulación funcional es entregado por delivery y controlado a través de una app por el equipo médico de manera remota.
El equipo de electroestimulación funcional es entregado por delivery y controlado a través de una app por el equipo médico de manera remota.

Compartir

La pandemia de coronavirus obligó el cierre de distintos lugares donde se congregan personas, entre ellos, algunos centros de rehabilitación. Sin embargo, mediante la innovación, estos procesos pueden seguir realizándose.

Un ejemplo es la telerehabilitación desarrollada por TrainFES, una startup chilena que ayuda a la recuperación de pacientes a través de electroestimulación funcional -aplicación de pequeñas cargas eléctricas a un músculo que se encuentra paralizado o debilitado-, pero controlada a través de una aplicación para smartphones.

Matías Hosiasson, uno de sus fundadores, cuenta que esta tecnología está disponible desde la creación de la firma en 2013, pero la expansión del Covid-19 provocó que todas sus operaciones presenciales se digitalizaran.

Hoy el centro de TrainFES, ubicado en Las Condes, es completamente virtual. "Hace tres meses que estamos haciendo absolutamente todas las sesiones, desde el punto de partida, hasta que ya está la persona rehabilitándose en su casa, de manera virtual y ya tenemos pacientes que han tenido resultados súper buenos", cuenta Hosiasson.

Por ejemplo, cuenta que una joven que, tras ser atropellada por una micro y presentar una lesión medular, "luego de seis semanas, ya está caminando de nuevo. El estándar de calidad y los resultados que estamos logrando son los mismos que teníamos antes, pero en una modalidad 100% remota", dice.

Para hacer posible la telerehabilitación, el paciente recibe -por una empresa de delivery- el equipo de electroestimulación. Luego, para comenzar la sesión, debe descargar una aplicación en su celular que contiene una capacitación para la instalación de los cables y los electrodos en los músculos que se quieran trabajar. 

"La aplicación hace toda la magia para que se puedan generar movimientos coordinados. Se programan movimientos: algo tan simple como contraer un cuádricep, hasta lograr la marcha", dice, explicando que esto se logra gracias a un sensor de biofeedback, que contiene un acelerómetro que detecta cómo se están realizando estos movimientos, y así, corregirlos.

Fisiatras, terapeutas ocupacionales, kinesiologos, psicólogos y fonoaudiólogos, entre otros, son parte del equipo que realiza las atenciones remotas, las cuales han aumentado de 50 a 100 por mes. Actualmente, 300 se encuentran en tratamiento simultáneo, sumado a los más de 1.000 que ya se han atendido desde el inicio de la firma, siendo los accidentes cerebrovasculares, los medulares y el tratamiento de niños con parálisis cerebral las patalogías más tratadas.

Facilitar el acceso

"Con esta tecnología, las personas se pueden rehabilitar todos los días. Sin ella, tendrían que movilizarse hasta el centro, lo que es un gran costo de transporte, además de un desgaste tremendo para alguien con dificultades de movilidad (...) En vez de tú tener que ir al centro todos los días, todos los beneficios y la tecnología vayan a la casa. Ese es el objetivo", dice Hosiasson.

En esa línea, asegura que el virus ha llevado a que la gente "sea más permisiva a innovar. Por ejemplo, un adulto mayor con un derrame cerebral, en primera instancia, hubiera ido al centro. Pero como hoy sabe que no lo puede hacer, acepta que hagamos el proceso de forma remota. Están más dispuestos a sorprenderse y probar algo nuevo, con los mismos estándares".

Y aunque antes de la pandemia las primeras evaluaciones y sesiones se realizaban de forma presencial, y luego, el seguimiento podía continuar de forma remota, Hosiasson afirma que "no es solamente una alternativa que nació por el coronavirus, sino que a futuro va a ser algo que se quede, mientras que el centro se va a retomar para los casos más difíciles, como pacientes neurológicos (...) Algunos pacientes necesitan la rehabilitación todos los días y para eso, se necesita innovación y tecnología de apoyo para hacer que esto sea así y no tres veces o una a la semana. Ese es el cambio de paradigma que queremos lograr: que la rehabilitación tenga un acceso global".

Comentarios

Para comentar debes ingresar a DF.cl

Recuerda siempre respetar nuestras políticas de comentarios

¿No te has registrado aún en DF? Conoce todos los beneficios de estar registrado o crea una cuenta ahora

Lo más leído

DF Multimedia