Bandeja de salida

La columna de J.J.Jinks: Bajo presión

Los republicanos no son los únicos que actúan de forma timorata frente a la presión política. Esta semana la Cámara de Diputados aprobó por amplia mayoría el segundo retiro de dineros de las AFP. Buena parte de los representantes de la coalición gobernante Chile Vamos, incluso algunos que habían rechazado el primer retiro, se sumaron a este proyecto originado en el Frente Amplio.

  • T+
  • T-

Compartir

En el mismo momento en que las principales cadenas de televisión estadounidense daban por ganador a Joe Biden, el abogado personal de Trump, el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, daba una conferencia de prensa en un lúgubre estacionamiento de vehículos en Filadelfia donde buscaba explicar por qué habría existido fraude en las elecciones. Más allá de no aportar ningún dato concreto la historia de cómo habían llegado ahí supera al mejor guionista.

Los abogados del presidente de Estados Unidos habían elegido al lujoso hotel Four Seasons para su conferencia pero por error terminaron hablando con una pequeña compañía de paisajismo llamada Four Seasons Total Landscaping los que seguramente sorprendidos ante la solicitud de usar sus instalaciones y con algo de malicia (no es patrimonio de los chilenos) terminaron arrendando el estacionamiento para esos propósitos (le recomiendo buscar en internet las fotos del evento).

El haberse transformado en el hazmerreír no ha sido obstáculo para que Trump y paulatinamente los suyos mantengan la tesis de una elección arreglada, donde al actual Presidente le habrían robado el triunfo a través de la masiva votación vía correo. De nada ha servido la falta de antecedentes, más allá de las bravatas acostumbradas, ni que los jueces hayan desestimado hasta ahora cada uno de los enrevesados intentos de judicializar la elección. Con el paso de los días cada vez son más los dirigentes que temerosos frente al respaldo personal que Trump tiene en la base republicana han salido a prestarle ropa en este peligroso ejercicio de desconocer la derrota.

Los republicanos no son los únicos que actúan de forma timorata frente a la presión política.

Esta semana la Cámara de Diputados aprobó por amplia mayoría el segundo retiro de dineros de las AFP. Buena parte de los representantes de la coalición gobernante Chile Vamos, incluso algunos que habían rechazado el primer retiro, se sumaron a este proyecto originado en el Frente Amplio. Algunos diputados de derecha esbozaron rocambolescas justificaciones mientras otros menos sofisticados (siendo generosos) simplemente reconocieron con impudicia que su voto respondía a la presión de las redes sociales.

En pocos meses nuestros políticos parecen haber olvidado los beneficios que ha traído a la población las décadas de políticas públicas serias. Hoy lo único que parece importar es repartir plata a los ciudadanos con la cabeza puesta sólo en la propia reelección y no importando que esto afecte gravemente las pensiones futuras de la población. Cuando las cosas se hacen mal lo probable es que terminen muy mal. Todo hace pensar que por esta senda el país terminará como Giuliani: dando conferencias en lugares que están entre un crematorio y un sex shop mientras los ganadores se anuncian por televisión.

Lo más leído

DF Multimedia