El libro de Benjamín Labatut que conquistó a la crítica literaria del New Yorker