Efecto Ómicron: Alternativas para invertir en salud y ciencias