A dos años del estallido ya han cerrado más de 600 comercios en Santiago Centro