Plumas x plumas

Francisco y Macarena Pérez: padre e hija a la cabeza de inversiones de las grandes empresas de Chile

Él es gerente general de Quiñenco, ella socia de Econsult. Francisco y Macarena Pérez, sin quererlo, han seguido una carrera llena de similitudes. En esta entrevista, la primera que dan juntos, relatan pasajes de su vida y abordan la actualidad.

Por: María José López | Publicado: Domingo 22 de noviembre de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Más de una vez soñó con ser doctor. Mientras era alumno de Ingeiería Comercial Francisco Pérez Mackenna (62) participaba en los trabajos de invierno de la FEUC, donde era el encargado de hacer turnos en las postas. Ahí ponía inyecciones a los enfermos, curaba heridas y asistía a los profesionales de la salud del establecimiento que le tocara, año a año. Había querido estudiar Medicina. Pero un año antes de la postulación siguió la corriente de sus amigos y compañeros. "Al final del día hay mucho de azar en esto. El destino te lleva a un lado y a otro. Pero hay que aprovechar las ventajas que uno tiene", reflexiona.

Veintidós años después revivió una situación similar. Macarena (39), la segunda de los ocho hijos que tiene con su mujer, María Teresa Ojeda, quedó N1 en la lista para entrar a Medicina en la Católica. Pero horas antes de la entrevista que se exige en esa carrera, apagó el despertador. "Fue la decisión más rápida e irracional de mi vida. Pero correcta", recuerda. Y entró a estudiar lo mismo que su padre, en el mismo lugar y con profesores en común.
Sin sospecharlo sus carreras convergieron: los dos fueron a universidades en EE.UU. -ella un año de pregrado en UCLA y él MBA en Chicago- y los dos, de una manera u otra, se dedican a liderar y administrar grandes fortunas del país. Él como gerente general de Quiñenco, y ella como socia de Econsult, firma que administra y asesora a cerca de 50 familias chilenas.

-¿Se hereda, se aprende, o es coincidencia?
-FP: "Nature and nurture". Se hereda y se aprende. Ella siempre fue muy ordenada y planificada. Desde chica lo organizaba todo; los viajes, los panoramas familiares. Talento siempre tuvo, pero hay que trabajar mucho para sacarle partido a esas capacidades. Y sin duda lo ha logrado.
-MP: Un poco de las tres cosas. Algunos talentos se heredan, se aprende el interés por las finanzas e inversiones y se aprende a pensar de una forma ordenada, planificada, enfocada y resolviendo los problemas con un método y disciplina.
Y reflexiona: "De chica, como las tres mayores éramos mujeres, yo partía tras él a pescar, al campo, de camping o lo que él hiciera aunque no me gustara para nada...trataba de ser su partner para estar con él. Quizás de ahí seguí sus pasos en realidad".

 Imagen foto_00000008

Capitanes de submarino
Cuando Francisco volvió a Chile, durante tres años se dedicó a la academia y las consultoría en el Departamento de Estudios de Forestal S.A. (con Alfredo Moreno y Juan Bilbao). "Cuando terminé esa etapa entré a trabajar con Sebastián Piñera a Citicorp (fue gerente general). Así es que desde ese punto de vista es parecido a lo que hizo la Maca. Los dos estuvimos en banca de inversiones", relata.
Él estuvo 10 años en ese sector, tiempo que dividió entre la firma del Presidente y luego Bankers Trust, empresa de la que se desprendían AFP Provida (él era su gerente de administración y finanzas), Consorcio e IM Trust. Después, en 1991, fue fichado por Guillermo Luksic para la gerencia general de CCU. "Era algo totalmente distinto a lo que había hecho siempre", relata. En 1998 le encargaron una responsabilidad mayor: asumir ese puesto en Quiñenco, la matriz que controla las empresas del Grupo Luksic.
-MP: Ahí tenemos algo en común. A los 21 años, mi primer trabajo fue IM Trust, que eran los ex Bankers Trust. Y mi papá había trabajado ahí...
-Te debe pasar mucho. Todos en esta industria saben quién es él.
-FP: Lo que puede ser un problema...
-MP: Menos mal somos Pérez. Macarenas Pérez debemos haber muchísimas. Pero cuando estaba en la terna final tenía que comentar quién era mi papá por si había algún conflicto. Al revés. Para bien y para mal, en alguna medida daba confianza. Uno de mis estigmas precisamente ha sido mantener la profesión independiente de mi papá, pero obviamente al final se sabe.
-FP: Y ha sido totalmente independiente...Hay muralla china entre nosotros. Cada uno está en lo suyo y no se comenta. Además hay tanto tema...la política en Chile se ha transformado en una cosa tan llena de novedades, que hay tema para rato y no tenemos que hablar de nuestros trabajos. Qué fome (ríe).
-MP: Es algo que aprendimos de chicos. Mi papá viajaba y nunca preguntamos en qué andaba. Sabíamos que eran temas confidenciales. Y ha habido un sello en la educación de mi papá. Lo que nos ha heredado el papá es una buena carrera y una reputación y los dos la cuidamos muchísimo. Y jamás lo vamos a poner en riesgo por hablar de más. Y sabemos que de eso depende nuestra vida, nuestra profesión y nuestro futuro.
-FP: Estamos en el oficio de mantener la confidencialidad. Hasta que las cosas no se sepan. Es como ser capitán de submarino: uno asoma la cabeza cuando llega al puerto.
-MP: Cuando un deal ya es público, ahí sí le preguntaba cómo se hizo. De ahí se aprende.

Imagen foto_00000012
Empresas y crisis
Macarena trabajó durante 14 años en IM Trust, donde partió como analista y terminó como gerente de finanzas y planificación. En 2017 se sumó a Portoseguro, el family office del grupo Matte, donde fue gerente de mercados privados.
-Los dos han trabajado con las principales familias empresariales del país...
-FP: Para mí ha sido una tremenda oportunidad y le agradezco a la familia Luksic haberme dado la oportunidad de colaborar con ellos más de 30 años, en posiciones donde puedes hacer la diferencia. Y ha sido muy gratificante, sobre todo, trabajar con empresarios, con gente que entiendo lo que es tomar riesgos, y aceptar las consecuencias, porque a veces uno gana, otras pierde. Si no pierdes nunca, significa que lo estás haciendo mal. Que estás rechazando proyectos que no debiste haber rechazado. Como decía don Andrónico Luksic Abaroa, no hay empresas buenas o malas. Hay empresas bien o mal administradas.
-MP: Estuve tres años con la familia Matte viendo sus temas de inversiones, y hoy no he dejado eso de lado. Porque en Econsult somos asesores de más de 50 familias, entonces tengo la oportunidad de asesorar a muchas familias que a su vez tienen empresas en qué hacer con sus negocios, sus inversiones, que es donde puedo aportar.
-En sus casos, ¿ha cambiado en algo su forma de hacer empresa, tras la crisis social?
-FP: Hubo casos bastante señeros de abusos, de colusión, que fueron difundidos por todos lados y que han cambiado la forma de regular y hacer negocios. Es distinto cuando uno le pregunta a las personas por "las empresas" que cuando uno le pregunta por su empresa. En general la gente confía en su empresa y tienen buena opinión de la gente que trabaja con ellos y de sus ejecutivos, de su líder. En todo caso, este no es un problema de Chile. El capitalismo ha adquirido mala fama por algunos riesgos que se han empezado a percibir por parte de la comunidad y que se le achacan a las grandes empresas. Ocurrió con la crisis financiera del 2008, y ahora, con el calentamiento global. Indudablemente, cuando la sociedad cambia sus valores, que es lo que ha estado ocurriendo estos últimos 10 años, las compañías no pueden ser sordas a que la sociedad quiere hacer las cosas de una manera distinta.
-MP: Esto se viene gestando desde antes. Octubre lo visibilizó gracias a las redes sociales. Es un fenómeno a nivel mundial. La diferencia está en cómo lo enfrentas. Creo que en Chile ha primado el populismo por sobre la búsqueda del bienestar genuino y del interés por resolver esas necesidades e inquietudes. Me llama la atención que después de octubre, tú hacías una encuesta, y qué es lo que la gente demandaba: salud, pensión digna, educación y seguridad. Y estamos a un año de eso, y tenemos un eventual 20% menos del monto para esas pensiones disponible y se validó la violencia como método de hacer política y de hacer las cosas...
-FP: Complementando lo que dice la Maca, yo que iba a Alemania muy seguido porque soy director de una empresa naviera, "allá el desarrollo nunca se ve como parte del problema, sino siempre como parte de la solución"...En la medida que pongamos en riesgo nuestras capacidades de desarrollarnos, vamos a tener menos recursos para proteger las cosas que queremos proteger.
-Hay otras señales, desde los empresarios, que preocupan, como la poca inversión o sacar la plata del país.
-FP: Cuando aumenta el riesgo, aumenta la necesidad de diversificación. No tiene nada de raro. La volatilidad en el mundo subió, el VIX está en cerca de 23%, cuando lo normal es 15%. El riesgo en el mundo está 80% arriba de lo normal. En ese contexto quieres portfolios más diversificados. Y a medida que aumenta la volatilidad y cuestionamiento a las reglas del juego, obviamente que la gente privilegia diversificar.

Imagen foto_00000011

La pandemia y las mujeres
-¿Cuál es su evaluación del gobierno en estas crisis?
-FP: En la crisis política, al margen de los errores que puede haber cometido el gobierno, creo que le correspondió hacerse cargo de las demandas sociales de larga data, que llevaban esperando hace mucho tiempo una solución y que de pronto saltaron a la primera plana en forma del estallido social. Y en parte, eso se produce también por algo que hemos visto con mucha claridad en las últimas semanas, en que un Presidente que fue electo en su minuto por una amplia mayoría, se encontró con una oposición muy dura en el Congreso. Ese ambiente también ha impactado en la crisis económica que ya es grave a nivel internacional, donde hemos visto muchos elementos que han profundizado el daño y podrían calificarse de "errores no forzados", como el retiro de las AFP. Espero que el proceso que está en marcha nos permita reencontrarnos como país y construir una nación próspera y en paz, pero eso requiere respeto y diálogo con todos, no imposiciones morales ni bullying por las redes sociales. En cuanto a la crisis sanitaria, yo soy bien crítico de cómo se ha manejado en el mundo la pandemia. Y también en Chile. Se ideologizó y se cometió un error garrafal. Acabo de leer un paper del profesor de Booth, Eric Budish, que concluye que hay que concentrarse en maximizar el bienestar social (la actividad) sujeto a la restricción de que la tasa de transmisión del Covid (Re) sea menor a 1. Lo que tienes que comparar es cuánto contagia la actividad, versus el beneficio que produce. Por ejemplo, un concierto de rock es tremendamente contagioso y te produce poco beneficio. Ir al colegio, puede ser contagioso, pero produce mucho más beneficio. Tener un toque de queda por casi nueve meses, por ejemplo, es una limitación muy grande de las libertades de las personas.
-MP: La educación con todo el tema de la pandemia está absolutamente relegada. Los niños no han aprendido este año. Y eso que nuestros hijos son afortunados. Pero la gran mayoría está viviendo en lugares donde no es fácil aprender, sin acceso a tecnología, ni acceso a la comida que reciben en los colegios diariamente. Esos niños han sido abandonados, llevamos 10 meses en esto y no hay planes concretos para el próximo año. Dos brechas se han disparado en este tiempo: la educación y las mujeres, que al final muchas hemos tenido que dejar el trabajo para poder hacer cuidado y educación de estos niños. Mientras los colegios no vuelvan hay muchas mujeres que no podrán volver a emplearse.
-¿Es machista el rubro en el que se desempeñan?
-MP: Machista no, pero dominado por hombres sí. Por lo menos en mi generación somos pocas mujeres en esta industria. El otro día entré a una reunión con 14 personas y yo era la única mujer. Pero las nuevas generaciones tienen interés por dedicarse a las inversiones, a las finanzas y administrarlas, que era antes un tema muy masculino. Ahora, el ser pocas puede también ser una ventaja. Porque en general me ha tocado ser la opinión distinta en estas reuniones y por lo tanto tener más atención. Es una oportunidad que las mujeres tenemos que saber aprovechar positivamente.
-FP: Mal pudiera ser machista un padre de seis mujeres. (Ríe). Sin embargo, aún creo que hay pocas mujeres en este ámbito, pero afortunadamente hay un cambio cultural en curso.
-MP: A mí me tocó justo lo contrario. Tengo 3 hijos hombres y una mujer.

Imagen foto_00000009

Emprender
-¿Han pensado emprender en algo juntos?
-FP: Un viaje familiar, feliz, cuando se pueda. Este año partíamos en patota todos (son 18 sin contar los nietos),. Uno propone pero la pandemia dispone. En lo profesional, cada uno tiene sus compromisos profesionales que demandan mucho esfuerzo y dedicación.
-MP: El papá nos enseñó a poner el máximo esfuerzo en todo lo que hacemos, y siempre he sentido que siendo disciplinado, mateo, y dando hasta la última milla, uno logra las cosas que se propone. En todas las empresas que trabajé, lo hice como si fueran mías. Eso marca la diferencia. Y ahora en Econsult, como socia, estoy emprendiendo, pero de la mano de una gran compañía. Tengo 4 niños y emprender así no más me asustaba, siempre estuvo dentro de mis inquietudes, pero somos bien precavidos. Eso sí se hereda.
-FP: Me acuerdo por ejemplo ir a comprar una cervecería a Croacia en medio de la guerra con Serbia, donde la gente hablaba un idioma donde yo no entendía nada. Eso fue a principios de los 90, cuando era gerente general de la CCU. Fue una experiencia increíble, la ex Yugoslavia se acababa de separar, y fui testigo de bombardeos a la cervecería. Lo menciono porque es el extremo de un emprendimiento. Pero si uno está dedicado a un negocio como el mío, la probabilidad de que se generen conflictos es muy grande. Por eso las ideas las doy para la compañía en la cual trabajo.
-¿Trabajarían juntos?
-FP: Nunca lo hemos hecho profesionalmente, pero sí en lo familiar organizando actividades y viajes. Y me ayudó en la compra de una casa para la familia. En trabajo somos los dos bien intensos. Y capaz no es tan buena idea trabajar juntos. Entre otras cosas porque no es bueno que la gente que se quiere, compita. Y si tenemos ese bicho de querer competir por la vida, es mejor hacerlo contra un "nn".
-MP: Pero no tenemos para qué competir...
-FP: Conozco el carácter de mi gente (ríen).

Mateos
Además de los lazos familiares y la profesión, hay otra cosa que los une: la cocina. "Es una afición familiar que nos convoca a todos. De hecho uno de mis hijos que ahora cursa su MBA en Australia se pasó un año trabajando para chef en Europa", relata Pérez Mackenna. Eso, sí, advierte, "nos diferencia el deporte que nos gusta practicar; a mí el tenis, a Macarena, la bicicleta. Yo definitivamente no soy tan aeróbico para mis cosas". "Yo soy un poco más intensa para la vida. El papá es más observador y tranquilo", reflexiona Macarena al final de la conversación, en la que concluyen que en general, tienen más semejanzas que diferencias. Ella lo plantea así: "No hay tantas generaciones entre medio, tenemos 22 años de diferencia, que no es lo habitual entre un padre y una hija. De todos modos, hay diferencias en las realidades que a cada uno le tocó vivir en lo familiar, político y laboral, que en ocasiones sí marca la diferencia en cómo nos arriesgamos en algunas cosas, desde el deporte, hasta la velocidad en que manejamos o hacemos algunas cosas". "A mi generación le tocó vivir un Chile mucho más pobre que el actual. Y eso nos hace ser más conservadores. En todo caso, la edad está más en el espíritu que en el carnet", complementa él.
-Los dos fueron los primeros de la generación. Cómo sigue ese sello hoy.
-FP: En el mundo de las inversiones y los negocios, ambos somos profundamente racionales. Más razón que emoción en las decisiones. "Más data y menos guata", como dicen ahora.
-MP: En general nos gusta saber de todo lo que trabajamos. No nos gusta hablar de lo que no sabemos. Y si nos preguntan vamos a tratar de estudiarlo hasta entenderlo. El papá se dedica muchas veces a estudiar de medicina, leyes. Yo leo todos los contratos que firman mis clientes. No lo dejamos pasar a la ligera. Hacemos la pega y la hacemos hasta el final. Nos caracteriza el "solo descansar después de terminar", llegando de un largo viaje los dos somos de aquellos que descargan el auto y deshacen la maleta antes de sentarse a descansar.

Imagen foto_00000010

Comentarios

Para comentar debes ingresar a DF.cl

Recuerda siempre respetar nuestras políticas de comentarios

¿No te has registrado aún en DF? Conoce todos los beneficios de estar registrado o crea una cuenta ahora

Lo más leído

DF Multimedia