Por dentro

Claudio Agostini, el cerebro tax de Briones

El asesor externo de Hacienda ha tenido un año marcado por la crisis social y sanitaria. Actualmente está enfocado en la discusión sobre las exenciones y regímenes especiales, ambos temas que dominarán la discusión de las próximas semanas.

Por: Mateo Navas | Publicado: Domingo 18 de octubre de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Pasó poco más de un mes para que el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, lo llamara por teléfono para pedirle ayuda en materia tributaria. Y Claudio Agostini no lo dudó. El 15 de diciembre de 2019, llegó a Teatinos 120.

“En una circunstancia como la que estaba el país no se puede decir que no”, reflexiona Claudio Agostini, actual asesor externo en materia tributaria y una de las piezas clave de la discusión en torno a las exenciones y regímenes especiales que se da por estos días en esa cartera.

En la actualidad, este economista de 53 años forma parte del “círculo de hierro” del ministro Briones. Cercanos mencionan que el titular de Hacienda prefiere estar rodeado de gente de confianza y con vocación de servicio público: características que calzan con Agostini, quien cuenta con una amplia trayectoria en materia tributaria y libre competencia. Es PhD en Economía de la Universidad de Michigan, académico de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), exvicepresidente ejecutivo de la Empresa Nacional de Minería (Enami) y expresidente de la Empresa Portuaria de Iquique.

Es descrito como alguien duro, serio y “muy seguro de sí mismo”. No se guarda su opinión cuando cree que algo está mal y no le molesta ir a “contracorriente” en temas tributarios. Evita hablar de lo que no es experto y “aborrece los arreglos en salones oscuros y los pitutos”, según Max Spiess, abogado y amigo del economista. Muchos lo describen como alguien honesto pero crudo, que prefiere caer mal en vez que traicionar sus convicciones. Conocidos mencionan que cuando le interesa un fenómeno en particular escribe una columna de opinión o un tuit sin importanle las críticas que pueda recibir posteriormente.

La relación entre Briones y Agostini es de años. En la UAI investigaron juntos. “Ignacio es alguien en que yo confío completamente. Es transparente, directo y horizontal”, afirma el asesor.

Desde el otro lado de la cancha, el ministro Briones rescata su rigurosidad académica y asegura que Agostini ”siempre dice lo que piensa con un argumento sólido detrás”.

 Imagen foto_00000002

Colegas “todólogos”

No ha sido un año cualquiera para Claudio Agostini. En los últimos diez meses el ministerio de Hacienda ha tenido que lidiar con la discusión del retiro de fondos previsionales, la polémica con los transportistas, el presupuesto 2021 y el proyecto de ley de impuesto a los súper ricos. Eso sí, el economista, antes de aceptar el puesto, puso una condición: hacerse cargo de las cosas que él manejaba. “El ministerio de Hacienda tiene muchas áreas. Yo solo veo dos”, dice. Y luego agrega: “No hablo ni trabajo en nada más. En ese sentido no me gustan mis colegas todólogos”.

En la actualidad lo que mantiene ocupado a Agostini es el informe de más de cien páginas que se le encargó a expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el cual, analizará la eficacia y el funcionamiento de las exenciones tributarias en Chile.

Pero esta discusión no es nueva, de hecho, ha sido una lucha personal de Agostini a lo largo de su carrera. Ha criticado abiertamente las exenciones, las cuales, afirma, “generan una inequidad tributaria importante”. Cada año el Fisco deja de percibir US$ 9.000 millones por beneficios tributarios.

Durante todo este año ha trabajado con Manuel Alcalde, abogado y Coordinador de Políticas Tributarias del ministerio de Hacienda. Entre los dos han formado la dupla que organizará la estrategia del Ejecutivo de cara a la discusión de las exenciones y los regímenes especiales. Sin embargo, son cautos y no quieren adelantar muchos detalles.

Los 16

Hace unas semanas el ministro Briones decidió crear un “grupo especial tributario” conformado por 16 economistas, que analizará, en primera instancia, las conclusiones y las recomendaciones del estudio del FMI y la OCDE (el cual hasta el cierre de esta edición no se conocía en Teatinos 120). Según ha trascendido, Agostini será la pieza clave de la instancia y representará al ministro Briones. Se espera que la mesa entregue sus recomendaciones en torno al futuro tributario de Chile e ideas para desarrollar un sistema que asegure un crecimiento sostenido.

Sin embargo, todavía no se conocen los integrantes ni los plazos. Según algunos nombres que habían trascendido para conformar la mesa, el ministro Briones ha tenido problemas en encontrar a los integrantes. “Está medio enredado”, cuenta un economista contactado por DF MAS.

Este es el desafío más importante de Claudio Agostini: es  el indicado de liderar la nueva “hoja de ruta” del gobierno en materia tributaria. Y aunque sea en segundo plano, él lo sabe.

Sus mandamientos

La experiencia de Agostini en Teatinos 120 no es nueva, de hecho, es una cara conocida en las oficinas. A comienzos de los noventa trabajó como asesor de Pablo Piñera, el entonces exsubsecretario de Hacienda.

Cercanos mencionan que si bien fue militante de la Democracia Cristiana durante su época universitaria, renunció en 1999. En la actualidad Agostini prefiere mantenerse al margen de la política contingente. “Desde que volví de mi doctorado en Estados Unidos me considero alguien absolutamente independiente. Creo que la academia tiene el rol de ser independiente, si no, no puedes hacer tu pega, porque estas sesgado y la academia por definición es lo opuesto”, enfatiza el economista.

En 2013 fue director programático de la precampaña presidencial de Claudio Orrego, donde Agostini escribió su propuesta tributaria, la cual influyó en la reforma que se realizó años después en el gobierno de Michelle Bachelet. En la actualidad Agostini y Orrego siguen siendo muy cercanos.

—¿En un futuro gobierno, si lo llamaran para el puesto de ministro de Hacienda, aceptaría?

—No. Ser ministro de Hacienda es una pega muy política y forma parte de un mundo que no me acomoda. Hay que tener cuero duro y no tengo. Y la firme es que duraría poco, me echarían a los dos días porque yo soy de decir las cosas bien de frente y decir lo que varios no quieren escuchar. Terminaría peleado con todos.

Parte de sus mandamientos profesionales tienen que ver con el impuesto a los “súper ricos”. El economista ha criticado el proyecto —el cual propone aplicar una carga tributaria a las mayores fortunas de Chile, las cuales se encuentran sobre los US$ 22 millones— porque no recaudaría lo esperado (US$ 6.500 millones), es de fácil evasión y difícil fiscalización.

Y si bien critica el proyecto de un impuesto a los “súper ricos”, no ignora el hecho de que las grandes fortunas del país aprovechan ciertas exenciones tributarias para pagar menos impuestos. Agostini ha criticado el uso indiscriminado de la renta presunta y ha propuesto, hace años, su eliminación. A su juicio, este mecanismo disfraza los ingresos reales de ciertos empresarios para poder enfrentar una menor carga tributaria.

“Acá los grupos de interés te impiden avanzar. Cada una de estas exenciones favorece a un grupo de interés en particular. Y ese grupo la defiende a muerte, obviamente, porque paga menos impuestos que todo el resto. Y logran permear el Congreso y hacen difícil avanzar”, afirma Agostini.

Otro tema que lo apasiona y que no le gusta ignorar tiene que ver con los combustibles. Durante años Agostini ha criticado el reintegro del impuesto al diésel a los camioneros. Las razones que ha esgrimido durante los últimos años tienen que ver con que el Fisco deja de percibir más de US$ 1.500 millones en exenciones tributarias para el gremio de los transportistas.

Imagen foto_00000003

Lo que viene

Dos días en el ministerio y tres en la universidad. Así se divide su tiempo Claudio Agostini desde que comenzó su aventura en Hacienda. Si bien la crisis sanitaria cambió la rutina y mezcló las jornadas, lentamente se ha vuelto a organizar.

El ministro Briones, que respeta sus tiempos en su labor académica, lo llama regularmente o le escribe por el teléfono. Sin embargo, el principal objetivo de Agostini en el corto plazo tiene que ver con la discusión de las exenciones y el informe de la FMI y la OCDE.

Hace dos semanas llegó un borrador y tanto Agostini como Manuel Alcalde lo revisaron, le hicieron comentarios y se lo mandaron a Ignacio Briones.

Ahora toca esperar. “Depende del ministro cuándo y cómo darlo a conocer”, asegura una fuente interna.

Comentarios

Para comentar debes ingresar a DF.cl

Recuerda siempre respetar nuestras políticas de comentarios

¿No te has registrado aún en DF? Conoce todos los beneficios de estar registrado o crea una cuenta ahora

Lo más leído

DF Multimedia