Laboral & Personas

Mercado laboral siente todo el impacto del coronavirus y tasa de desempleo llega a su mayor nivel en al menos 10 años

Según el INE, para el trimestre móvil marzo-mayo se ubicó en 11,2%, superando las expectativas del mercado que esperaban 9,8%. En un año se perdieron casi 1,5 millones de puestos laborales.

Por: S. Valdenegro y P. Cuevas | Publicado: Martes 30 de junio de 2020 a las 09:05 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

El mercado laboral sintió con toda la fuerza el impacto de la pandemia del coronavirus. La tasa de desocupación para el trimestre móvil marzo-mayo se ubicó en 11,2%, siendo el primer período que incorpora las cuarentenas desde que se decretó el Estado de Catástrofe el 18 de marzo. Este es el nivel más alto para la tasa de desempleo desde a lo menos el 2010, año de inicio de la nueva encuesta, y supera el consenso de 9,8% que anticipaban los analistas consultados por Bloomberg.

De acuerdo con el reporte entregado esta mañana por la Instituto Nacional de Estadísticas (INE), ello significa un incremento de cuatro puntos porcentuales en comparación con igual período del año anterior. Esto se explica porque la fuerza de trabajo se contrajo 12,8%, mientras que los ocupados totales tuvieron una disminución de 16,5% en el período, incidida tanto por las mujeres (-19,8%) como por los hombres (-14,1%).

En este contexto los desocupados crecieron un 35,1% impulsados “únicamente” por los cesantes que experimentaron un alza de 44,3%.

En tanto la tasa de ocupación, que es el número de personas ocupadas como porcentaje de la población en edad de trabajar, se ubicó en 47,6%, anotando un retroceso anual de 10,6 puntos porcentuales. 

Esta radiografía evidencia que por una parte hubo una destrucción de empleos que casi llega a 1,5 millones dado que el número de ocupados pasó desde 8,9 millones hace 12 meses a 7,4 millones en el trimestre marzo-mayo. A ellos se agrega, que los desocupados, pasaron de casi 700 mil hace un año a 940 mil este trimestre, mientras que la fuerza de trabajo se redujo en 1,2 millones de personas, situándose en 8,3 millones versus el trimestre marzo-mayo de 2019.

Situación sectorial

La reducción de los ocupados fue influida por comercio (-19,4%), alojamiento y servicios de comida (-42,4%) y construcción (-23,1%), "sectores fuertemente impactados por la contingencia nacional que ha impedido el normal desarrollo de las actividades económicas", recalcó el organismo estadístico.

“Hay un deterioro importante en el mercado laboral, dado por los sectores que son importantes en la economía y que tienen mayor dinamismo en la medida que ellos no se reactiven evidentemente las condiciones pueden empeorar (…) Es muy posible que si mantenemos las condiciones actuales tengamos peores indicadores de tasa de desempleo en los próximos meses”, señaló Quijada.

Explicó que una vez superada las cuarentenas más extremas quienes hoy están fuera de la fuerza de trabajo podrían presionar a la tasa de desocupación una vez que quienes están el fuerza de trabajo potencial se incorpore a la búsqueda de empleo. 

"Aquí se va a generar una presión importante en la medida que los sectores de comercio, alojamiento turístico y construcción dejen de tener restricciones para sus actividades, por lo tanto las personas que estaban fuera de la fuerza de trabajo podrían presionar fuerte la tasa de desempleo al alza", comentó.

En tanto que por categoría ocupacional, los mayores retrocesos se observaron en los trabajadores por cuenta propia (-29,5%) y los asalariados formales (-8,4%).

Por tramo etario, los jóvenes representados en el rango entre 15-24 años registraron el mayor retroceso con 33,2%. Le sigue el de adultos mayores de 65 y más con 29,2%.

En tanto entre 50-64 años registran una caída de 16,3% y entre los 25 y 49 años esta fue de 13,1%.

La tasa de ocupación informal alcanzó 23,5%, disminuyendo 3,9 pp en doce meses. Con ello los ocupados informales descendieron 28,4%, impulsados  por las mujeres (-33,5%) y por los trabajadores por cuenta propia (-30,3%).

La huella de la pandemia 

Los ocupados ausentes -que es el grupo en donde se registran los trabajadores acogidos a la Ley de Protección al Empleo- aumentaron149,8%, equivalente a 689.278 personas.

De ellos, que en total representan el 15,4% del total de ocupados, quienes experimentaron un mayor crecimiento fueron los que aun cuando no se encuentran asistiendo al trabajo continúan percibiendo su sueldo o ganancias con 45,6%. Le siguen los que declaran mantener un vinculo efectivo con 30,7% y los con pronto retorno con 23,7%.

De todos ellos el 88,4% declara que el motivo de ausencia al trabajo tiene relación con el Covid-19.

El efecto en los ingresos, que deja la crisis sanitaria es otra arista que comenzó a palpar el INE desde mayo.  La directora nacional del INE, Sandra Quijada, explicó que si bien los datos finales se entregarán en el boletín del trimestre móvil de mayo-julio, durante el quinto mes del año ya se evidencia una tendencia.

Del total de ocupados quienes reportaron una disminución en sus ingresos un 49% corresponde a los ausentes, mientras que un 28% refiere a quienes si están yendo a sus lugares de trabajo.

Del quienes declararon esta disminución el 32% recibió más de la mitad del valor habitual, el 30% menos de la mitad, el 25% la mitad y un 11%  manifestó que no recibió sueldos o ganancias.

Ante la pregunta que sitúa a estas personas en el caso de que estos ingresos habituales continúen a la baja, un 34% declaró que adoptaría como medida reducir sus gastos, mientras que un 19% declara que buscaría otro trabajo. Un 12% en tanto menciona que utilizaría sus ahorros y un 8% manifiesta que espera una ayuda del Estado.

En tanto, la población fuera de la fuerza de trabajo aumentó 27,4%, influida por personas que en su mayoría no estaban buscando un empleo, pero estaban disponibles para trabajar, conformando la denominada fuerza de trabajo potencial. Este mayor tránsito hacia la inactividad se debería a las restricciones de movilidad por la pandemia de COVID-19, lo que ha implicado que las presiones sobre el mercado laboral (alza de la desocupación) sean menores.

De ellos, tomando en cuenta el número de personas desocupadas más personas iniciadores disponibles e inactivos potencialmente activos expresado como porcentaje de la fuerza de trabajo ampliada, Quijada manifestó que en el peor de los casos la proporción que se dé sobre la diferencia con la tasa de desocupación podría pasar por completo a presionar el desempleo.

No obstante aquello comentó que “eso no necesariamente va a ser así porque mucha gente va a encontrar trabajo. Entonces, tampoco tenemos claro cuantos puestos de trabajo se van a abrir para poder proyectar cuanta de esa gente va a pasar a la desocupación y cuanta de ellos va a pasar a la ocupación”.

La desocupación en regiones

La desocupación en regiones registró sus tasas más altas en Antofagasta con 13,2%, en Coquimbo con 13%, en Valparaíso un 12,4%.

En la Región Metropolitana el indicador de desempleo se empinó a 11,9% registrando un repunte de 4,5 pp, con ello el total de desocupados fue de 443,7 mil.

En tanto el total de ocupados retrocedió 15% al registrar unos 3,3 millones mientras que la fuerza de trabajo cayó 10,6%.

Según sector económico los ocupados en el  segmento de alojamiento y servicios de comida disminuyeron 52,2%, mientras que comerció y construcción  lo hicieron un 21,3%.

En la Región de O’Higgins la tasa de desempleo llegó a 11,8%, mientras que en Los Ríos el indicador creció 4 pp situándose en 10,3%.

Comentarios

Para comentar debes ingresar a DF.cl

Recuerda siempre respetar nuestras políticas de comentarios

¿No te has registrado aún en DF? Conoce todos los beneficios de estar registrado o crea una cuenta ahora

Lo más leído

DF Multimedia