Descargar la aplicación DF Mercados

Android appGoogle Play Available on the App Store

Descargar la aplicación Papel Digital

Android appGoogle Play Available on the App Store
Sábado 24 de Junio, 2017

Diario Financiero

  • Dólar US
  • Peso Arg.
  • Yen Jap.
  • Petr. Brent
  • Plata
  • Gas Natural
  • Bovespa
  • FTSE
  • UF Hoy
  • IPC
  • IMACEC
  • Euro
  • Real Bras.
  • Cobre
  • Petr. WTI
  • Oro
  • IPSA
  • IBEX
  • Nikkei
  • Dólar Obs.
  • UTM
  • IVP
Volver a noticia original

Macro

15/06/2017

Rosales descarta reforma: “Tras Operación Renta de este año, evaluaremos espacios para simplificaciones tributarias”

“No está en nuestra agenda ni es prioridad”, dijo el economista. “Nuestra primera tarea es recuperar el crecimiento”, enfatizó junto con destacar la alianza público-privada.

  • Por Sebastián Valdenegro
    Rosales descarta reforma: “Tras Operación Renta de este año, evaluaremos espacios para simplificaciones tributarias”

    Intensa fue la jornada de ayer para Osvaldo Rosales. El coordinador programático del comando presidencial de Alejandro Guillier tuvo que hacer frente a los diversos cuestionamientos que surgieron a partir de la propuesta incluida erróneamente -dice- en las bases programáticas del senador: terminar con la flotación del tipo de cambio.

    El exdirector de la Direcon señala que se “coló” una versión “muy previa” en materia de política cambiaria, enfatizando que se mantendrá la autonomía del Banco Central y que se le solicitará aportar “antecedentes” al debate sobre la política cambiaria, descartando de plano volver a la fijación de la divisa.

    “El párrafo correcto apunta a que para una economía abierta como la chilena, la profundización y la diversificación exportadora es un elemento crucial en su estrategia de desarrollo. Esa diversificación requiere un tipo de cambio real estable y competitivo que sea funcional a esa estrategia”, señala Rosales.

    - ¿Cuál será el cambio entonces?

    - Esta es una atribución del Banco Central, por lo tanto su plena autonomía es lo que define la política cambiaria, es así y va a seguir siendo así. Nosotros como gobierno le solicitaríamos al Banco Central que, en el marco de sus atribuciones, pueda evaluar posibilidades a la actual política de flotación limpia, conocer las mejores prácticas internacionales en materia de política cambiaria y dinámica exportadora y los costos y beneficios de cada opción. Esto, de manera de generar un debate informado y sereno sobre su contribución a la estrategia exportadora.

    - ¿Pero respetando siempre la autonomía del Central?

    - Sí, la autonomía del Banco Central no se va a tocar. Nada más es evaluar el vínculo entre el tipo de cambio y dinámica exportadora en otras experiencias internacionales. Obviamente, la competitivdad no recae solo en el tipo de cambio, pero su influencia es relevante.

    - ¿Cómo evalúa la flotación cambiaria?

    - La política cambiaria ha contribuido notablemente al manejo inflacionario y a la sustentablidad de la balanza de pagos. Pero hay una asignatura pendiente en términos de su volatilidad, que es significativa y que afecta la dinámica exportadora.

    Hay que buscar fórmulas que nos permitan limitar el efecto contraproducente que pueda tener el carry trade sobre la dinámica exportadora.Aquí nadie está aspirando a fijar el tipo de cambio de manera permanente, eso no se puede hacer, pero sí establecer rangos que permitan la posibilidad de que planes de inversión en exportaciones sean bastante más razonables.

    El debate tributario

    - Ustedes plantean como una posibilidad desintegrar el sistema tributario. ¿Cómo se logra aquello?

    - Tenemos que esperar los resultados de la Operación Renta de este año y ahí evaluaremos espacios para eventuales simplificaciones.

    En un contexto de bajo crecimiento como el actual y en el que la relación público-privada no ha sido la más fecunda, tendría poco sentido introducir una reforma tributaria adicional. No es parte de nuestra inquietud por ahora. Pero ciertamente, en el mediano plazo, Chile debe transitar -de acuerdo a su propia evolución de ingreso per cápita- a una tasa tributaria compatible con los rangos de la OCDE al momento en que tuvieron nuestro nivel de ingresos actual.

    - En la eventualidad de que se modificara el sistema, ¿cómo se dará la desintegración: bajando impuestos a empresas o a personas?

    - Por ahora, la postura nuestra es esperar los resultados de la Operación Renta y evaluar los ajustes que sean necesarios realizar. No está en nuestra agenda ni es prioridad hacer una reforma tributaria adicional.

    - ¿Cómo se puede migrar hacia la carga tributaria de los países OCDE sin subir impuestos? Estudios hablan de que la carga promedio es 25% y Chile de 21%.

    - En el mediano plazo hay que avanzar en la dirección de una carga tributaria mayor. A medida que las economías crecen, la necesidad de gasto en bienes públicos va creciendo. Pero de aquí no se infiere que nosotros estamos pensando en una reforma tributaria necesariamente.

    En esto quiero ser bien enfático: nuestra primera tarea es recuperar el crecimiento y para eso tenemos una batería de medidas. En torno a esa forma de recuperar el crecimiento, también aspiramos a recomponer una relación público-privada de manera más profunda. Estamos convencidos que sin una sólida alianza público-privada, no es posible avanzar en recuperar el crecimiento.

    - ¿Hacer una reforma tributaria no es prioritario?

    - No, absolutamente no. No tiene sentido hacer reforma tras reforma, la política tributaria es algo demasiado serio como para jugar con ella al estilo ascensor, que sube y baja. No está en nuestra intención adoptar ese tipo de actitud.

    - ¿No habrá alzas de impuestos entonces en el eventual gobierno del senador Guillier?

    - Considerando la necesidad de recuperar el crecimiento y activar la inversión privada, pondremos el énfasis en rearmar la alianza público-privada. Ciertamente, está descartada una nueva reforma tributaria.

    - ¿Cuál es la meta de crecimiento con la que trabajan?

    - Hay consenso en que el crecimiento será en torno a 1,5% este año. Si el PIB del primer trimestre fue 0,1%, para llegar a 1,5% el último trimestre la economía debería crecer al 3%. Por lo tanto, el próximo gobierno va a heredar una economía creciendo en torno al 3%. No es responsable comprometerse con metas, pero sin dudas a partir de ese 3% sería el piso.

    "ERROR" GENERÓ RECHAZO ENTRE ECONOMISTAS

    La posibilidad de que se tocara la institucionalidad del Banco Central en un eventual gobierno de Alejandro Guillier no fue bien recibida por economistas que en el pasado formaron parte de entidad.

    "El Banco Central de Chile es un ejemplo institucional en el país, por su buena y transparente gestión y atinada política monetaria. Cualquier cambio a su Ley Orgánica puede ser muy riesgoso y traer mayores costos -más inflación, por ejemplo- y nulos beneficios", manifestó el exgerente de estudios del ente rector, Felipe Morandé.

    El economista destacó que la flotación cambiaria ha funcionado muy bien desde su instauración en 1999, ya que ha permitido que el tipo de cambio sea la variable de ajuste ante shocks externos positivos y negativos. "Si no hubiéramos tenido un tipo de cambio flotante, seguramente habríamos tenido o una recesión o una inflación mucho mayor, sin necesariamente efectos en el sector real, y, por tanto, con un costo social mucho mayor al observado", sostuvo en relación al ciclo de desaceleración actual.

    Para Guillermo Le Fort, quien fue gerente de la División Internacional por cinco años en la institución, fijar el tipo de cambio pensando en la diversificación productiva y exportadora como plantea el texto socializado por Guillier "me parece un despropósito". "Para dar más competitividad a las exportaciones se debe pensar en otros elementos más allá del cambiario, como inversión en infraestructura, disminución de costos logísticos, etc", expresó.

    Expertos valoran disposición de aclarar la operatoria del sistema tributario

    "El sistema tributario debe ser progresivo y establecer incentivos a las inversiones", se lee en parte de las bases programáticas del precandidato presidencial del PS, PPD, PRSD, PC, IC y MAS, Alejandro Guillier.

    "Por ello -acota-, se estudiará si el actual sistema semi integrado es el más apropiado para lograr estos objetivos o uno plenamente desintegrado, uno donde las empresas paguen sus propios impuestos y las personas hagan lo propio con los suyos, independiente de los pagos que haya realizado la empresa", recalca.

    ¿Qué significa esto en la práctica? Que los impuestos corporativos irán en un carril distinto al de los pagados por las personas socias de una empresa. Esto, en contraposición a lo que sucede hoy, ya que el impuesto a las empresas (Primera Categoría y que llegará a 27% aquellas en régimen semi integrado el próximo año) se puede descontar como crédito de los tributos personales (Segunda Categoría o Global Complementario, con una tasa máxima que alcanza el 35%). La socia de Recabarren y Asociados, Soledad Recabarren, recalca que la iniciativa es "interesante" por cuanto "simplifica" el pago de impuestos. "Eso sí, debe haber un ajuste a las tasas de impuesto. Porque si desintegramos el sistema asumiendo las mismas tasas que existen hoy, podría resultar en contribuyentes pagando hasta 62% de impuesto, si sumamos Primera Categoría con Global Complementario", dice la experta, que propone complementar el tributo corporativo con una de distribución de utilidades a los dueños, como sucede en algunos países latinoamericanos y que oscila entre 4% y 5%.

    El socio de Bustos Tax & Legal, Claudio Bustos, coincide y plantea que sería "desproporcionado" que un socio de empresa soportara una tasa de hasta 62% y que debería considerarse una baja impositiva a los accionistas personas naturales.

    El socio de BS Abogados, Claudio Sepúlveda, plantea que si Guillier propone simplificar la reforma tributaria, significa que el sistema actual no es una "creación feliz": "Para las pymes y el contribuyente final esta reforma es inentendible".

    Mayores incentivos y simplificación

    Otro de los ejes de la propuesta de Guillier es incluir incentivos al ahorro y la inversión, algo que valoran los expertos. Eso sí, solicitan que el candidato especifique cuáles serán las medidas en esa línea.

    Recabarren plantea que una idea "viable" es establecer mecanismos que promuevan la depreciación instantánea para las pyme o regímenes diferenciados para las compañías de menor tamaño.

    Para Patricio Gana, socio principal de AK Contadores, un sistema desintegrado es "más sencillo" en su implementación, lo que podría incentivar mayor actividad en comparación al sistema actual. Además, destaca la "progresividad" en el pago de los tributos corporativos que propone Guillier. El socio de Tax & Legal de Kreston MCA, Juan Marín, prioriza la simplificación por sobre nuevos mecanismos de ahorro e inversión: "En estos tiempos no se requiere generar nuevas normas de fomento, pero sí hacer eficiente el sistema para evitar costes tributarios innecesarios e incerteza jurídica".

    "Podrían establecerse otra clase de inventivos especiales, como por ejemplo, franquicias que permitan la reinversión de utilidades, que pudieran matizar el desincentivo a la inversión que genera la desintegración del sistema", propone el socio director de García Magliona & Cía., Esteban García.

    Comentarios

    Para comentar debes ingresar a DF.cl

    Recuerda siempre respetar nuestras políticas de comentarios

    ¿No te has registrado aún en DF? Conoce todos los beneficios de estar registrado o crea una cuenta ahora

  • comments powered by Disqus