El lento camino de las empresas productivas para subirse al carro digital