Descargar la aplicación DF Mercados

Android appGoogle Play Available on the App Store

Descargar la aplicación Papel Digital

Android appGoogle Play Available on the App Store
Domingo 25 de Junio, 2017

Diario Financiero

  • Dólar US
  • Peso Arg.
  • Yen Jap.
  • Petr. Brent
  • Plata
  • Gas Natural
  • Bovespa
  • FTSE
  • UF Hoy
  • IPC
  • IMACEC
  • Euro
  • Real Bras.
  • Cobre
  • Petr. WTI
  • Oro
  • IPSA
  • IBEX
  • Nikkei
  • Dólar Obs.
  • UTM
  • IVP
Volver a noticia original

Inmobiliarias pagan más de $ 200 millones por casas sociales

Dada la casi nula disponibilidad de terrenos en partes bajas de zonas como Cachagua y Zapallar, las constructoras buscan lotes de pequeñas viviendas para levantar exclusivos condominios.

  • Por José Troncoso Ostornol
    Inmobiliarias pagan más de $ 200 millones por casas sociales

    Alicia nació y se crió en Cachagua. Con su trabajo logró el sueño de la casa propia, en uno de los balnearios más exclusivos de Chile. Dice que no se mueve por nada del mundo, pese a recibir ofertas por más de $ 200 millones por su vivienda que está emplazada en un terreno de 62 m2.

    Varios de sus vecinos ya dieron el sí. Porque pese a la desaceleración económica que vive el país, las inmobiliarias no han frenado sus proyectos para levantar complejos de segunda vivienda. Y como en el pueblo de Cachagua no queda mucho espacio disponible, la estrategia apunta ahora a adquirir unidades más sencillas para botarlas y así armar grandes paños para levantar exclusivas viviendas.

    “Ya no quedan muchos espacios. Por ejemplo, se está haciendo un proyecto, Casapueblo Cachagua, en que compraron más de siete casas; las echaron todas abajo y levantaron un exclusivo condominio”, explica Jaime Lería, una de las personas que más conoce la zona, pues ha desarrollado varios proyectos en Zapallar, Cachagua y Maitencillo.

    El condominio aludido -ligado a Gabriela Luksic- se ubica en el centro de Cachagua; son 36 casas con un precio desde 18.540 UF, casi $ 500 millones.

    A juicio de Lería, en la zona de Zapallar debería comenzar a verse una tendencia similar. Porque ya no quedan terrenos disponibles en el pueblo, por lo que varias inmobiliarias ya han comenzado a negociar para comprar viviendas más modestas para levantar proyectos de casas que podrían llegar a costar más de 20 mil UF.

    “Hay una escasez de suelo, y ante la alta demanda, viviendas que son de menor calidad pasan a ser apreciadas. Así que en Zapallar y Cachagua los precios van a seguir al alza porque la demanda sigue constante”, destaca Cristián Gutiérrez, gerente de estudios de Arenas & Cayo. Añade que en otras sectores como Maitencillo y Papudo, los precios también irán al alza.

    “Toda la zona entre Maitencillo y Papudo está espectacular. Está todo muy consolidado. Hay muchos proyectos, sobre todo en Marbella, donde actualmente se están desarrollando siete iniciativas”, dice Lería, quien es socio de este complejo.

    Si bien los valores de los paños en Zapallar, Cachagua y Maitencillo-Marbella presentan fuertes alzas en los últimos años, que en algunos casos superan el 60% en un plazo de solo cinco años, en los sitios más cerca del mar las cifras se multiplican debido a la baja oferta y alta demanda.

    “Se ha avanzado mucho en conectividad, como es por ejemplo la ampliación de las Chilcas y el camino a Catapilco. Por otro lado su cercanía con la capital. Y en tercer lugar los atractivos naturales de la zona, amplias playas y balnearios aún no tan explotados inmobiliariamente en cuanto a densificación”, dice Soledad Silva, subgerente del área de estudios de Colliers international.

    A juicio de corredores de propiedades de la zona, el alza en los terrenos se debe al persistente interés de los segmentos ABC1 por localizar su segunda vivienda en esas latitudes, dejando de lado sectores como Viña del Mar, Reñaca, Concón y Algarrobo.

    “En las zonas de Zapallar y Cachagua encontramos una oferta diversa, más concentrada en casas y por lo tanto menores densidades. No se ven grandes conjuntos habitacionales como los que se ven en Papudo y Maitencillo. Son bastante más caros los precios de terrenos, coeficientes de constructibilidad menores y por esto las rentabilidades más ajustadas para inversionistas”, destaca Soledad Silva.

    La emigración

    Quienes han aceptado las ofertas de las inmobiliarias se han trasladado a zonas como Catapilco, en donde deben desembolsar unos

    $ 20 millones por una parcela. Para muchos, negocio redondo, para otros nada compra el lujo de vivir cerca del mar, más si es en una exclusiva playa de la Región de Valparaíso.

    En el caso de Cachagua, varios de los que han optado por vender llevaban décadas viviendo en el pueblo, luego que la familia Vicuña -histórica de la zona- les regalara el terreno.

    Actualmente, hay varias inmobiliarias negociando en distintos frentes. Todas casas sociales, algunas con terrenos de poco más de 100 m2, por los que se ha llegado a ofrecer más de $ 300 millones.

    La expansión también ha considerado el otro lado de la carretera, hacia los cerros, en donde también se han desarrollado una serie de condominios y hay otros tantos en carpeta.

    Otra de las estrategias de las inmobiliarias en la zona ha sido el desarrollo de nuevos condominios alejados de la playa. Es el caso del proyecto Polo Maitencillo, al sur del camino antiguo de esa localidad.

    La inmobiliaria a cargo es Polo Pacífico Spa, ligada al socio de Colliers Chile, Jaime Araya, y a un grupo de inversionistas, entre los que se cuenta al empresario inmobiliario Héctor Correa.

    Lo que era un gran fundo dará paso a un condominio con 238 sitios. En las inmediaciones a este proyecto hay varios dueños de grandes terrenos que están evaluando seguir el ejemplo de Polo Maitencillo, y crear nuevos condominios en la zona. Demanda hay.

    Comentarios

    Para comentar debes ingresar a DF.cl

    Recuerda siempre respetar nuestras políticas de comentarios

    ¿No te has registrado aún en DF? Conoce todos los beneficios de estar registrado o crea una cuenta ahora

  • comments powered by Disqus