×
Cartas

Cartas a la Directora

  • T+
  • T-

Ponce “vuelve” a SQM

Señora Directora:

Mientras algunos rasgan vestiduras por la llegada de los hermanos Ponce como asesores estratégicos de SOQUIMICH, bien vale preguntarse cuál es la sorpresa de estos nombramientos, al tratarse de quienes han manejado los caminos de la empresa en los últimos años y mantienen el control de su propiedad.

Si se quería evitar este arribo, los que tenían las facultades para hacerlo pudieron frustrarlo. Sin embargo, no lo hizo el ex vicepresidente ejecutivo de CORFO, quien ha expresado asombro, perplejidad, frustración y ha dicho sentirse muy defraudado. Y tampoco lo hizo gran parte de la ex Nueva Mayoría, que guardó un silencio cómplice, por su probable incumbencia.

Acá simplemente se ven los frutos del mal acuerdo que alcanzó Eduardo Bitrán con el grupo Pampa. Ni más, ni menos que eso.

Juan Enrique Castro Prieto
Senador RN

Señora Directora:

Encuentro impresentable que SQM resolviera fichar como asesor al señor Julio Ponce Lerou, dañando severamente no sólo la imagen de dicha empresa, sino que también enviando una mala señal al resto de los privados que se han propuesto subir sus estándares de probidad y transparencia

Esto es una verdadera burla y queda claro que no existen directores realmente independientes. Me sorprende especialmente la actitud de directores que han tenido cargos de representación del empresariado, o incluso en la misma Corfo, y que ahora se prestan para estas maniobras, arrastrando en su desprestigio a las organizaciones en las que participan.

De esta manera, se afecta la credibilidad de las instituciones públicas y las empresas privadas.

Las empresas que administran recursos naturales que pertenecen a todos los chilenos deben ser especialmente cuidadosas. Los abusos cometidos sólo alimentan los llamados a recuperar o nacionalizar estos recursos que, insisto, son de todos los chilenos.

Qué lamentable reacción del gobierno, que prefirió adoptar una postura flexible frente a la condena de los propios empresarios a través de la CPC. Espero qe La Moneda recapacite y adopte todas las medidas para salvaguardar los intereses públicos comprometidos.

Rabindranath Quinteros
Jefe de bancada de senadores PS

Esfuerzo en Transferencia Tecnológica

Señora Directora:

En la ley que Crea el Ministerio de Ciencia y Tecnología, su artículo 9° indica que si la institución o persona que recibe fondos logra proteger y transferir el resultado, debe retornar el fondo aportado por el Estado y, además, entregar un 5% de la retribución económica recibida. La licencia de tecnologías es una actividad gravada por lo que, además, se deberá pagar el impuesto respectivo.

¿Qué sentido tiene entonces haber generado -en los últimos 10 años- el fortalecimiento y consolidación de las oficinas de transferencia y licenciamiento en las universidades, además de haber creado los HUBs de transferencia tecnológica, si finalmente se debe retornar a la agencia el fondo recibido y, además, pagar un 5%?

Así la transferencia tecnológica muere y nos transformamos en un país que, por ley, privilegia la publicación de papers para que luego otros países generen desarrollos tecnológicos que Chile luego compra, sin permitirnos salir de la exportación de materias primas, ya que la transferencia tecnológica es un desincentivo a la investigación aplicada para las universidades y centros de investigación.

Luis Nilo
Director proyecto Oficina de Transferencia y Licenciamiento, U. Adolfo Ibáñez

La teoría de la ofensa

Señora Directora:

El problema con esta teoría radica en que es mucho más subjetiva que objetiva.

Diferentes personas se ofenden, o no, con diversas cosas. No somos todos iguales, como aparentan pensar quienes han caído en los brazos de la misma. No se confunda. El agravio está en el receptor más que en el emisor. Si usted no quiere ofenderse, nadie lo va a obligar.

Eso hace que todo esto sea una caja de pandora artificial imposible de delimitar, y que el único resultado posible sea impedir finalmente la normal comunicación. Siempre va a existir algo que ofenda a alguien y a nadie más, pero si esa es la condición, simplemente es mejor callarse. Diríjase a un público de 300 personas durante media hora sin ofender a alguien por algo, lo reto. Ya sabe que el alcalde estará ahí para castigarlo.

Incluso, palabras que se podrían considerar ofensivas, en determinados circunstancias no lo son. Tengo un amigo que siempre me contesta con la misma palabrota cuando lo llamo, pero no me ofendo. Si no fuera amigo de él, podría ser. Pero lo soy. Nada de esto está oleado y sacramentado socialmente hablando, por lo cual, todo queda al capricho de la autoridad.

Mi madre le ha dicho “negro” a su hermano desde chico. Espero que el alcalde no vaya a por ella, ya que vive en Las Condes. Mi abuelo le decía “negrita” a mi abuela. Lamentablemente para el alcalde, el viejo ya está muerto.

Un Chile victoriano a la vuelta de la esquina.

Cristián Gabler
Abogado

Lo más leído

DF Videos