×
Cartas

Cartas a la Directora

  • T+
  • T-

¿La ley contra bolsas plásticas protege al medio ambiente?

Señora Directora:

Desde la próxima semana comienza a aplicarse la ley contra bolsas plásticas (21.100), promulgada el año pasado. Vemos con muchísima preocupación los efectos que traerá esta ley, ya que prohibirá no sólo las bolsas de plástico desechables, sino también las de plástico reutilizables, de lo cual no hay precedente en el mundo.

Así, el consumidor posiblemente tendrá que elegir entre dos alternativas frente a la necesidad de trasladar sus compras, ninguna realmente ecológica: comprar permanentemente bolsas de papel biodegradables (un producto desechable que implica un gran gasto energético de producción, que no reduce el calentamiento global, ni ayuda a conducir al consumidor hacia la reutilización); o bien comprar bolsas reutilizables de algodón o yute, de alto costo para el bolsillo y que en Chile no pueden hoy ser recicladas.

Deseamos advertir sobre los efectos contrarios de la ley y solicitar una reglamentación, de alcance nacional, que promueva la bolsa de plástico reutilizable y prohíba las de plástico de un solo uso.

Sin esto, la nueva legislación sólo beneficiará a unos pocos, en este caso, a la industria del papel productora de elementos desechables, y perjudicará al consumidor, quien tendrá que destinar más dinero a la compra de bolsas.

Además, la ley tendrá un alto impacto ambiental, por la tala de árboles para fabricar bolsas y el incremento del calentamiento global. Por último, no está en línea con el discurso del Presidente Piñera ante la ONU, donde dijo firmemente Chile legisló a favor de la reutilización y eliminación de bolsas de un solo uso.

Estamos a tiempo de hacer la corrección.

Diego Garcia Figueroa
Gerente General ECOFACTORY CHILE, Miembro de la Asociación de Bolsas Reutilizables

Fusión CMF-SBIF: ojo con el Sernac

Señora Directora:

“Lamentablemente, el Sernac funciona como una isla”, se quejaba amargamente en 2011 un ex director de La Polar, dando a entender que ahí pudo estar una de las claves para la

detección temprana de ese escándalo financiero.

Al final, si bien los problemas del mercado han solido estudiarse aisladamente, la realidad no distingue disciplinas. Esa es parte de la buena nueva que significa la incorporación de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), una mirada más completa en la supervisión del mercado financiero.

Pero hay que recordar que la ley no se hizo cargo, con la urgencia que sugiere nuestra experiencia reciente, de los vínculos de la CMF con el Sernac. Esto no es sólo fundamental en términos del cruce de información para la fiscalización, sino que para la delimitación precisa de las técnicas de fiscalización de cada institución. De no hacerlo, lo más probable es que los consumidores financieros se vuelquen al Sernac.

Sin embargo, las tutelas sustantivas de consumidores son demasiado estandarizadas para lidiar con la mayoría de los productos financieros, lo que puede producir problemas por defecto y por exceso. Esperemos que nuestros técnicos no olviden poner su atención en la mejor forma de unir la isla a este nuevo continente.

Osvaldo Lagos Villarreal
Facultad de Derecho UAI

Una alianza público-privada contra la obesidad

Señora Directora:

El último informe de salud para Chile de la OCDE reveló que el sobrepeso y obesidad infantil en el país es de casi 45%, una cifra alarmante si se considera que el promedio de los países OCDE es de 25%. Hoy todos debemos preocuparnos y ocuparnos de esta grave realidad que vive nuestro país. Por ello, una de las prioridades del Ministerio de Desarrollo Social fue relanzar con sentido de urgencia el funcionamiento del Sistema Elige Vivir Sano, con el claro mandato de promover hábitos y estilos de vida saludables en toda la población.

Nuestro trabajo no sólo se enfoca en articular planes interministeriales para que el país mejore su alimentación; también nos focalizamos fuertemente en la familia, el núcleo donde todo se aprende y desde donde podemos marcar una diferencia a la hora de tener un estilo de vida más saludable.

A nuestro futuro y a nuestros niños tenemos que cuidarlos entre todos, y entender que los resultados no se obtienen de manera fácil ni rápida, pero que cosecharemos resultados positivos si logramos aunar esfuerzos y miradas. Ninguna institución por sí sola podrá revertir las cifras que nos sitúan alarmantemente como campeones en obesidad. Por eso, es el momento de concretar alianzas entre entidades públicas y privadas, de articular voluntades, de mirar hacia afuera e impulsar las mejores prácticas, junto con entender que entre todos podemos construir una sociedad más sana, más activa y más feliz.

Sebastián Villarreal B.
Subsecretario de Servicios Sociales

Lo más leído

DF Videos