×
Cartas

Cartas a la Directora

  • T+
  • T-

E-commerce y centros comerciales: complementos, no rivales

Señora Directora:

El aumento del comercio electrónico y su supuesta amenaza para los centros comerciales, parece haberse instalado en los medios de comunicación, algo qye parece oportuno desmitificar.

El comercio online representa el 6% de las ventas totales del comercio en el país (CCS - 2018) y, atención, en Estados Unidos, donde el e-commerce lleva varias décadas en desarrollo, alcanza el 9% (Euromonitor, 2018).

Los centros comerciales en nuestro país reciben 735 millones de visitas al año, lejos el lugar más visitado en Chile. “La gente no va a dejar de ir al mall”, aseguró hace unos días un ejecutivo de una plataforma de e-commerce en este mismo diario.

¿Se está produciendo un cambio en los centros comerciales? Sí, pero es una transformación constante, porque este sector en Chile se ha caracterizado por su dinamismo y capacidad de adaptación; la aplicación de innovación y nuevas tecnologías en estos recintos es constante, y la omnicanalidad es una realidad.

Existe total complementariedad entre el comercio electrónico y el presencial. No por nada Amazon compró una cadena de supermercados y está abriendo librerías; por algo el 76% de las personas que compran online prefiere “click and collect”, comprar por internet, pero ir a buscar personalmente (Bell and Howell).

En Chile, en 2019 se construirán 16 mil metros cuadrados de stripcenters (CBRE), los socios de la Cámara de Centros Comerciales tienen 21 proyectos para este año. Estas inversiones implican un proceso estudiado de comprensión del mercado y de los consumidores, en una industria dinámica que ha sabido exportar a Latinoamérica un modelo exitoso que se adapta a cada ubicación y cliente, y que abraza la tecnología y la innovación.

Katia Trusich
Presidenta de la Cámara de Centros Comerciales y directora de empresas

Las trabas políticas a la modernización tributaria

Señora Directora:

Desde que se presentó la iniciativa de modernización tributaria, el gobierno se ha mostrado abierto a dialogar con la oposición. Se acordaron reuniones con parlamentarios, se escucharon las propuestas y se realizaron múltiples mesas técnicas durante todo el verano para limar asperezas, pero aun así la oposición insiste en retomar su senda de críticas hacia temas ya zanjados.

Al juzgar por el tono de beligerante con que se están enfocando las discusiones, queda la impresión de que el fondo obedecería a una estrategia que supone no facilitar las cosas al gobierno, pero tampoco a ningún ciudadano.

La desmedida amplificación de los conflictos y el cerrado atrincheramiento en el “legado de Bachelet” está provocando una situación que encarece cada día los entendimientos políticos, desviando la atención de los problemas más urgentes e impostergables.

Chile merece más y mejores oportunidades, y el objetivo de la modernización tributaria es que el país crezca. Si estamos de acuerdo en eso, sólo falta voluntad para llegar a un buen acuerdo.

Francisca Matamala Tocornal

El aporte de los trabajadores extranjeros

Señora Directora:

Recientemente un grupo de parlamentarios propuso subir hasta un 40% el límite de contratación de extranjeros en las empresas que operan en Chile. Anteriormente, una iniciativa del gobierno planteaba elevar dicha cuota desde un 15% a un 30%.

Si bien ello ha sido muy bien recibido en algunos gremios empresariales, quizás son muchas las personas que se están preguntando acerca de los beneficios que puede entregar a una organización la contratación de profesionales y técnicos que provengan de otras latitudes.

Entre los aspectos positivos que los talentos extranjeros pueden otorgar a una organización podemos mencionar su visión global, que los hace ser más creativos e innovadores; su experiencia internacional, que los ayuda a ser más tolerantes con la diversidad; un mayor compromiso y responsabilidad, por estar en un país que no es el suyo y lejos de la familia; su formación académica que, en muchos casos, proviene de instituciones de gran prestigio internacional; y el dominio de un segundo idioma, de preferencia el inglés.

Sin duda, todo esto agrega valor al quehacer de estos trabajadores, lo que también enriquece y potencia a la larga los procesos y el desempeño de una organización.

Andrés Cardemil
Director HumanNet Consultores

Lo más leído