Cartas

Cuidado con un remedio peor que la enfermedad

  • T+
  • T-

Compartir

Señora Directora:

Las inyecciones de liquidez a PYME han sido clave para afrontar la crisis, evitar despidos, quiebras y no caer en un espiral negativo de déficit de caja que tardaríamos años en recuperar. En ese sentido, los créditos Covid-19 son una excelente noticia, que permiten a éstas contar con caja suficiente para hacer frente a las caídas en ventas y en su recaudación.

Pese a ello, estas empresas han comenzado a sobreendeudarse, solicitando montos que no requieren por completo hoy, pero que se hacen necesarios frente a la incertidumbre. Sin embargo, mientras más recursos hay, más se desembolsa. Gastos que no sólo se realizan en inversiones o acciones que garanticen la generación de flujos futuros.

Entonces, ¿cómo nos aseguramos que al momento de pagar el crédito contemos con los flujos necesarios para ello? ¿Qué pasará con aquellos que no puedan pagar? A fin de cuentas este financiamiento está garantizado en un alto porcentaje por el Estado, si la empresa no paga, ¿lo hará éste?

Si hoy aseguramos a las PYME un monto fijo a girar de un crédito Covid hasta abril 2021, tal vez las llevaría efectivamente a endeudarse cuando realmente lo necesiten, y no hoy "por si acaso".

Gabriel Vergara

CEO y fundador de Smart CFO

Lo más leído

DF Multimedia