×
Cartas

Integración social mal entendida

  • T+
  • T-

Señora Directora:

Que no se consideran los planes reguladores de los municipios y se fortalece el gobierno central; que se hace entrega del desarrollo urbano a las inmobiliarias; que carece de una política de suelo; son sólo algunas de las críticas que ha traído el mal entendimiento de la Ley de Integración Social que se debate esta semana en el Congreso. Con ellas, estamos perdiendo de vista lo fundamental de la iniciativa, la integración social va más allá de la inversión urbana.

En un país donde la mitad de la población no quiere que se instale un proyecto de integración social en su barrio, en efecto, reducir este debate a los subsidios, zonas o equipamiento, oscurece la profundidad del desafío que tenemos por delante. Sin embargo, las políticas sociales no deben ser analizadas con miradas cortoplacistas, y el Gobierno ha sido visionario en ello.

La iniciativa que se discute en el Congreso, considera direccionar el desarrollo habitacional y urbano hacia donde haya fuerte inversión estatal, como líneas troncales de transporte público, pero también pretende creas zonas de integración urbana a través de equipamientos, parques plazas y espacios para avanzar hacia una verdadera comunidad integrada. Un proyecto que a simple vista significa inversión pero que a un largo plazo está pensado para crear una cultura de convivencia e integración social, pero sobre todo permite avanzar hacia ciudades más amables y justas.

Juan Pablo Arellano Cubillos
Arquitecto

Lo más leído