×
Cartas

Juventud, divino tesoro

  • T+
  • T-

Señora Directora:

Si hay algo que sabemos con certeza acerca del estallido social y las movilizaciones que como país hemos experimentado las últimas semanas, es que éstas tienen, principalmente, un rostro joven. La encuesta CADEM de hace un par de días lo dice: el 57% de los jóvenes ha participado de alguna protesta, marcha o cacerolazo.

Si bien esta generación ha sido capaz de levantar banderas y visibilizar problemas urgentes, en muchos casos ha sido a costa de intransigencia, destrucción y violencia, lo que es síntoma de un problema profundo de desconexión -y en muchos casos desprecio- de las instituciones y mecanismos políticos existentes (la participación juvenil en la última elección presidencial no superó el 39%).

Más que exigir a los jóvenes que encausen su malestar institucionalmente, es fundamental ahondar en sus causas: ¿qué tanto del malestar expresado en las calles es consecuencia de la derrota de los partidos políticos para atraer a jóvenes? ¿qué tanto es el fracaso de la política universitaria como espacio de deliberación y organización? Y más importante aún, ¿cuáles son los cambios institucionales necesarios para que los jóvenes canalicen sus demandas por estos medios?

Sebastián Boegel
Director de Desarrollo IdeaPaís

Lo más leído