Cartas

La trampa del voto obligatorio

  • T+
  • T-

Compartir

Señora Directora:

Reponer el voto obligatorio en Chile es una trampa que avanza a paso firme luego de su aprobación en la Cámara de Diputados. Es una trampa que la propia clase política se impone, porque reponerlo es asumir que no están las capacidades para enfrentar el real problema: la incapacidad crónica de conectar con la ciudadanía.

Pensar en un proyecto que logre eso no parte por analizar si los chilenos están o no obligados a votar, ni por definir los castigos impuestos por no hacerlo. Construir una visión compartida de futuro pareciera pasar más por hacer un análisis pausado de las brechas, pero también de las oportunidades que se abren para reconectar a las personas con la política, desde el fondo.

¿Qué pasará cuando el voto obligatorio se reestablezca? ¿Será suficiente para darle un nuevo valor al ejercicio democrático? ¿Soluciona el desafío de reconectar a las personas con la política, sus derechos y sus deberes?

El desafío es convocar a todos los líderes que conviven en Chile, y construir la ruta para fortalecer el ejercicio de deberes y de derechos, reconstruir la confianza y volver a encantar con una épica capaz de movilizar cambio y visión de futuro en la población. Volver a obligar, suena más a garrote. Estrategia que ya demostró fracasar en el pasado.

Alejandro Inzunza

Socio Symnetics

Lo más leído

DF Multimedia