Cartas

Los últimos días de Atenas

  • T+
  • T-

Compartir

Señora Directora:

Tocqueville argumentó que el peligro de las democracias es caer en la igualdad de la servidumbre. La democracia quería elevar los valores del mérito, la incorporación de las diferencias por medio de acuerdos, la participación de todos y la oportunidad del disenso para protegernos de la tiranía. Pero no nos protegimos del cinismo y la violencia emergió para colocar a la democracia de rodillas.

Los violentistas tienen como bandera de lucha la diversidad y la libertad, pero libertad para apuntar y perseguir. Gran parte de la sociedad y los medios de comunicación han actuado con cinismo por miedo a ser apuntados y perseguidos, y han optado por mirar al lado mientras los violentistas apuntan a los demás y no a uno. Ahora tenemos una sociedad atomizada y temerosa.

La democracia hay que defenderla no sólo contra los violentistas, también hay que despertar a los dormidos y especialmente a los cínicos. Estamos como los atenienses en sus últimos días: rodeados por la guerra, y por dentro, con el mal de la peste y el cinismo.

Claudio Bravo Urzúa

Lo más leído

DF Multimedia