×
Cartas

Medios de comunicación en la crisis social

  • T+
  • T-

Señora Directora:

En situaciones de crisis, los medios de comunicación tienen una tarea especialmente delicada. En un contexto como el que vivimos desde octubre de 2019, muchas instituciones hemos tomado la decisión de contribuir más que nunca con el cuidado de los valores esenciales de la democracia, la defensa del diálogo y la condena a cualquier tipo de violencia física o verbal. Hemos puesto en el centro el respeto de la dignidad de la persona, sobre todo por constituir un foco claro de las demandas sociales que buscan un Chile más justo y humano.

Estos criterios también deben ser considerados por las editoriales de medios, actores que son formadores de la opinión pública. Mayores estándares de ética profesional en el ejercicio de informar veraz y oportunamente; la ponderación, moderación y el bien común, son parámetros cruciales en la toma de decisión de las pautas. Los medios no deben ser meras cajas de resonancia y mucho menos instrumentos de difusión informativa sin filtro. Es precisamente en esta rigurosidad y profesionalismo donde radica su valor por sobre las redes sociales.

Adicionalmente, los medios deben cautelar no caer en el enfoque excesivo del rating, viralizaciones que exacerban el morbo, noticias falsas, reiteración de imágenes sin nuevos aportes ni contextos, y sensacionalismos que distorsionan la visión de la realidad. Igualmente, deben hacerse cargo de la mayor polarización de la opinión pública. Por lo tanto, corresponde evaluar con prudencia, los contenidos y la cobertura que se les asigna, y evitar el realce de visiones extremas que, careciendo de representatividad en la población, generan una percepción errónea. La prioridad está en la calidad de la información, y no en la rapidez por publicar, sobre todo ante la presión de la inmediatez de las redes sociales.

Más que nunca es necesario que, al definir las pautas, no se fomenten el odio, las divisiones o el negativismo, sino por el contrario, se trata de recomponer las confianzas y fortalecer las bases de la vida institucional. Son precisamente los criterios éticos y valóricos los que pueden ayudar en la línea editorial a los periodistas, para fomentar un ambiente más positivo en el país.

Un quiebre nacional requiere de todos para reconstruir la unidad por sobre la división. Por ello es importante el equilibrio informativo que nos permite, como comunidad, no sólo ser conscientes de los problemas relevantes, sino también de los hechos que pueden ayudarnos a avanzar hacia ese país más humano que anhelamos.

Christian Schmitz Vaccaro

Rector Universidad Católica de la Santísima Concepción

 

Lo más leído