Cartas

Otro royalty minero, otra mala idea

  • T+
  • T-

Compartir

Señora Directora:

Se ha vuelto a instalar en el debate nacional la aplicación de un royalty a la minería. La iniciativa que se discute en el Congreso considera el cobro de un 3% ad valorem a la extracción de cobre y litio, para financiar un Fondo de Convergencia Regional y obras de mitigación, reparación y compensación del impacto ambiental en las comunas de extracción minera, así como efectos del estado de excepción constitucional de catástrofe por la pandemia de Covid-19.

Los países son libres de establecer los impuestos que se requieran, pero también tienen la responsabilidad por crear un mejor futuro para las próximas generaciones. Llama entonces la atención que no se considere entre las prioridades el promover más innovación y tecnología, lo cual es clave para un desarrollo sustentable del país, y dar el ansiado salto a ser un exportador de conocimiento.

Según el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, el gasto en I+D en Chile apenas representa el 0,35% del PIB (datos de la última encuesta a 2018), unos US$ 1.044 millones; muy por debajo del promedio de las economías de la OCDE, de 2,4%.

El impuesto especial a la minería acordado en el gobierno del Presidente Ricardo Lagos -y que también nació de la idea de un royalty-, establecía que los dineros obtenidos serían destinados a financiar avance tecnológico, por ser el sustento para cuando los recursos naturales se agotaran. Pero ese objetivo no se cumplió.

La minería ha pagado cerca de US$ 45.000 millones en impuestos a la renta y específico entre 2005 y 2019, de acuerdo con datos del Consejo Minero, pero el porcentaje destinado a I+D poco ha variado en los últimos años.

Con la implementación del anterior royalty se perdió la oportunidad de avanzar en esta materia. Si sigue adelante la actual discusión, esperemos que la historia no se repita.

Juan Cariamo Zerene

Co Ceo y socio de Vantaz Group

Lo más leído

DF Multimedia