×
Cartas

Sobre las herencias y sus dueños

  • T+
  • T-

Señora Directora:

Tenemos uno de los impuestos a la herencia más altos de la OCDE, con una tasa máxima de 25%. De concretarse el límite a la herencia que están proponiendo algunos parlamentarios, se elevaría a un 100% y Chile pasaría a ser uno de los países menos recomendables del mundo para invertir, crear y morir.

Si ya gravar la herencia tiene serios cuestionamientos desde el punto de vista tributario, limitarla manifiesta una clara incomprensión de la naturaleza humana. Esto podría tener algo de plausibilidad si la muerte no tuviera sentido para las personas, pues sólo de este modo el saqueo estatal post mortem carecería de relevancia.

Pero el ser humano tiene una relación tan especial con este inevitable suceso, que el mundo que no contará con su presencia le importa tanto como el actual. Por esta razón, los más previsores toman seguros de vida y hacen testamentos, los más soñadores dejan deseos póstumos y los más conscientes se preocupan de la ecología en sus diversas dimensiones.

A todas estas preocupaciones in articulo mortis se sumará, sin duda, la búsqueda de un mejor domicilio fiscal de convertirse en ley este proyecto. Es de esperar que esta idea no se materialice, de lo contrario, que Dios nos pille confesados… y bien domiciliados.

Juan L. Lagos
Fundación para el Progreso

Lo más leído