Cartas

¿Todavía sirve la evidencia comparada?

  • T+
  • T-

Compartir

Señora Directora:

Es preocupante cómo en el último tiempo se desecha con tanta frescura y candidez el aprendizaje que se puede extraer de la evidencia comparada para un buen diseño de nuestras políticas públicas. Es más inquietante aun cuando esta evidencia proviene de países que consideramos referentes, como los de la OCDE.

Con el objeto de aumentar los mermados recursos fiscales se ha propuesto aplicar un impuesto a la riqueza por una sola vez. Sin embargo, hay información abundante y coincidente respecto de lo ineficiente que es esta medida, es decir, que su implementación genera escasos beneficios y elevados costos. Esto explica que actualmente solo lo mantengan tres de los 13 países de la OCDE que lo aplicaban en 1990.

Un estudio reciente de la OCDE explica esta tendencia por: duplicidad de impuestos, distorsiones generadas al ahorro e inversión, efectos negativos en el emprendimiento, problemas de liquidez para cumplimiento tributario, penalización a los activos de baja rentabilidad, fuga de capitales, elusión y evasión de impuestos, problemas de valoración de los activos, etc. Todo esto en un contexto de reducida recaudación tributaria.

Aplicar una medida más retórica y popular que efectiva, generará aplauso fácil en lugar de los beneficios buscados.

Macarena García Aspillaga

Libertad y Desarrollo

Lo más leído

DF Multimedia