×
Andrés Meirovich

El Corporate Venture y la tasa de impuesto

Andrés Meirovich Managing Director Genesis Ventures

Por: Andrés Meirovich | Publicado: Viernes 29 de junio de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Andrés Meirovich

Andrés Meirovich

Hace un par de semanas —en el contexto de un viaje organizado por SOFOFA, la Asociación de Empresas Familiares y la Asociación Chilena de Venture Capital—, pudimos conocer de primera mano cómo Alemania y el Reino Unido se han enfocado en una estrategia público-privada para incentivar el capital de riesgo corporativo. Con esto se ha potenciado el mercado de salidas o exits, lo que hace que las buenas intenciones que todos tenemos en cuanto al emprendimiento se reflejen en un impacto real. Parafraseando a Bernardo Larraín, necesitamos que una startup crezca a ser una empresa nacional, una nacional a una regional, y una regional a ser una empresa global.

Imagen foto_00000003

Un ejemplo relevante es BMW, donde tienen un área llamada BMW Garage que filtra proyectos que sólo tienen relación con el core business de la matriz. Con un programa de aceleración de 3 a 6 meses, va amoldando las empresas a las políticas de la compañía. Con inversiones desde 50 mil dólares, puede llegar hasta la compra de la compañía o de la tecnología al final del período.

Un segundo ejemplo es Next 47, el fondo de inversión de Siemens que tiene USD 1 billón para invertir en startups en diferentes verticales relacionadas con la nueva economía (desde Internet de las cosas hasta economía colaborativa). Invierte entre USD 2 MM a USD 50 MM por empresa.

El último ejemplo es Wayra, aceleradora de Telefónica, que también está en Chile de la mano de Claudio Barahona y Sebastián González. Wayra invierte en empresas de base tecnológica que puedan tener impacto en el negocio de Telefónica.

¿Qué estamos haciendo en Chile para potenciar el emprendimiento corporativo? Según un estudio de Sebastián González, hay 25 compañías en nuestro país con diferentes iniciativas de apoyo a starpups tales como Masisa, Engie, Codelco, etc. Pero estamos todavía al debe en inversión directa.

¿Cómo podemos potenciarla? En la mayoría de los casos internacionales, las empresas utilizan los fondos de inversión como vehículo para invertir en startups. En Chile esa figura es compleja, ya que la Ley Única de Fondos exige que los fondos tengan como mínimo cuatro aportantes con al menos un 10% de las cuotas. Esto dificulta claramente que se constituyan estos fondos, ya que por razones evidentes es difícil poner de acuerdo a cuatro compañías distintas. También está el incentivo a la ley de I + D, que como hemos comentado en este espacio, se requiere que el beneficio tributario se amplíe a la compra de empresas de menor tamaño.

Como último punto está el impuesto corporativo, muy en boga por estos días. Chile no puede competir con países que tienen 8% menos de tasa tributaria (ejemplo UK y Singapur); es una mochila difícil si uno quiere traer más y mejores inversionistas, y más empresas extranjeras que dinamicen nuestro mercado.

Seguramente hay temas mucho más atractivos en la agenda política, pero para dar saltos exponenciales hay que romper huevos. Estos temas no se están tratando con la fuerza que se debería y estamos en riesgo de perder otro período sin llegar al ansiado desarrollo.

Lo más leído

DF Videos