×
Andrés Meirovich

Empleos para cosechar arándanos…

Andrés Meirovich Managing Director Genesis Ventures @ameirov

Por: Andrés Meirovich | Publicado: Martes 10 de septiembre de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Andrés Meirovich

Andrés Meirovich

Con un crecimiento más bajo de lo esperado, Chile enfrenta momentos cruciales para definir el rumbo de desarrollo para los próximos años. O nos estancamos, o volvemos a crecer significativamente. Intelectuales de todos los sectores y países ya han puesto la voz de alerta. Paul Krugman decía, “la productividad no es todo, pero a largo plazo es casi todo. Que un país pueda mejorar su nivel de vida a lo largo del tiempo depende casi por completo de su capacidad de elevar el producto por trabajador”. También Ha Joon Chang menciona que “Chile está produciendo más y más profesionales altamente especializados, pero sigue creando más trabajos para cosechar arándanos”,

Imagen foto_00000002

Un estudio de Ricardo Hausmann y Cesar Hidalgo nos muestra que el mix de exportaciones por productos entre 1995 y 2016 ha tenido una variación muy poco significativa en Chile. Minería, metales, fruta y madera lideran el ranking, con aproximadamente un 70% de la canasta. Y si bien esas industrias se han ido sofisticando (y podemos decir orgullosamente que son de clase mundial), como país estamos contando con capacidades muy específicas en la producción de bienes basados en recursos naturales. El estudio indica que los tipos de conocimientos aplicados tienen escasos puntos de contacto. Esto es, con el stock de conocimientos disponible es difícil producir bienes o servicios distintos.

Hoy en día todos hablan de innovación, de cambiar la matriz productiva, pero en la práctica es insuficiente lo que se está haciendo.

Se debería sellar un pacto social para el desarrollo productivo que viabilice una política industrial en el largo plazo, más allá de los ciclos gubernamentales, así como avanzar en la incorporación de conocimiento en la producción, a través de nuevas reglas del juego que conduzcan a la generación de nuevas demandas, por ejemplo, en relación a la producción de energías limpias, nuevos estándares en emisiones o contaminación de proceso industriales, nuevos estándares en puertos, en construcción, logística, etc. Se requiere de un Estado inversionista, no sólo de infraestructura y políticas sociales, sino que socio activo junto al sector privado de las nuevas áreas a desarrollar (en Fondo de Fondos, políticas tributarias más agresivas ampliando el crédito de I+D a la inversión de startups tecnológicas, etc.). Se debe fomentar el impulsar un proceso innovador como parte central de la política.

Enfrentar estos desafíos implica, tanto para el gobierno como para la oposición, adoptar una mirada de largo plazo, eliminar la ideologización en el discurso (de no +AFP, jornada laboral de 40 horas, primero a los super ricos, impuestos en contra de la inversión y crecimiento, entre otras), tener conciencia del modelo obsoleto de crecimiento actual y estar dispuesto a adoptar un nuevo camino para el futuro.

Están anunciadas medidas para los próximos días por parte de los ministerios de Hacienda y de Economía. Es de esperar que sean disruptivas, para poder afrontar los desafíos es estos tiempos.

Lo más leído