Andrés Meirovich

La deuda impaga con las PYME

Andrés Meirovich Managing Director Genesis Ventures @ameirov

Por: Andrés Meirovich | Publicado: Martes 10 de marzo de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Andrés Meirovich

Andrés Meirovich

En Chile existen casi 220 mil pequeñas y medianas empresas. Si les sumamos las micro, este número aumenta a casi un 1,2 millón de compañías. Esto es un 98 % de las empresas en nuestro país y actualmente representa casi el 50% de los empleos.

Hasta ahí todo bien. El problema empieza cuando notamos que este grupo solamente tiene el 14% de los ingresos. Es decir, el 98% de las empresas genera un 14% de las ventas. Como referencia podemos destacar que ese número en Australia es un 57%, en Italia un 68% y en Nueva Zelanda un 28%. Al analizar en profundidad este fenómeno, nos damos cuenta de que la productividad es clave para poder ir saltando fases y poder crear empresas que escalen. Al día de hoy, solamente un 4% de las empresas pasa de pequeña a mediana, y es casi nulo el escalamiento de mediana a grande. Necesitamos que el paso de micro a pequeña, de pequeña a mediana y de mediana a grande sea mucho más ágil de lo que es hoy.

Imagen foto_00000002

Uno de los grandes factores es el acceso a financiamiento. El mercado de capitales ha sido clave para el desarrollo financiero de las grandes compañías, pero no en cuanto a las PYME. Cuando el acceso promedio al crédito tiene un costo de UF + 24% anual, la verdad es que uno parte la carrera con una mochila demasiado pesada. Si asumimos que una empresa de ese tamaño se financia casi exclusivamente con créditos bancarios, le estamos diciendo que al menos debe rentar un 24% para después repartir utilidades a los socios. No es fácil encontrar empresas grandes que tengan una rentabilidad de ese tipo, mucho más difícil será para una PYME.

Ahí es donde estamos en deuda como país. Es imposible lograr el anhelado desarrollo si el 98% de las empresas tiene dificultades de acceso al financiamiento y, por ende, problemas de competitividad. Si bien el Estado cuenta con programas como Fogape y Fogain, esto claramente no es suficiente.

Ejemplos interesantes de mirar son el fondo de Venture capital para PYME en Australia, en Canadá y en el Reino Unido, con sus respectivos “Business Growth Funds”. Todos ellos tienen mucho en común: son inversiones vía aumento de capital o deuda en PYME con potencial de escalamiento; las inversiones son de mediano y largo plazo; y tienen como misión rentabilidad + impacto. ¿Quiénes ponen el dinero? Son aportes de gobierno, bancos, compañías de seguros y fondos de pensiones. El fondo canadiense de US$ mil millones y el del Reino Unido es de 2 mil millones de Libras. Con esto se han financiado centenares de compañías.

¿Se imaginan algo así en Chile? De marzo a mayo serán meses muy movidos en cuanto a la agenda de pensiones y de reactivación económica. A mi entender, tenemos una oportunidad clave para crear instrumentos disruptivos para en un primer momento darle un respiro a la PYME, así como para ayudarla a crecer y pueda ser competitiva globalmente.

Lo más leído

DF Multimedia