Andrés Meirovich

Reactivación después de la tormenta

Andrés Meirovich Managing Director Genesis Ventures @ameirov

Por: Andrés Meirovich | Publicado: Jueves 14 de noviembre de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Andrés Meirovich

Andrés Meirovich

El gobierno ha logrado en las últimas semanas importantes acuerdos con la oposición en materia social y de apoyo a las pymes. Grandes noticias, qué duda cabe. Sin embargo, la crisis que estamos viviendo dejará en el corto plazo un daño profundo en la economía (bajo consumo, aumento tipo de cambio, imagen país, bajo crecimiento, etc.). Si queremos tener medidas de política pública sustentables, es necesario volver a crecer.

Imagen foto_00000002

Y para crecer necesitamos una estrategia de país. ¿Cuál es nuestro modelo? ¿Será Singapur, Australia, Nueva Zelanda?

En general todos estos países llamados “modelos” cumplen con un mínimo común: alta inversión extranjera directa (IED), altas exportaciones e innovación. En Chile podemos dar un salto cuantitativo en esos tres ítems.

Por ejemplo, si bien en 2019 la IED en Chile creció un 110% en el primer semestre y acumuló US$ 6.570 millones, la impresión es que se puede mucho más. Hoy en día Invest Chile hace maravillas con un presupuesto muy acotado de US$ 8 millones. Hoy Invest Chile sólo cuenta con un representante fuera del país (Japón) y anteriormente tenía tres (Japón, Alemania, EEUU). ¿Con tres personas repartidas en el mundo esperamos ser un centro financiero global o un destino preponderante de inversión extranjera directa? Muy difícil.

Ya que el círculo virtuoso es atraer inversiones, generar capacidades en el país para después exportar, una interesante idea sería complementar Invest Chile con ProChile. Esta último cuenta con 56 oficinas en el extranjero que perfectamente podrían ser un polo de atracción de inversiones constante. Hoy más que nunca se requiere que ese trabajo sea mancomunado. Mejorarían la inversión y las exportaciones.

En cuanto a la innovación, es evidente que nunca ha sido el foco de nuestro país. Mientras la Francia de Macron propone como slogan ser la Start Up Nation y destina 5 mil millones de euros a financiar empresas, o mientras Iván Duque en Colombia define el emprendimiento como una prioridad, nosotros hemos realizado varias actividades de forma tibia, lo que difícilmente generará un cambio de nuestra matriz productiva.

Si no aumentamos sustantivamente la cantidad de recursos destinados a innovación perderemos nuestras ventajas competitivas en Sudamérica. Necesitamos incentivar la inversión extranjera, de institucionales y corporativa en este ámbito. Hacienda propuso recientemente quitar los beneficios tributarios a Fondos de Inversión Privado. No me cabe duda de que se mal usaron esos beneficios en algunos casos, pero en los fondos de capital emprendedor es clave que estos beneficios continúen. Una opción es que solamente los fondos apoyados con Corfo accedan a esto, así se asegura que sea usado correctamente. Y está la reforma a la ley I+D, que debería ser enfocada también a las transacciones entre grandes empresas y startups.

Una moraleja de la crisis de hoy es que debemos pensar en el Chile de largo plazo y no en los siguientes cuatro años. Estamos a tiempo.

Lo más leído

DF Multimedia