Andrés Meirovich

Reforma educacional

Por: Andrés Meirovich | Publicado: Jueves 3 de abril de 2014 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Andrés Meirovich

Andrés Meirovich

Las propuestas sobre la próxima reforma educacional  son ejemplo perfecto de que cada cierto tiempo, en distintos ámbitos del acontecer nacional, tendemos a volver a las mismas discusiones de décadas pasadas, a los panfletos, las utopías y  las no-soluciones concretas.  "¡Fuerza a la educación pública gratuita!", "las universidades del CRUCh son las buenas y las privadas son las malas", "¡más recursos!".
Con estas consignas, dirigentes, alumnos, columnistas y economistas salen del anonimato que tienen durante todo el año y encuentran su minuto de fama. ¿O creen que es coincidencia que las mayor parte de las agrupaciones de estudiantes sean de un solo sector político, que las marchas sean apoyadas por el Colegio de Profesores (que a su vez se niegan a la evaluación y que puedan ser despedidos), que columnistas destaquen más por su gran pluma que por su labor como rector o economistas de poca monta que aparecen en temas mediáticos como este? Claramente no es coincidencia. Todos queremos una educación de calidad, independiente si es pública o privada. Si no, pasa a ser algo ideológico por sobre algo concreto.
Lo que más apena es la actitud de los rectores y directores. He trabajado tanto en universidades estatales como en liceos vulnerables y, en muchos casos, se ven cosas de antología. Profesores que estrujan hasta el máximo de días de licencias permitido (150 días en 2 años), siendo mayoritariamente los días pedidos lunes y/o viernes. Directores de colegios realmente incapaces. Y no se les puede echar porque ¡el Colegio de Profesores se opone! En una reputada universidad, cambiaban el piso todos los años para que no les quitaran el presupuesto. En esa misma casa de estudios, los profesores tenían jornada completa y a eso les sumaban 2 jornadas completadas por afuera. Su día era de 72 horas. Facultades eminentemente políticas, cada cual cuida su parcela. Así podría seguir enumerando muchas cosas.
Los estudiantes también tienen algo que aportar a esta discusión. Con esta idea de que todo debe ser gratis, los alumnos le deben al sistema centenares de millones de dólares en créditos impagos. Nunca he escuchado a ninguno de los grupos de interés reclamando por eso.
Al final del día los rectores del CRUCh, el Colegio de Profesores  y la gente de la Confech se transforman  en lo que más dicen detestar, es decir se transforman en una elite que busca su propio bien por sobre el bien de la educación.
¿Alguien ha puesto hincapié en los niños de educación pre-básica y básica? Sabemos que los niños, independiente de su condición social, nacen con la misma capacidad intelectual. ¿Por qué no emparejamos las oportunidades desde ahí? ¿Por qué no hacemos que la enseñanza en los liceos sea bilingüe al igual que los colegios de la cota mil? ¿Por qué no incentivamos el uso de la ciencia como se hace en otros países como Israel? La mayor parte de la reforma tributaria se debería enfocar en ese segmento.
En el tema universitario, el paso lógico después de tener un importante nivel de acceso es exigir una calidad acorde a lo que se cobra. Para eso tanto la CNA como la potencial superintendencia deberían exigir mucho más de lo que se hace ahora. Ojalá que la discusión esta vez se tome en serio, por el bien de todos.

Lo más leído

DF Multimedia