×
Columnistas

Big Data y políticas públicas

Alejandro Brücher Fundador y CIO de Nei Analytics

Por: Alejandro Brücher | Publicado: Viernes 17 de enero de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Alejandro Brücher

A propósito del informe de Big Data sobre el estallido social, este concepto ha quedado muy confuso y trastocado. Big Data es un conjunto de datos extremadamente grande y no necesariamente ordenado, que puede analizarse computacionalmente para revelar patrones y tendencias. De este modo, el análisis de Big Data ayuda a las organizaciones y empresas a aprovechar sus datos y utilizarlos para identificar nuevas oportunidades. Eso, a su vez, conduce a movimientos de negocios o servicios más inteligentes, operaciones más eficientes y clientes y usuarios más felices.

Imagen foto_00000001

Las empresas y instituciones con más éxito en el uso de esta tecnología han conseguido reducción de costos, decisiones más rápidas y acertadas, y por último, ayudar a sus clientes con mejores servicios y productos. Esta información puede venir de RRSS, misma fuente de la cual provinieron los datos del controversial estudio sobre la situación social del país. Sin embargo, la información también puede pertenecer a muchos otros sistemas, como salud, atención a público, municipalidades, colegios, etc. Bien utilizados, entonces, los estudios de Big Data pueden ser muy provechosos para ganar eficiencia en los organismos públicos, lo que repercutiría directamente en una mejor oferta y atención para las personas que acuden a ellos.

Por ejemplo, una solución que se implementó en algunos hospitales de París fue un sistema que pronostica las tasas de visitas y admisión para los próximos 15 días. Con este esquema, que empleaba Big Data, se pudo adaptar el personal necesario, consiguiendo reducir los tiempos de espera para los pacientes y mejorar la calidad de atención. Otro ejemplo es el trabajo analítico del Departamento de Educación de Estados Unidos, que utiliza los datos en tiempo real para detectar cuándo un estudiante de un curso en línea se desvía, o simplemente se aburre, para tomar medidas de corrección.

Sin ir más lejos, en Chile han existido iniciativas muy interesantes de Big Data para enfrentar problemáticas públicas. La aplicación Twicalli, que utiliza los reportes de Twitter para detectar en segundos la ocurrencia de sismos y la zona en que son percibidos, es una clara muestra de la utilidad de esta analítica y de sus buenos resultados. Esta iniciativa fue desarrollada por el Núcleo Milenio Centro de Investigación de la Web Semántica, el Centro Sismológico Nacional (CSN) y la Universidad de Chile.

Así hay múltiples ejemplos de lo que hoy se puede hacer con Big Data en materia de políticas públicas. En esta línea, es necesario no estigmatizar este tipo de sistemas y sus aplicaciones a partir de episodios polémicos. Pero sí hay que tener en cuenta que su implementación requiere de equipos capacitados, planificación, organización y, particularmente, de la decisión de no utilizarla para reaccionar ante sucesos puntuales.

Lo más leído