×
Columnistas

Clase media, populismo y liderazgo político

Ernesto Silva Diputado UDI

Por: Ernesto Silva | Publicado: Jueves 1 de marzo de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Ernesto Silva

Es evidente que existe un brote de populismo en distintas partes del mundo. Éste tiene distintas vertientes pero consecuencias conocidas: lentamente se van deteriorando las instituciones y la calidad de la democracia, y lo peor, el proceso va de la mano (en algunos casos) de resultados económicos positivos en el corto plazo pero que no durarán mucho en el tiempo, y cuyas consecuencias serán nefastas para el futuro del país.

Se señala con frecuencia que existe riesgo de populismo cuando la clase media se siente disconforme con el impacto que ha tenido en su vida el crecimiento económico. Así, y a pesar de que un país logre avanzar en crecimiento y desarrollo, la realidad de la clase media parecería que no siempre va de la mano del resultado positivo del país. ¿Es esto cierto para Chile? La mayor parte de la opinión pública argumenta que sí, pero los datos dicen que no es tan así.

Eugenio Guzmán y Marcel Oppliger ya el 2012 publicaron un libro llamado “El Malestar de Chile”, que afirmaba que la evidencia no daba cuenta de dicha sensación. El año recién pasado, el Centro de Estudios Públicos publicaba su informe sobre el Malestar en Chile y demostraba con evidencia de sus encuestas a lo largo de los años, que los chilenos están mayoritariamente conformes con su vida pero disconformes con aspectos de la vida en sociedad. Concluían que las personas demandan dos cosas centrales: mayores niveles de ingreso, y mayor calidad en los servicios que provee el Estado.

Dicho de otra forma, la disconformidad no es generalizada sino focalizada, y las tareas de la política están centradas en cómo lograr que las familias aumenten sus ingresos (con más personas trabajando por hogar o con mayor productividad en el trabajo) y cómo lograr que el Estado sea más eficiente en la provisión de servicios dignos, eficientes y de calidad.

¿Cuál es el rol del liderazgo político en este contexto? Es muy importante el diagnóstico que se haga de la clase media, y más importante aún la actitud con la cual los líderes enfrentan este desafío. Un mal diagnóstico de los sentimientos y preocupaciones puede llevar al país a políticas tan erradas como la retroexcavadora de Michelle Bachelet y la Nueva Mayoría, o a populismos de recetas mágicas como los que hemos visto en la región y también en el hemisferio norte.

Hasta ahora, todo indica que Sebastián Piñera, cuya campaña se centró en recuperar crecimiento y empleo, y en hacer cambios graduales en el país, hizo una lectura más adecuada de los sentimientos de la clase media. Pero a una semana de iniciar su gobierno, la pregunta es cómo va a concretar esa inspiración en acciones concretas. En mi visión, el nuevo gobierno debe generar confianza y mostrar resultados en aquello que es creíble, es decir, crecimiento, empleos y salarios, para luego abordar nuevos desafíos. La clave estará no sólo en mostrar resultados, sino bajar de las cifras macroeconómicas a la realidad micro que viven las familias de clase media: capacidad de adquirir nuevos bienes, de comprar una casa, de poder ir de vacaciones, de actualizar los estudios, de ser atendido más rápido y dignamente en la salud pública, de poder tener opciones para elegir en materia de educación, salud o transporte.

Lo más leído

DF Videos