Suscríbete


Suscríbete

20%dcto

Clemente Pérez

¿Cómo se defiende la economía de mercado?

CLEMENTE PÉREZ Abogado, Máster en Políticas Públicas

Por: Clemente Pérez | Publicado: Martes 23 de febrero de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Clemente Pérez

Clemente Pérez

La economía de mercado sufre diversos embates, permanentemente. Lejos están los tiempos en que se preveía, como Fukuyama anticipaba, el fin de la historia. Las malas experiencias de los socialismos reales no han sido suficientes para que estos sean tiempos pacíficos para las empresas.

Desde luego, uno de los ataques más fuertes que siempre recibe la economía de mercado proviene desde adentro, "fuego amigo" podríamos llamar. Es lo que los economistas Raghuram Rajan y Luigi Zingales llamaban "Cómo proteger al capitalismo de los capitalistas", refiriéndose a los constantes intentos de diversos agentes del mercado por hacer funcionar las reglas a su favor, y no a favor de los consumidores. Enorme tarea le corresponde al TDLC y al Fiscal Nacional Económico en esa labor.

Imagen foto_00000001

Pero hoy nos enfrentamos a otra fuerte amenaza. La del populismo, acompañado de su aliada, las noticias falsas. El populismo siempre presenta una solución simple ante problemas complejos, y un enemigo claro al que derrotar para tal efecto. Y el problema hoy es que muchos de esos enemigos, por méritos propios a veces, y por falsas acusaciones, otras veces, son las propias empresas, que, como todos sabemos, son el motor de la economía.

Esto es algo que se vive a diario en los múltiples foros que se producen en torno al proceso constituyente. ¿Qué foros, se preguntarán algunos? Miles. Ya no son en horario prime, en televisión abierta, sino en miles de plataformas tecnológicas, redes sociales y espacios compartidos. Miles de debates cada día sobre el rol de las empresas, culpándolas sobre cada problema que ocurre en nuestro país hoy en día.

Entonces surge la pregunta: ¿y estas como se defienden? En otros países se les permite financiar campañas. En el nuestro no. Algunas abusaron de este derecho, y como siempre, pagan justos por pecadores. Hoy las empresas no pueden defenderse, y sólo son espectadores del debate electoral. Pero eso es insuficiente. Pienso que deben ser más activas. Ver formas de publicitar sus beneficios como industrias, destacar su compromiso con el país, generar diálogos al interior de las propias empresas que permitan a los propios trabajadores valorar el rol que ellas juegan en el desarrollo del país.

Hace muchos años, las carreteras tenían carteles camineros que decían: "Esta carretera fue construida con los fondos de los trabajadores de Chile". Esa era la época en que las AFPs explicaban su rol. Luego dejaron de hacerlo y ya sabemos el final de esa película.

En estos debates todo está en discusión: los derechos de agua, las concesiones (desde aeropuertos hasta clubes de fútbol), la autonomía del Banco Central, la iniciativa parlamentaria en materias que irroguen gasto fiscal. No hay límites a la imaginación.

Del proceso constituyente saldremos mejor parados sólo si todos los actores cumplen a cabalidad su tarea de promover diálogos y participar activamente en el debate constituyente, no rodeando el palacio Pereira, sino llenándolo de muy buenos argumentos.

Lo más leído