Suscríbete


Suscríbete

20%dcto

Columnistas

Compromiso insostenible de LinkedIn en China

FT View © 2021 The Financial Times Ltd.

Por: FT View | Publicado: Jueves 21 de octubre de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

FT View

Hay algo inevitable en la decisión de LinkedIn de cerrar su sitio global en China. Como el último de los grandes sitios de redes sociales occidentales en operar allí, siempre existiría una tensión para una empresa de tecnología estadounidense que defiende la libertad de expresión y, al mismo tiempo, censura el contenido de los periodistas y activistas críticos del Partido Comunista Chino (PCCh). A pesar de esta inevitabilidad, la salida del sitio de redes profesionales del mercado chino, al menos en su forma actual, es un momento significativo.

Imagen foto_00000001

LinkedIn no es el único sitio que ha intentado manejar esa tensión, conforme las relaciones entre EEUU y China se tambalean y el PCCh se vuelve más autoritario. Para algunos, los compromisos para continuar operando en China son financieramente necesarios; para LinkedIn se volvieron insostenibles.

Esos compromisos están vinculados a las reglas de censura de China, que LinkedIn acordó cumplir cuando ingresó al mercado en 2014, a pesar de que la compañía dijo que honraría su compromiso con la libertad de expresión. A primera vista, esa flexibilidad ética valió la pena: el sitio acumuló 54 millones de usuarios en China, convirtiéndolo en el tercer mercado más grande de LinkedIn en el mundo. Su relativo éxito —Twitter y Facebook han estado bloqueados durante mucho tiempo, y Google se retiró de China en 2010— puede haber sido una de las razones por las que Microsoft sintió que valía la pena pagar US$ 26 mil millones por LinkedIn en 2016.

Pero la censura se ha vuelto más onerosa, conforme el PCCh ha ejercido control sobre las empresas de tecnología y el contenido en el país, eliminando cualquier signo de disidencia.

LinkedIn incumplió las reglas a principios de este año y tuvo que intensificar el bloqueo de contenido, incluyendo el de los periodistas estadounidenses. Esto provocó, con razón, el oprobio de los políticos estadounidenses, y un senador republicano lo calificó como un "apaciguamiento grosero y un acto de sumisión a la China comunista". Tales críticas sólo se hubieran multiplicado si LinkedIn hubiera decidido quedarse en China.

Su empresa matriz está siguiendo un camino igualmente peligroso. Microsoft no obtuvo favor en Beijing cuando se ofreció a comprar las operaciones estadounidenses de TikTok, una aplicación de vídeos cortos de propiedad china que la administración Trump amenazó. La reciente asociación de Microsoft con un proveedor taiwanés de iPhone para introducirse en redes privadas 5G y desafiar directamente a Huawei tampoco será bien recibida por Beijing.

La retirada de LinkedIn de China es sólo parcial; seguirá operando un sitio de trabajos simplificado. Ese mercado ya está bien cubierto por competidores locales como Maimai o Zhaopin. Pero la oferta reducida de LinkedIn priva a las empresas occidentales de una ruta útil para reclutar ejecutivos chinos. El impacto en los ingresos de LinkedIn, pero el mercado chino representa sólo el 2% de los ingresos globales generales de Microsoft.

China, mientras tanto, pierde poco. Sus espías pueden continuar usando LinkedIn, al igual que las redes sociales son utilizadas por regímenes que buscan difundir desinformación. La retirada de LinkedIn refleja una postura cada vez más aislacionista de China, agravada a medida que las restricciones de la era de la pandemia continúan dificultando los viajes. Las señales de un debilitamiento de la economía sólo aumentarán el deseo del Estado de usar las palancas de control. La elección de las empresas occidentales entre promover los derechos humanos y las ganancias en China será aún más clara.

Lo más leído