Columnistas

Contexto

Bárbara Schwerter Eckholt, VP Productos Scotiabank Chile

Por: Bárbara Schwerter Eckholt, VP Productos Scotiabank Chile | Publicado: Viernes 20 de noviembre de 2020 a las 14:33 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Bárbara Schwerter Eckholt, VP Productos Scotiabank Chile

El contexto es, literalmente, lo que "acompaña" al texto. Esta simple connotación expresa bien la relación entre entorno y lo que somos o hacemos. Por cierto no elegimos dónde nacemos ni crecemos, pero sí somos protagonistas, en mayor o menor medida, de elegir dónde nos quedamos, hacia dónde nos movemos y cómo operamos e influimos en distintos entornos.

Desde octubre de 2019 y hasta la fecha, nuestro contexto como país se ha visto sacudido luego del estallido social y la pandemia. La situación laboral y económica de millones de chilenos ha sido profundamente impactada: según la edición 2020 de la Encuesta Nacional Bicentenario, desarrollada anualmente por la Universidad Católica de Chile, el 52% de los hogares en Chile ha perdido ingresos con la pandemia y un 33% de los consultados asegura que ha perdido todo o casi todo el ingreso que solía percibir. Y ni siquiera hemos puesto en la ecuación los impactos sobre la salud mental.

Sin pretender simplificar la realidad, cifras como las anteriores revelan la vulnerabilidad de muchos dentro de nuestro sistema y la urgencia de tomar medidas. Muchas de ellas no dependen sólo de los Estados ni de los gobiernos de turno, sino también de un cambio cultural colectivo y de un cambio de mentalidad individual.

Un ejemplo, es la equidad de género. Está comprobado que avanzar en ese camino tiene grandes beneficios para todos y cómo la prosperidad está en directa correlación con aquello. A través de indicadores provistos por organizaciones como el Banco Mundial, el libro "Equality for Women = Prosperity for All" muestra cómo la igualdad de género determina la solidez de las economías, la fortaleza de las democracias y la estabilidad de las sociedades. En suma, explica cómo la participación de la mujer determina los contextos y el bienestar de niños, familias y naciones.

Lo ocurrido en los últimos meses nos ha obligado a adaptarnos, a reinventarnos constantemente, mientras sorteamos desafíos personales, familiares y profesionales. Así, hemos dado pasos que, en otras circunstancias, habríamos tardado años: superamos la prueba que nos impuso el trabajo a distancia, el cual bien implementado ha demostrado productividad y satisfacción para trabajadores, empresas y clientes; se han generado avances sin precedentes en la digitalización de las empresas y hemos experimentado el crecimiento exponencial en el comercio electrónico nacional junto a una proliferación de aplicaciones web y plataformas digitales que buscan facilitar la masificación y accesibilidad de servicios a distancia; asimismo se han desplegado de manera colaborativa variados portales web que ofrecen recursos digitales para ser consumidos de manera gratuita, aportando valor a muchos.

Estos son sólo algunos ejemplos que conectan con nuestra tremenda capacidad no sólo de adaptarnos, como individuos y en comunidad, sino también de reinventarnos y colaborar para aportar a nuestro contexto social. Las mujeres hemos jugado un rol fundamental en ello, y para seguir haciéndolo es clave promover reformas que faciliten la igualdad de género en la vida diaria, favorezcan la participación de hombres y mujeres en la fuerza laboral, promuevan la desaparición de brechas y potencie la inclusión en todo ámbito. Es una oportunidad que no podemos –ni debemos– dejar pasar.

Y mientras avanzamos en esta senda, que permitirá mejorar nuestro "con-texto" como sociedad, podemos además como civiles, atrevernos a intervenir o cambiar nuestros entornos particulares, moviéndonos hacia dónde creamos poder desplegar mejor nuestro "texto"... movilizar de mejor forma nuestros talentos y nos sintamos en mayor sintonía con nuestros valores y motivaciones. ¡Vale la pena atreverse! Somos en contexto.

Lo más leído

DF Multimedia