Columnistas

“Crear crear poder popular”

Roberto Munita Abogado, magíster en Sociología y Master en Political Management

Por: Roberto Munita | Publicado: Martes 18 de mayo de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Roberto Munita

La elección del pasado fin de semana tuvo dos grandes ganadores y dos grandes perdedores. Entre los primeros se cuenta al bloque de comunistas y Frente Amplio, y la sorprendente “lista del pueblo” que incluso está más a la izquierda aún. Los perdedores son, por su lado, la socialdemocracia y la centroderecha. ¿Una debacle? Sí, por donde se le mire.

Imagen foto_00000001

El FA parece haber encontrado un “segundo aire”, luego de meses de una navegación sin rumbo (diputados abandonando el buque, Boric con problemas para juntar firmas para su candidatura presidencial) y el PC cuenta a su haber “la madre de todas las batallas”, la alcaldía donde funciona La Moneda. Con esto no sólo vuelve a tomar fuerza la propuesta presidencial de Jadue por sobre la de la “abuela”, sino que además se configura un bloque que tendrá, bajo su gobierno, importantes municipios como Maipú, Valparaíso, Viña del Mar y San Miguel, además por supuesto de Recoleta y Santiago.

El mundo “del pueblo” merece un comentario aparte. ¿Cómo es posible que una lista sin partidos, sin nombres fuertes y sin grandes recursos económicos haya obtenido más constituyentes que toda la ex Concertación? Nos demoraremos varios días en digerir el fenómeno, pero ya sabemos que se trata de dirigentes sociales, de marcada tendencia de izquierda, que se adueñaron del estallido social y que, en base a ayuda comunitaria y ollas comunes, han generado un poder genuinamente popular. Lo preocupante es que no hacen ni la más mínima condena de la violencia, y partirán la convención con una posición intransigente (de hecho, según una entrevista a uno de sus líderes, no están dispuestos siquiera “a conversar con la derecha”).

Al otro lado del río, la socialdemocracia y la centroderecha han sido ampliamente aporreadas; estos últimos en las municipales, y los primeros en la constituyente (la DC apenas logró elegir dos escaños y el PPD tres). Es más grave lo segundo, ya que las municipales son cíclicas, pero quedarse fuera de la Convención los puede eliminar de la discusión pública por los próximos 30 años.

Viendo eso, en una reciente entrevista televisiva, un viejo zorro como Francisco Vidal no tuvo más que palabras de elogio para Vodanovic, el nuevo alcalde de Maipú. Señaló que juntos hacen la oposición, y que al final del día, son casi lo mismo. Tal cortejo, patético a ratos, no es otra cosa que un último intentos por mantenerse con vida. Ni sospechan que el nuevo bloque ya los jubiló a todos.

¿Qué pueden hacer, entonces, los sectores moderados, de izquierda y derecha, que hoy parecen ir a la deriva? Hoy más que nunca se hace necesario buscar los mínimos comunes en las instituciones políticas aún vigentes. Con altura de miras, es imperativo alcanzar los acuerdos necesarios, no sólo para los que queda de pandemia, sino también para los futuros años. La tentación de abrazar el poder popular siempre estará (y en esto han caído políticos de todos los sectores), pero no hay que perderse: entre la copia y el original, la ciudadanía siempre preferirá el original.

Lo más leído

DF Multimedia