×
Cristián Saieh

Mejor cambiar el foco y cooperar

Cristián Saieh Mena Socio Puga Ortiz Abogados. Director Programa Negociación UC

Por: Cristián Saieh | Publicado: Jueves 27 de junio de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Cristián Saieh

Cristián Saieh

La paralización de la Mina Invierno; el grave conflicto instalado entre profesores y gobierno, con un paro que se arrastra por semanas; o la negativa rotunda de amplios sectores de la oposición de siquiera sentarse a conversar sobre pensiones e impuestos, nos muestran una vez más que, en materia de políticas públicas que busquen el bienestar de la ciudadanía, no basta con una institucionalidad de carácter técnico y político como la nuestra. Se requiere de procesos de solución de divergencias que integren las visiones de los involucrados, de manera de obtener consensos negociados, previa generación de la indispensable confianza - tan alicaída hoy- y de una mirada de largo plazo con un genuino sentido país.

Imagen foto_00000001

Nos gusta recordar la democracia de los acuerdos de los 90, que permitió instalar consensos en materias políticas, sociales y económicas, los cuales en un lapso de dos décadas cambiaron el rostro al Chile que retornaba a la democracia. Por Dios que se echa de menos hoy un proceso de colaboración como el de aquellos años. Asuntos tan relevantes para el bienestar de los ciudadanos como la política de recursos naturales, la educación pública, la tributación y las pensiones, se encuentran hoy enmarañados en procesos de imposiciones políticas que buscan el ganar/perder, más que la generación de valor. Todas estas controversias comparten una característica: encauzan las exigencias de los individuos de ser escuchados, lo que es valioso, pero prescinden del segundo componente básico de la comunicación, que es escuchar y, a partir de esa comprensión, buscar soluciones integradoras.

Hoy no nos escuchamos y, si no nos escuchamos, no nos entendemos; y si no nos entendemos, no empatizamos, por lo que la construcción de consensos se hace muy difícil.

El PNDU ya nos advertía hace un tiempo en su informe de desarrollo humano, que los chilenos disminuyeron la confianza en las instituciones, en la transparencia y prontitud de respuesta de sus autoridades, en la representatividad de las organizaciones del sistema político, y en el modelo económico y su capacidad para disminuir la desigualdad. Todo esto se agudiza hoy al mirar cualquier encuesta sobre desarrollo social y económico.

No hay confianza. La ausencia de ésta y de mecanismos de solución de divergencias basados en la cooperación indican que aún nos cuesta entender que la vida en sociedad es una negociación permanente. La convivencia humana genera conflictos y situaciones en las que se necesita coordinar acciones y discutir prioridades para llegar a acuerdos. El mecanismo por excelencia debe ser la cooperación, para dejar atrás la excesiva judicialización y la rigidez de mayorías aplastantes en el Congreso, en las calles o en las redes sociales.

Actualmente, los actores políticos y grupos de interés tienden a ver lo que quieren ver; escuchar lo que quieren escuchar y hacer lo que quieren hacer. Es el momento de mirar el futuro con responsabilidad y generosidad, entendiendo que el país requiere, más incluso que en los 90, líderes capaces de escuchar, entender y empatizar.

Lo más leído

DF Videos