Columnistas

¿Cuánto nos costará esta crisis?

Enrique Marshall Director Magíster en Banca y Mercados Financieros PUCV,, Exvicepresidente del Banco Central

Por: Enrique Marshall | Publicado: Miércoles 14 de octubre de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Enrique Marshall

Las crisis económicas imponen costos importantes que no se disipan prontamente y que se relacionan con distintos ámbitos o dimensiones de la vida, desde lo estrictamente individual a lo colectivo, alcanzando los campos económico, social y político. Las experiencias pasadas avalan lo señalado.

Con la información disponible, esta crisis tendrá costos e impactos relevantes, pero menores a los observados en La Gran Depresión, que implicó caídas acumuladas del PIB en tres años del orden del 46%. Y menores también a las registradas en los años ochenta cuando el PIB acumuló una caída del 16% en dos años.

Imagen foto_00000002

Con todo, los costos del Covid-19 no serán menores y exigirán, entre otras cosas, reordenar nuestras prioridades. Con certeza, los recursos económicos serán menos abundantes de lo que suponíamos antes e impondrán límites más severos a las políticas públicas.

Pero, ¿a cuánto ascenderá el monto de la factura que deberemos pagar? Por cierto, es todavía prematuro para precisar cifras. Sin embargo, con la información disponibles, es posible intentar algunas aproximaciones.

El costo económico, calculado como un costo de oportunidad, será igual al PIB que se deje de generar como resultado de la pandemia. Para estimar ese valor se debe comparar la trayectoria efectiva del producto con aquella que habría tenido lugar sin crisis. Este último trazado es el contrafactual, que no es observable, pero que se puede estimar, usando una metodología no muy distinta a la que se emplea para el cálculo del producto potencial o tendencial.

Siguiendo ese enfoque, el costo será superior a la contracción del PIB que informe el Banco Central este año. La autoridad reportará la variación de la actividad respecto del año anterior y no la brecha entre el PIB efectivo y el contrafactual. El costo de la crisis de los años ochenta, por ejemplo, se ha estimado en un rango del 24% al 41% del PIB, en circunstancias que la contracción de la actividad, calculada con las variaciones entre un año y el anterior, fue bastante menor.

Volviendo a la crisis en curso, la brecha entre el PIB efectivo y el contrafactual será del orden de 7% este año. Lo más probable es que esa diferencia se reducirá en 2021, digamos, al 5%. Como resultado, el costo acumulado en dos años sería del orden del 12% del PIB. Los cálculos para los siguientes años contienen márgenes de error altos, pero lo más probable es que el total acumulado se aproxime al 20% en el mediano o largo plazo.

Esta “cuenta” no llegará por correo ni por internet, pero se tendrá que pagar. Ello no debería conducir a desánimo, porque hemos enfrentdo en el pasado problemas tanto o más grandes que los actuales y hemos salido adelante. Lo importante, en todo caso, es estar preparados, porque en materia de facturas, lo peor es siempre encontrarse con sorpresas.

Lo más leído

DF Multimedia