×
Dalibor Eterovic

¿De menos a más o de más a menos?

Dalibor Eterovic Economista jefe Grupo Security

Por: Dalibor Eterovic | Publicado: Viernes 24 de junio de 2016 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Dalibor Eterovic

Dalibor Eterovic

La economía chilena tuvo un desempeño mejor al esperado en el primer trimestre del año al crecer 2% interanual. Medido como velocidad trimestral anualizada, esto mostró una aceleración evidente desde el último cuarto del año pasado al pasar desde 0% a 5,1%. Sin embargo, los datos registrados para el segundo trimestre muestran una importante desaceleración. El Imacec de abril fue sólo 0,7% a/a, mientras que el esperado para mayo está en torno a 2,5% (con 3 días hábiles adicionales). De darse esta cifra, la velocidad trimestral anualizada se desaceleraría nuevamente a cerca de cero. ¿Pasó lo peor como mencionó el ministro Valdés o todavía quedan trimestres más bajos como sugirió en una entrevista reciente el presidente del Banco Central? Tanto el consenso de mercado como el último IPoM tienen una estimación para el crecimiento del PIB de este año entorno a 1,7%, lo que implícitamente contiene que el crecimiento trimestral no aceleraría en lo que resta del año.

Determinantes macroeconómicos de la demanda interna parecen validar este pesimismo para los próximos trimestres. En particular, por el lado del consumo, el desempleo hoy en 6,4% según la encuesta INE, muy probablemente continuará su tendencia al alza hasta alcanzar -en nuestro pronostico- 7,5% el último trimestre del año, mientras los salarios reales mantendrían un crecimiento acotado en torno a 1,5%. Con esto la masa salarial real, una aproximación del ingreso disponible, tendrá un ritmo de expansión en la vecindad del 2% anual, lo que sería consistente con un consumo privado creciendo en 1,5% en lo que resta del año. Respecto a la inversión, las encuestas de expectativas se mantienen en niveles mínimos, en particular las relacionadas a la minería y la construcción, sector que aún cuenta con el apoyo del crédito hipotecario expandiéndose a tasas anuales de 10% real.

Pero no todo es tan negativo. En particular, cuatro variables financieras que la literatura académica señala como buenos indicadores líderes de actividad muestran que quizás podríamos ver algún tipo de mejora en el dinamismo hacia fin de año. Primero, el IPSA ha mostrado una recuperación de 8,5% desde inicios de año. Segundo, durante el mismo período el peso chileno, con mucha volatilidad, se ha apreciado cerca de 5% con respecto al dólar. Tercero, la tasa de interés soberana en dólares (EMBI) ha caído 100 puntos base (a 3,8%), mientras que el premio por riesgo ha caído 50 puntos base. Finalmente, la pendiente de la curva soberana local -tanto nominal como real- también ha mostrado un leve aumento, lo que usualmente se interpreta como mayores expectativas de crecimiento. Lo cierto es que la mejora en estas variables financieras tiene poco que ver con la dinámica interna y son más bien un fenómeno global experimentado por varias economías emergentes.

Mi interpretación es que la economía chilena, mas allá de los zigzagueos usuales, está con un crecimiento bajo pero plano en torno a 2%. Dada la inhabilidad del gobierno para reducir incertidumbres y elaborar políticas públicas pro-crecimiento, sólo una mejora relevante del impulso externo podrá sacarnos de este mal equilibrio. Si se mantiene una estabilidad del dólar a nivel global (mi escenario base), el 2017 podría traer mejores noticias.

Lo más leído