×
Dalibor Eterovic

EEUU: moderar el entusiasmo

Managing Director TRG Management

Por: Dalibor Eterovic | Publicado: Miércoles 1 de marzo de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Dalibor Eterovic

Dalibor Eterovic

Desde el segundo semestre de 2016, la economía norteamericana ha ganado impulso y para el primer trimestre del año, la Reserva Federal de Atlanta pronostica una expansión del 2,5%. Una señal alentadora es la recuperación de la actividad manufacturera, probablemente ayudada por el desvanecimiento de los negativos efectos de la apreciación del dólar durante 2015.

¿Está la economía norteamericana cerca de un punto de inflexión hacia mayor crecimiento y también mayor inflación? Al menos, cuatro puntos sugieren una estabilización del crecimiento económico en torno a 2% y el fin de las sorpresas positivas que ha estado entregando la economía recientemente. Primero, las condiciones financieras, después de haberse deteriorado a principios de 2016, han mejorado significativamente. Sin embargo, es probable que esta tendencia positiva haya alcanzado ya su punto máximo, de no mediar una fuerte depreciación del dólar o un aumento de las acciones de similar magnitud a lo ocurrido en los últimos 12 meses. Segundo, el crecimiento del dinero real se ha desacelerado significativamente. En los últimos años, cada vez que la demanda por dinero se ha debilitado, un menor dinamismo económico ha seguido en los trimestres posteriores. Tercero, estimando un modelo VAR Bayesiano para la economía (que incluye como variables el PIB, la inflación subyacente, la tasa de interés de política, el dinero M1 y el tipo de cambio real) en cambios trimestrales y usando el pronóstico de consenso de Bloomberg para la tasa Libor a 12 meses y los términos de intercambio, se prevé un crecimiento en torno a 2,2% trimestral anualizado en promedio para los próximos 4 trimestres. Finalmente, a más de un mes de la inauguración de Trump como presidente, el nuevo ejecutivo está enfrentando mayores dificultades de la esperadas para delinear un estímulo fiscal efectivo. Aún no es claro si el gobierno optará por una reforma global al sistema tributario (con bajas de impuesto financiadas por alguna tarifa a las importaciones) o si las rebajas se harán dentro del sistema actual. La primera opción permite recortes más agresivos, pero al generar ganadores (exportadores) y perdedores (importadores) dentro de la economía, dificulta las negociaciones con el parlamento y grupos de interés. La segunda opción, al no tener financiamiento genera un déficit fiscal mayor y por lo tanto es probable que sea de menor magnitud. El secretario del Tesoro, Steve Mnuchin mencionó recientemente que agosto sería lo más rápido que podrían tener un acuerdo tributario y que sólo se implementaría a partir del próximo año. La posibilidad que haya retrasos es alta.

La actividad en EEUU ha mejorado y es probable que mantenga niveles de crecimiento de entre 2 y 2,5% en los próximos trimestres. Este dinamismo es consistente con una suave convergencia de la inflación PCE a niveles en torno a 2% en los próximos 2 años a medida que la Reserva Federal va retirando pausadamente el estímulo monetario. Tres alzas de 25pb en las tasas de interés este año sería más un techo que un piso para la Fed. Con el S&P en 2360 y su precio utilidad cíclicamente ajustado sobre 28, las acciones tienen incorporadas bastantes buenas noticias hacia adelante. Mejor es moderar el entusiasmo.

Lo más leído