×
Dalibor Eterovic

Los primeros 100 días de Trump y el valor de las instituciones

Dalibor Eterovic Managing Director TRG Management

Por: Dalibor Eterovic | Publicado: Viernes 28 de abril de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Dalibor Eterovic

Dalibor Eterovic

Desde que en 1933 el presidente Roosevelt usara los primeros 100 días de gobierno como marca simbólica, en EEUU se acostumbra evaluar los avances realizados durante este periodo como proyección del desempeño final de la presidencia. Y en esta métrica, las cosas no van bien para el presidente Trump.

Hasta ahora, fuera de firmar varios decretos removiendo regulaciones más bien de índole ambiental, no ha logrado pasar ninguna reforma relevante basada en sus promesas de campaña. Esto a pesar de que su partido cuenta con mayorías en ambas cámaras de representantes. La primera señal de alerta vino de su orden de restringir el ingreso de ciudadanos de 7 países de oriente medio a EEUU. Ésta fue rápidamente suspendida por varios jueces federales. Luego vino el intento fallido de reemplazar el actual sistema de salud conocido como Obamacare. La inhabilidad de Trump de aglutinar los votos republicanos en la cámara de representantes dejó en evidencia la fragmentación ideológica del partido, así como la falta de capacidad política del presidente. El gobierno también ha enfrentado dificultades para llenar puestos claves dentro del ejecutivo y a la fecha casi el 90% de éstos se mantienen vacantes. Dada esta deficiencia de staff, quizás no es de extrañar la extraordinaria falta de detalles sobre la propuesta tributaria entregada este miércoles por el secretario del tesoro Mnuchin y el director del consejo económico Cohen. La reforma en principio pretende simplificar el sistema tributario actual, reducir la tasa marginal corporativa desde 35% a 15% y pasar a un sistema territorial. Para balancear la menor recaudación se eliminarían casi todas las exenciones actuales. Hasta ahora todo esto son buenas intenciones, pero el diablo está en los detalles, y como la propuesta tiene solo una página, no da todavía como para hacer una evaluación seria. Por este motivo, anunciada como la mayor reforma tributaria desde la de Reagan en 1981, terminó con un mercado de acciones plano.

¿Qué es lo que saco en limpio de estos 100 días? Para la coyuntura de mercado, la inicial incertidumbre política de a poco parece estar dando paso a la irrelevancia. Como tema más estructural y contrario a la creencia popular, en EEUU los presidentes no tienen mucho poder para afectar la economía. Esto es consistente con varios estudios académicos (ver Binder y Watson, AER 2016) que encuentran escasas diferencias en los desempeños de la economía bajo presidentes republicanos o demócratas una vez que se consideran los efectos de diversos shocks. El presidente sí tiene suficiente poder en materias internacionales, tales como firmar o alterar tratados comerciales y relaciones políticas. Pero es el sofisticado diseño institucional (federalismo, fuerte separación de poderes del Estado, procesos legislativos, etc.) el que hace difícil y lento el realizar cambios mayores en gobiernos de 4 años.

La falta de logros políticos de la nueva administración tiene como contracara la fortaleza de las instituciones norteamericanas. Pareciera que el éxito económico de EEUU no está en elegir siempre bien a sus gobernantes, sino en el buen funcionamiento de sus instituciones, los contrapesos al ejecutivo y la protección de las minorías. Latinoamérica tiene mucho que aprender de eso.

Lo más leído