×
Dalibor Eterovic

Precio del cobre y política monetaria

Dalibor Eterovic Managing Director TRG Management

Por: Dalibor Eterovic | Publicado: Miércoles 30 de agosto de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Dalibor Eterovic

Dalibor Eterovic

En los últimos dos meses, el precio del cobre se ha incrementado mas de 10% y hoy se transa arriba de US$ 3 la libra, una excelente noticia para la economía chilena. Mejoras en los términos de intercambio estimulan la demanda interna a través de al menos tres canales. Primero, en la medida que el aumento sea percibido como permanente, al incrementar las perspectivas de retorno del capital local se incentiva la inversión y la entrada de flujos. Segundo, la entrada de capitales estimula el crédito y la apreciación del tipo de cambio genera un efecto riqueza transitorio sobre el consumo privado. Tercero, como canal más directo, se promueve el crecimiento de las exportaciones reales. En conjunto, los efectos sobre el crecimiento son significativos. Un estudio del FMI (Podpiera et al 2012) estima que un alza de 10% en el precio del cobre aumenta el crecimiento del PIB en 80 puntos base en 24 meses. Para ponerlo en contexto, en 12 meses el efecto sobre la actividad del aumento reciente en el precio de cobre es el equivalente a una rebaja de mas de 100 pb en la tasa de política monetaria.

¿Como impacta a la política monetaria un shock positivo de términos de intercambio? De ser permanente, es importante distinguir entre efectos de corto y mediano plazo. En el corto plazo, la apreciación del tipo de cambio continuaría manteniendo la inflación acotada. La política monetaria debe permitir el ajuste en los precios relativos, sin descuidar el anclaje de las expectativas de inflación. En el mediano plazo, la mejora en el dinamismo de la demanda es compatible con tasas de interés más altas. De hecho, entre 2003 y 2013, el precio del cobre y las tasas largas en Chile presentaron una correlación positiva.

Las condiciones financieras relevantes para la economía chilena han mejorado significativamente y no se necesita mayor estímulo monetario. La inflación está por debajo de la banda, pero el Banco Central debe argumentar con la misma fuerza que hizo entre 2014 y 2016, cuando la inflación se situaba sobre el rango meta, que el traspaso a precios del movimiento cambiario es el gran responsable de la desviación. Hoy en día la inflación en 12 meses de servicios está en 3,1% mientras que la de bienes, donde la relación con el tipo de cambio es directa, está en solo 0,3%. Una divergencia similar ocurrió durante el periodo entre 2012 y 2013, cuando el tipo de cambio también se apreciaba por mejoras en términos de intercambio. El BCCh mantuvo la TPM (en 5%) a pesar de que la inflación llego a 1% anual en abril de 2013. Esta estrategia de anclar la política monetaria a la brecha de actividad proyectada y no a la inflación de corto plazo, le permitió al Banco Central actuar de manera contra-cíclica cuando el shock positivo del precio de cobre empezó a revertir a finales de ese año.

Lo más leído

DF Videos